Así se preparan bares y restaurantes para la Fase 2

0
1576

Fuerteventura dará un paso más hacia la nueva normalidad al entrar mañana en la fase 2 de la desescalada. Entre las novedades que incluye esta etapa, sobresale la posibilidad de que los bares y restaurantes puedan abrir al 40% de capacidad en su interior, y no solo la terraza, como hasta ahora. Los clientes no podrán utilizar la barra, pero sí las mesas que se habiliten con dos metros de separación, un avance que animará a muchos empresarios a levantar la persiana dos meses después.

Pese a la ventaja de poder anticipar la fase 2, los hosteleros van con más cautela y la mayoría esperará al lunes para la reapertura de sus comedores interiores con el objetivo de dar un servicio con la «máxima seguridad».

Menos halagüeño es, por el momento, el panorama de los hoteles. La activación de la fase 2 permite que reabran las zonas comunes con limitación de un tercio del aforo, pero el bloqueo del turismo sigue reduciendo al mínimo las reservas. El sector en Fuerteventura confía en que pronto se reactive el turismo nacional y se incremente el número de reservas. En ese sentido, las patronales hoteleras de la Isla prevén que alrededor del 50% de los hoteles abrirán cuando finalice el estado de alarma.

Otro de los sectores que volverá a subir la persiana de manera progresiva será el de los gimnasios. La mayoría optará por volver a partir del 1 de junio, lunes, con el cambio de mes.

Medidas de higiene y prevención en la prestación del servicio en el local

En la prestación del servicio en los locales de hostelería y restauración deberán respetarse las siguientes medidas de higiene y prevención:

a) Limpieza y desinfección del equipamiento, en particular mesas, sillas, así como cualquier otra superficie de contacto, entre un cliente y otro. Asimismo, se deberá proceder a la limpieza y desinfección del local al menos una vez al día de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.

b) Se priorizará la utilización de mantelerías de un solo uso. En el caso de que esto no fuera posible, debe evitarse el uso de la misma mantelería o salvamanteles con distintos clientes, optando por materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios y su lavado mecánico en ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados.

c) Se deberá poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en todo caso en la entrada del establecimiento o local y a la salida de los baños, que deberán estar siempre en condiciones de uso.

d) Se evitará el empleo de cartas de uso común, optando por el uso de dispositivos electrónicos propios, pizarras, carteles u otros medios similares.

e) Los elementos auxiliares del servicio, como la vajilla, cristalería, cubertería o mantelería, entre otros, se almacenarán en recintos cerrados y, si esto no fuera posible, lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.

f) Se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.

g) Se establecerá en el local un itinerario para evitar aglomeraciones en determinadas zonas y prevenir el contacto entre clientes.

h) El uso de los aseos por los clientes se ajustará a lo previsto en el artículo 6.5.

i) El personal trabajador que realice el servicio en mesa deberá garantizar la distancia de seguridad con el cliente y aplicar los procedimientos de higiene y prevención necesarios para evitar el riesgo de contagio.

Comentarios

comentarios