El calvario de los vecinos de La Pared

0
455

La urbanización en la que viven se encuentra fuera del Plan General, por una sentencia del Tribunal Supremo, y se regían hasta hace año y medio por una Junta de Compensación, gestionada por el consistorio que, dicen, no les hace caso. La realidad es que estas dos urbanizaciones, construídas en el año 2000, se hallan en un caótico vacío institucional. Los promotores han desaparecido de Fuerteventura, «en el año 2000 consiguieron cédula de habitabilidad, pagaban sus impuestos pero ya había problemas con obras incompletas. Las promotoras no controladas generan problemas que redundan finalmente en los propietarios. La administración, en este caso el ayuntamiento de Pájara, debía haber asumido los servicios subsidiarios pero esto no ha sucedido, ni siquiera con el imperativo de una sentencia judicial «, informó el ex-arquitecto municipal Luis del Pozo.

Angel Martinez comenzó a comprar hace 23 años sobre unos bungalows pilotos, «los primeros años fue todo bien, desde que empezó a trajabar la promotora Gold Beach desaparecieron los servicios básicos». La Junta de Compensación, creada en 2002, coincidía con una sentencia firme que anulaba el plan Parcial, «pero eso no impidió que el Presidente de Gold Beach continuase construyendo bajo la complicidad del ayuntamiento de Pájara, liderado en aquel momento por Ignacio Perdomo. Desde entonces todo fue a peor», afirma Gianfranco Pagattini, propietario afectado por la falta de servicios.

Puedes volver a escuchar la entrevista completa en el siguiente enlace:

Además del mal estado, el principal problema de los vecinos es la falta de abastecimiento del Consorcio de Aguas. Los vecinos afirman haber pagado de forma regular cada recibo y no saben que ha pasado con el dinero que sufragaron inicialmente. Al suplicio de la falta de agua, se suma la ausencia de alumbrado, «a partir de las ocho de la tarde aquello se convierte en un pueblo fantasma, además de las aguas fecales que salen desde los pozos negros al exterior». Máximo, otro de los más de doscientos propietarios damnificados se lamenta,  «tenemos una sentencia firme, es ilegal lo que está haciendo este alcalde (Pájara), no podemos ducharnos, ni limpiar la casa, ni poner una lavadora. Estamos hablando de un sitio precioso que destila aguas fecales a la calle principal cada dos por tres».

Son más de doscientas las personas afectadas por una situación, que el Ayuntamiento, aseguran, mantiene en «el más absoluto abandono».

El consejero resposable del CAAF, Andrés Díaz Matoso, ha participado en El Magacín, «el problema de la facturación viene porque el CAAF no puede abastecer agua directamente a los vecinos porque su urbanización no está recepcionada por el Ayuntamiento. En el año 2014 se hizo un convenio para tratar de dar solución. La Junta de Compensación estaba obligada a arreglar las redes de agua, a día de hoy, el Consorcio puso una bomba en Marcos Sánchez para intentar que llegue agua, el ayuntamiento ponía la mano de obra. Estamos bombeando día y noche agua, pero las pérdidas son enormes porque la Junta de Compensación no cumplió su parte, estas pérdidas se prorratean entre todos los vecinos de forma consensuada. El día que el ayuntamiento de Pájara recepcione las obras tienen mi compromiso para arreglar todos los desperfectos, a coste del Cabildo, e individualizar los contadores. El problema es que nosotros ahora no podemos acceder porque sigue siendo a todos los efectos jurídicos una urbanización privada», afirmó Matoso.

Comentarios

comentarios