El consejero de Aguas da la cara en Onda Fuerteventura

398

Carlos Rodríguez, consejero de Aguas, Residuos y Caza del Cabildo de Fuerteventura respondió este miércoles en De Buena Mañana a las preguntas de Lourdes Benítez.

El Consorcio de Abastecimiento de Aguas a Fuerteventura (CAAF) y los problemas del agua en la Isla fueron los principales asuntos que se trataron en una entrevista en la que el consejero respondió, además, a los mensajes de dos oyentes preocupados por la tardanza en resolver cualquier trámite que tenga que ver con el agua.

Rodríguez reconoce que hasta ahora «hubo muchísimas tareas que no se hicieron, Fuerteventura ha crecido muchísimo en población y la maquinaria del CAAF no ha estado a la altura de las circunstancias. Toca trabajar más rápido y recuperar el tiempo perdido, aumentar la producción, minimizar las pérdidas y mejorar los depósitos». Y añadió, «no son cosas que queramos hacer a corto plazo, lo queremos hacer ya».

El Consorcio tiene en sus arcas 7 millones de euros que no puede gastar porque la Ley de Contratos del Sector Público no lo permite, y porque, según Rodríguez, los técnicos tienen miedo de firmar documentos que puedan acabar con ellos en la fiscalía. El consejero les anima a «perder el miedo y continuar con los trámites según lo que marca la Ley», para poder cambiar las cosas y que se empiecen a ver los cambios que demanda la población.

Ya lo admitió en presidente del Cabildo, Blas Acosta, durante una intervención en la que estuvo presente todo el Grupo de Gobierno, y el consejero de Aguas lo reafirma. «El CAAF está en una situación sumamente delicada, tenemos que buscar un sistema informatizado lo suficientemente ágil para grabar las pérdidas de agua y registrar las llamadas de los ciudadanos cuando se quejan por falta de suministro». «En la actualidad hay en torno a 65.000 contadores en Fuerteventura y no llegamos al 10% de vecinos que no tengan agua. Hoy podemos decir que todos los vecinos de la Isla tienen agua».

Faltan inspectores

Uno de los problemas a los que se está enfrentando el nuevo consejero de Agua es la falta de inspectores que dan visto bueno final para que los nuevos abonados puedan tener agua en sus viviendas. De los tres que hay actualmente en la Isla, dos están de baja y el tercero está de permiso por su reciente boda. Carlos Rodríguez asegura que se está trabajando para encontrar una fórmula que permita hacer estos trámites más rápido y recordó que actualmente el CAAF tiene 108 trabajadores, en lugar de los 130 que tenían hace unos años. Y todo esto «con más carga de trabajo que provoca que no seamos capaces de llegar a todos sitios».

Insistió en que en la actualidad la producción y el consumo de agua están muy equilibrados y que desde que se produce una avería en alguna tubería importante comienzan los problemas. Tuberías que empiezan a sufrir los efectos de la obsolescencia programada y llegan al límite de su vida útil, a lo que hay que sumar los defectos en la producción, con unos motores, también obsoletos, que podrían romperse en cualquier momento generando un problema importante.

La solución es hacer nuevos depósitos, especialmente en la zona sur de la Isla, donde, añadió, «ha habido bastante dejadez en épocas anteriores y el usuario lo está pagando con nosotros».

Comentarios

comentarios