Desarticulan una organización que introducía cocaína líquida en Canarias

0
769

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Santa Cruz de La Palma y el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife, ejecutaron la fase de explotación de la Operación Conejo-Pacificador, procediendo a la desarticulación del entramado criminal investigado, según confirmaron sendos cuerpos policiales.

A mediados del año 2019, se obtuvieron las primeras informaciones que esbozaban la presencia de un grupo criminal asentado en las islas de Tenerife y La Palma, con capacidad suficiente para distribuir en territorio insular importantes cantidades de sustancias estupefacientes, concretamente cocaína.

Con el avance de las investigaciones, bajo la tutela del Juzgado de Instrucción núm. 2 de Santa Cruz de La Palma y la coordinación de la Fiscalía de Santa Cruz de La Palma, se pudo conocer como la organización se ubicaba en las islas de Tenerife y La Palma, desde donde proporcionaban la infraestructura necesaria para importar de Sudamérica (Bolivia) continuas remesas de clorhidrato de cocaína de gran pureza.

Para ello, se valían del método conocido como correos humanos (mulas), que portaban, en el interior de su organismo, cocaína en estado líquido que previamente había sido introducida en envoltorios de látex.

La organización disponía de un laboratorio casero ubicado en una vivienda de un barrio de Santa Cruz de Tenerife, en donde, una vez los correos-humanos expulsaban las cápsulas que contenían las sustancias, se realizaba el proceso de solidificación y adulteración de las drogas. Esto permitía a los investigados obtener un amplio margen de beneficio económico tras su distribución. La cocaína era distribuida a vendedores de mediana y/o pequeña escala, quienes eran los encargados de hacerlas llegar al consumidor final.

Fruto de la labor de análisis y control de actividades de la organización llevadas a cabo por los agentes investigadores, en agosto de 2019 se tuvo conocimiento de que la organización pretendía importar desde Sudamérica una partida de sustancias estupefacientes, planes que se vieron truncados gracias a la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que pudieron aprehender aproximadamente 1,3 kilogramos de cocaína de gran pureza en estado líquido a su llegada al aeropuerto de Tenerife Norte-Ciudad de La Laguna (Tenerife).

A pesar de ello, la organización criminal no cesó en sus actividades y en octubre de 2019 las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aprehendieron nuevamente la cantidad de 1,031 kilogramos de cocaína en el muelle de Santa Cruz de La Palma, cuando dicha sustancia iba a ser introducida en la isla.

Comentarios

comentarios