ADERIS denuncia el cambio de ubicación de la sede

0
219

Corren tiempos difíciles para proteger la salud, desde ADERIS, estamos dosificando nuestras energías porque somos personas de riesgo. Esto hace que no podamos estar activamente, en la lucha social de nuestras necesidades e intereses.

Hacemos esta nota de prensa porque el Ayuntamiento de Puerto del Rosario nos ha comunicado que debemos abandonar la sede actual, ubicada en «Los Colorines» -espacio cedido en 2016-. La alternativa propuesta por la corporación, es mudarnos a la segunda planta de un EDIFICIO SIN ACCESIBILIDAD Y SIN LOS ESPACIOS HOMOLOGADOS; a pesar de que representamos a un grupo de más de ocho mil enfermedades incapacitantes, invalidantes y degenerativas –lo cual provoca un alto índice de discapacidad y dependencia, a nuestros usuarios-.

La propuesta que planteamos desde la asociación es que se realice un reparto más consciente, coherente y equitativo de los espacios municipales disponibles. Después de varias consultas, solicitamos al ayuntamiento que nos asigne el espacio de “Mestura”, en la conocida como la Gavia de Los Hormiga; ya que es un espacio accesible desde la calle y con poco acondicionamiento, se puede homologar.

Representantes políticos, tengan consideración y respeto por nuestra entidad, en estos momentos más que nunca; el aislamiento físico no es un desinterés, estamos protegiendo nuestra salud. Recuerden que somos un colectivo vulnerable, minoritario, marginado y excluido por la administración.

Traigo a esta nota el recuerdo de nuestro compañero Lucas Vargas Martín epd, por el que su familia y esta entidad luchó para que fueran reconocidos sus derechos como persona dependiente; murió el pasado 9 de mayo, con todas las promesas incumplidas. Por él, por su memoria y por todas las personas dependientes que se han quedado en el camino; seguiremos adelante para que los derechos de las personas afectadas por enfermedades raras/minoritarias en Canarias sean legislados, protegidos y dotados de medios económicos y estructurales para los pacientes y sus familias.

Nos despedimos con una invitación a la reflexión, para que las palabras no caigan en el vacío y se atienda a las entidades según su necesidad.

Comentarios

comentarios