Condenado un hotel por acoso a una camarera de piso y vulneración de derechos

8745

El Juzgado Social número 2 de Puerto del Rosario le ha dado la razón a una trabajadora que denunció a su exjefa, una Gobernanta, y al equipo directivo del Hotel por acoso y vulneración de derechos fundamentales. Durante cinco años sufrió acoso, aislamiento, gritos y malos tratos, algo que logró reducirla hasta el punto de perder la esperanza. El juez de instancia estimó sus pretensiones y condenó a la empresa a la indemnización.

Teresa Quesada prestaba servicios en la categoría profesional de camarera en una conocida cadena hotelera de Costa Calma, “cuya Dirección frecuenta habitualmente los Juzgados por este y otros asuntos”, señaló el abogado. Teresa Quesada lleva padeciendo esta situación desde el año 2011, fue atendida en numerosas ocasiones en el centro de salud por un cuadro de ansiedad y de neurosis, “de lo único que no me arrepiento es de no haberlo denunciado antes, he perdido cinco años de mi vida, ya no tomo las 16 pastillas que tomaba antes”.

La labor de la Inspección de Trabajo fue importantísima, “en las declaraciones de los testigos que pudieron ver los hechos, cuatro mujeres constataron el maltrato y la permisividad del Director del Hotel”. Teresa nunca contestaba al hostigamiento continuado en el tiempo, los ‘constantes’ insultos de la Gobernanta y la perturbación total hasta el punto de no poder desempeñar con soltura su trabajo. Fue entonces cuando decidió advertir a la Dirección Hotelera y, ante la pasividad del responsable, pidió ayuda a Las Kellys de Fuerteventura y se puso en manos del abogado laboral, Pelayo Fernández-Miranda.

Se trata de una sentencia innovadora, sin precedentes, que une dos acciones; extinción de la relación laboral y vulneración de los derechos fundamentales, en la que el Juez, además de la indemnización por despido improcedente condenó a la empresa por falta de protocolo de actuación y medidas preventivas, “hubo indemnización por ataque de integridad moral a la trabajadora en la que han tenido que responder solidariamente el equipo directivo del Hotel y la Gobernanta”, manifestó el abogado, “realmente aquí se quebrantó la integridad moral, física y la dignidad. Esto es, el artículo 10 y 15 de la Constitución”.

 

Tras los incidentes el equipo de Gobernantas y la Dirección del Hotel, continúan trabajando en la empresa, si bien han sido trasladados a otro centro turístico.

 

 

Comentarios

comentarios