Álvaro Sanz: «La militancia de Fuerteventura está secuestrada por la cúpula de VOX»

0
227

Han pasado dos días desde que Álvaro Sanz, el que era el máximo responsable de Vox en Fuerteventura, escribiera su carta de dimisión al Presidente del Partido Santiago Abascal, argumentando el por qué se iba de la formación. Ahora, en los micrófonos de Onda Fuerteventura, en el programa El Magacín, ha hecho repaso de esos argumentos y ha hablado a las claras de la situación de desamparo que se vive en Fuerteventura, indicando que las formaciones crecen y «ahora mismo es la tercera fuerza política pero crecen y lo hacen para lo bueno pero también para lo malo».

Sanz ha hablado de las discrepancias y las bajas que se están dando en Vox, sobre todo «en personas que llegamos hace 6 años» y de lo doloroso que ha sido dar ese paso.

El coordinador insular de Vox Fuerteventura ha presentado su dimisión del partido a través de una carta dirigida al presidente de la formación, Santiago Abascal. En el escrito, Álvaro Sanz Del Campo —candidato también al Senado como suplente por la provincia de Las Palmas en las elecciones generales del 28-A y cabeza de lista al cabildo de Fuerteventura el 26-M— expone los motivos que han provocado su adiós. «Vox nació para ser diferente, y no solo en el mensaje político, que lo es; sino, también, en la forma de hacer política y en la forma de hacer partido», indica.

«Hoy, el arrinconamiento de muchos de aquellos valientes presentes en el comienzo de Vox, y el olvido de otros, pero sobre todo el abandono de las estructuras provinciales y la falta total de respeto a muchos de mis compañeros, me han llevado a tomar esta decisión como en su día la tomaron otros», añade.

La entrevista completa la puede escuchar en el siguiente enlace:

Justifica también su marcha con la imposibilidad «para cambiar las cosas desde dentro», y acusa a la «inamovible cúpula dirigente» de haber «secuestrado» a los «abnegados militantes», a la estructura y a su «generosa y patriota base social».

Asegura Sans que ha intentado, «desde dentro, detener esta deriva» pero que los altos mandos del partido lo han impedido. «No ha sido posible. No habéis querido. Me voy con la conciencia tranquila y las manos vacías, tras haber topado con un muro infranqueable de la realidad interna de un partido que habéis acartonado; con las asambleas siempre bien amañadas, con una disciplina militar y no de consenso y la implacable maquinaria de la Secretaria General convirtiéndonos en ‘disidentes y traidores a la patria’ cuando los verdaderos disidentes a Vox sois vosotros», critica.

 

Comentarios

comentarios