El Gobierno aprueba los Presupuestos Generales de 2021 con el mayor gasto social de la historia

0
531

Las cuentas públicas con el mayor gasto social de la
historia combaten los efectos de la crisis provocada por la
pandemia de la COVID-19, mediante el blindaje del Estado
del Bienestar y la reactivación de la economía.

Las pensiones se revalorizan un 0,9% conforme al IPC real
y permitirá a 9,76 millones de pensionistas no perder poder
adquisitivo, mientras las pensiones no contributivas se
elevan un 1,8%.

Se fortalece la sanidad pública con un aumento de recursos
del 75,3% y también se destina una financiación récord a la
dependencia, las becas al estudio o la lucha contra la
pobreza infantil.

Los Presupuestos incorporan 27.000 millones de los
fondos de la UE que permitirán sentar las bases de la
transformación del modelo productivo que debe marcar las
próximas generaciones.

Las cuentas recogen medidas fiscales para avanzar hacia
un sistema tributario más justo y progresivo y con más
peso de la fiscalidad medioambiental

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el
Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021 que
remitirá a las Cortes Generales. Se trata de unos Presupuestos de país
que no tienen precedentes al convertirse en el motor de la reconstrucción
social y económica de España tras la pandemia mundial provocada por la
COVID-19, la más grave en más de un siglo. Además, los Presupuestos
incorporan un primer tramo de los fondos procedentes de la UE, que serán
la palanca principal para transformar el modelo productivo y crear el tejido
económico que debe marcar las próximas décadas.

El Gobierno ha elaborado unas cuentas públicas expansivas que recogen
el mayor gasto social de la historia con el objetivo de no dejar a nadie atrás.
Su contenido está orientado a combatir los efectos de la crisis derivada de
la emergencia sanitaria mediante el blindaje del Estado del Bienestar, que
se ha revelado como la mejor red de seguridad de los ciudadanos durante
esta pandemia. De hecho, los Presupuestos de 2021 incluyen los mayores
recursos que han existido en España para la sanidad pública, la
dependencia, las pensiones, las becas al estudio o la lucha contra la
pobreza infantil.
Los Presupuestos Generales también tienen como prioridad impulsar la
reactivación de la economía para lograr un crecimiento sólido, inclusivo y
sostenible, capaz de generar empleo digno y de calidad y de mejorar la
competitividad de las empresas con una apuesta clara y decidida por la
Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) y digitalización.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha resaltado que los
Presupuestos “son la oportunidad de avanzar en las transformaciones
tantas veces diagnosticadas para dejar a las futuras generaciones un país
mejor”. Para lograr ese objetivo, las cuentas públicas absorben un primer
tramo de 27.436 millones de los fondos europeos, que permitirán sentar
las bases que redefinan el modelo productivo de España.

Para ello se incrementan de forma notable las partidas destinadas a la
transición ecológica, las infraestructuras, la digitalización y la igualdad.
También aumenta la dotación para otros dos pilares necesarios en la
vertebración del país como son la cohesión social y territorial.

En cualquier caso, como ha explicado la ministra de Hacienda, los
Presupuestos de 2021 también son compatibles con el inicio de una senda de consolidación fiscal. De hecho, el Gobierno no renuncia al equilibrio
presupuestario y el próximo ejercicio se producirá una de las mayores
reducciones de déficit público con una caída de 3,6 puntos hasta situarse
en el 7,7% del PIB.

Este descenso se produce por una mejora de los ingresos públicos del
14,7% gracias, fundamentalmente, a la mayor recaudación por el ciclo
económico y, en menor medida, por las nuevas medidas fiscales.
Revalorización de las pensiones.

Los Presupuestos de 2021 suponen el mayor gasto social de la historia
con 239.765 millones de euros, un 10,3% más. Si no se tienen en cuenta
los fondos europeos, el gasto social también crece un significativo 6,2%.
“No dedicamos más recursos a protección social por el hecho de recibir
fondos europeos, sino porque está en el ADN de este Ejecutivo”, ha
señalado la ministra de Hacienda.

La principal partida de los Presupuestos es la destinada a las pensiones
públicas, que se sitúa en 163.297 millones de euros, un 3,2% más que el
Presupuesto homogéneo de 2020. Una parte de este incremento se debe
a la revalorización de las pensiones un 0,9% en 2021, en línea con la
previsión de IPC real, que permitirá a 9,76 millones de pensionistas no
perder poder adquisitivo.

Asimismo, en 2021 las pensiones no contributivas se elevarán un 1,8%, el
doble que la previsión de IPC, que beneficiará a alrededor de 450.000
personas con menores recursos. De esta forma, el Gobierno muestra su
compromiso con los colectivos más vulnerables.

Las cuentas públicas también recogen una revalorización del 0,9% del
sueldo de los empleados públicos en 2021, en línea con la previsión de
inflación, que permitirá a estos trabajadores mantener su poder adquisitivo.
De esta forma, el Ejecutivo reconoce el esfuerzo de este colectivo durante
la pandemia.

Financiación récord para Sanidad
En un contexto de pandemia, los Presupuestos de 2021 fortalecen la
sanidad pública con un aumento de recursos sin precedentes. El gasto y la inversión en Sanidad se incrementa en 3.149 millones, un 75,3% más,
incluyendo los fondos comunitarios.

En lo que respecta únicamente al Ministerio de Sanidad, su dotación
aumenta en un 40%. Si se suma la ayuda europea, el incremento alcanza
un 947% hasta llegar a 3.421 millones. Se trata de la financiación más alta
en la historia de este ministerio y refleja que el objetivo principal del
Gobierno es proteger la salud de todos ciudadanos.

Hay que tener en cuenta que el Ministerio de Sanidad destinará 2.436
millones del fondo React EU a la compra de vacunas y reforzar la atención
primaria.

2.000 millones en becas y la mayor subida del IPREM
La pandemia también ha puesto a prueba el sistema educativo, un baluarte
del Estado de Bienestar que el Gobierno está obligado a defender. En
concreto, para seguir garantizando una educación pública y de calidad los
Presupuestos refuerzan su financiación con un incremento de la dotación
del 70,2%, lo que suponen 2.017 millones más. Si se excluyen los fondos
europeos, el incremento sería del 7,5%.

Asimismo, para garantizar la igualdad de oportunidades, las cuentas
públicas incluyen los mayores recursos para becas de la historia, con un
aumento de 514 millones hasta alcanzar la cifra récord de 2.090 millones.
De esta forma el Gobierno mantiene su compromiso para que ningún
estudiante se quede atrás por falta de recursos. También se incluyen
recursos para ampliar progresivamente la educación infantil de 0 a 3 años
en colaboración con las CCAA.

Además, las cuentas públicas impulsan un Plan de Modernización de la FP
para facilitar la incorporación al mercado laboral. Tendrá una dotación de
1.500 millones en cuatro años, la mayor cuantía destinada hasta la fecha
a un plan de FP.

Los Presupuestos son especialmente sensibles con los colectivos más
vulnerables para garantizar su protección. Así, la partida para el
desempleo se incrementa en 4.191 millones de euros, un 20,1% más.
Asimismo, los Presupuestos recogen la primera subida del IPREM desde
2017. En concreto, este indicador se incrementará en 2021 un 5%, lo que supone el mayor aumento desde su creación en 2004. Esta inédita mejora
supondrá un beneficio para los colectivos con menos recursos, ya que el
IPREM es el indicador de referencia para recibir diversas ayudas,
subsidios y subvenciones. Con este incremento estas prestaciones serán
accesibles a más personas en un momento de crisis.

Los Presupuestos también se ocupan de uno de los principales problemas
de muchos ciudadanos, especialmente los más jóvenes, como es el
acceso a la vivienda. En este sentido, se destinan más de 2.250 millones
para políticas que promueven el alquiler asequible, la construcción y
rehabilitación de viviendas, un 25% más.

Más recursos para la dependencia
La vocación progresista del Gobierno se refleja en las cuentas públicas con
el blindaje de las políticas destinadas a los Servicios Sociales, cuya
financiación se incrementa en 2.147 millones, lo que supone un 70,3%
más. Sin fondos comunitarios, la partida crece un significativo 32,1%.

Además, los Presupuestos refuerzan un pilar del Estado del Bienestar
como es la dependencia, que recibe la mayor financiación de la historia
con un incremento del 34,4% que beneficiará a 1,1 millones de personas.

Otra de las prioridades del Ejecutivo es la lucha contra la pobreza. En este
sentido, las cuentas públicas consolidan el Ingreso Mínimo Vital al destinar
3.017 millones de euros a esta prestación que recibirán 850.000 hogares
cuando esté totalmente implementado. Asimismo, los recursos contra la
pobreza infantil y la protección de las familias más vulnerables se
incrementan en 60 millones, lo que implica un aumento del 59%.

Los Presupuestos también reflejan el compromiso del Gobierno con la
igualdad de género. Así, el Ministerio de Igualdad aumenta sus recursos
157,2%. Si se excluyen las ayudas comunitarias, su dotación se
incrementaría, igualmente, un sustancial 129,5%. Los recursos para las
actuaciones de prevención integral de la violencia de género se
incrementan un 44%. Sin los fondos europeos la financiación también se
elevaría un 13%, lo que supone cumplir con el Pacto de Estado contra la
Violencia de Género y refleja el compromiso del Gobierno para combatir
esta lacra.

Además, el Ministerio de Igualdad contará con 200 millones de euros
adicionales para el Plan Corresponsable sobre conciliación. En este
sentido, los Presupuestos de 2021 incrementan los permisos de paternidad
de 12 a 16 semanas y los equiparan por primera a los de maternidad, lo
que beneficiará a 236.000 familias.

Investigación y digitalización
Uno de los ejes para el cambio del modelo productivo es el impulso de la
I+D+i. De esta forma, las partidas destinadas a la investigación civil
alcanzan los 11.483 millones, lo que supone un aumento de 5.106 millones
de euros, un 80,1% más. En esta estrategia se enmarca el programa de
gasto en investigación y desarrollo tecnológico-industrial, con un aumento
de 445 millones.

Otro de los pilares que debe sostener la transformación de la economía es
la digitalización. Por ese motivo, los Presupuestos incluyen 256 millones
para financiar la Estrategia de Impulso al despliegue de 5G.

La defensa del medio ambiente y el impulso a una economía circular tiene
su impronta en los Presupuestos con un aumento de 5.690 millones de
euros en las políticas de industria y energía, cuyo objetivo es promover un
modelo productivo más sostenible y descarbonizado.

Infraestructuras
La cohesión territorial es uno de los ejes del Plan de Recuperación
aprobado en la UE y un objetivo estratégico para el Gobierno como
elemento vertebrador de España y motor de desarrollo de muchos
territorios. Así, la política de infraestructuras aumentará su dotación en
6.161 millones, un 114,8%. Si se excluyen los fondos comunitarios, los
recursos crecen un notable 27,3%.

Por otra parte, el turismo, el comercio y las pymes son sectores muy
afectados por la pandemia. El Gobierno es muy consciente de ello desde
el principio de la emergencia sanitaria y por ello las partidas para estas
áreas registrarán un importante aumento del 150%, con 1.338 millones de
euros más para 2021, incluyendo los mecanismos comunitarios.

Otro de los sectores más perjudicados por la crisis de la COVID-19 es la
cultura. Para impulsar esta industria clave que ha mostrado su compromiso
con la sociedad durante la pandemia, los Presupuestos recogen un
incremento de los recursos para la cultura del 25,6%, incluyendo los
mecanismos europeos.

Los Presupuestos también reflejan la política del Gobierno de ‘verdad,
justicia y reparación’ a las víctimas del franquismo. Por ese motivo, la
dotación para la memoria histórica se incrementa en 11 millones de euros.

Sistema tributario más justo y progresivo
Los Presupuestos de 2021 contemplan una mejora de los ingresos
públicos del 14,7%. La principal causa de esta evolución es la mejora de
los ingresos tributarios un 13% por el ciclo económico con una previsión
de crecimiento del PIB en 2021 que alcanzará el 9,8% con el impulso de
los fondos europeos. También influyen algunas medidas fiscales.

En este sentido, el Gobierno defiende la necesidad de avanzar hacia un
sistema tributario más justo y progresivo en el que cada uno aporte según
su capacidad y reciba según su necesidad. La ministra de Hacienda ha
insistido en que no puede haber “justicia social sin justicia fiscal” y ha
destacado la estrategia de su departamento de avanzar hacia un sistema
fiscal moderno y adaptado a las áreas de negocio y a la sensibilidad
medioambiental del siglo XXI. Al mismo tiempo, el Gobierno ha tenido en
cuenta la crisis actual para acompasar las medidas fiscales al objetivo de
reconstrucción económica y social.

De esta forma, las cuentas públicas de 2021 prevén un impacto por ajustes
fiscales que se distribuyen de dos formas. Por un lado, aquellas
modificaciones que se recogen en el Proyecto de Presupuestos. Por otro
lado, aquellas figuras de nueva creación que se tramitan en otras leyes.
Entre las modificaciones que se realizan en los Presupuestos se
encuentran ajustes para que las rentas más altas y las multinacionales
aumenten su contribución, siguiendo las recomendaciones realizadas
recientemente por el FMI o la OCDE.

En concreto, se recoge en el IRPF un aumento de dos puntos a las rentas
del trabajo superiores a 300.000 euros. Se trata de una medida que
beneficia la progresividad del sistema. De hecho, este incremento solo
afecta al 0,07% de los contribuyentes. Asimismo, se incrementa en tres
puntos las rentas del capital a partir de los 200.000 euros, lo que afectará
a solo el 0,08% de los declarantes. Ambas medidas afectan a unos 36.000
contribuyentes, el 0,17% del total.

En el IRPF también se revisa el límite de las reducciones de la aportación
a los planes de pensiones. En concreto, se reduce de 8.000 a 2.000 euros
el importe de aportaciones máximas del partícipe a planes individuales o
de empleo. No obstante, el límite conjunto de reducción (aportaciones del
partícipe y de la empresa) se amplía de 8.000 euros a 10.000 euros.

Esta medida sigue las recomendaciones de la AIREF para aumentar la
progresividad. Según la autoridad fiscal la mayor parte de propietarios de
planes de pensiones realizan aportaciones muy inferiores a los 8.000 euros
actuales de límite de reducción. De hecho, el 58% hace aportaciones
inferiores a 1.000 euros. Por tanto, esta medida afectará a un número
menor contribuyentes con estos planes.

Por otra parte, se prorrogan para 2021 los límites vigentes para aplicar el
régimen de módulos. Se trata de una medida que pretende ayudar y
mostrar sensibilidad con los autónomos en un momento de crisis.
Las cuentas públicas también contemplan que el Impuesto sobre el
Patrimonio tenga un carácter indefinido, de modo que no sea necesario
prorrogarlo año tras año mediante una ley. De esta forma, se aporta
también seguridad jurídica sobre este tributo. Además, se incrementa un
punto el gravamen del último tramo, que pasa del 2,5% al 3,5%.

Sociedades
Los Presupuestos incorporan en el Impuesto sobre Sociedades reducir la
exención del 100% al 95% por las plusvalías y dividendos generados por
filiales en el exterior. Las compañías con un volumen de negocio inferior a
40 millones podrán seguir aplicando la exención del 100% por dividendos
durante los próximos tres años.

La medida, que ya se aplica en otros países de la UE como Francia, Italia
o Alemania, pretende acercar el tipo efectivo del impuesto al tipo nominal,
sobre todo de las grandes empresas. De hecho, podría afectar a 1.739
sociedades, de las más de millón y medio de declarantes del Impuesto de
Sociedades.

En la tributación del IVA, se incrementa el gravamen del 10% al 21% a las
bebidas azucaradas y edulcoradas con el objetivo de fomentar hábitos más
saludables de la población y seguir las recomendaciones de la
Organización Mundial de la Salud (OMS), así como los resultados de
diferentes estudios científicos y médicos, que muestran cómo el consumo
excesivo de bebidas edulcoradas contribuye al aumento del sobrepeso y
la obesidad.

El incremento del gravamen solo afecta a la venta de estos productos en
supermercados, pero la consumición en bares y restaurantes seguirá
tributando al 10% para no perjudicar a la restauración en un momento tan
delicado como el actual.

También se revisa el Impuesto sobre Primas de Seguros, cuyo tipo
impositivo no ha variado desde 1998. El gravamen se incrementa del 6%
al 8%, pero sigue siendo un tipo inferior al existente en Alemania (19%),
Reino Unido (12,5%) o Italia (entre el 12,5% y el 21,25%).

Fiscalidad verde
La adaptación del sistema tributario al siglo XXI incluye un mayor peso de
la fiscalidad verde, como recomienda la Comisión Europea o la OCDE. De
hecho, España se encuentra lejos de la media europea en esta materia.
Por tanto, en esa estrategia para avanzar hacia un modelo productivo más
sostenible y respetuoso con el medio ambiente se enmarca la modificación
en el Impuesto sobre Hidrocarburos para acercar la tributación del diésel a
la gasolina.

En concreto, el tipo estatal general del gasóleo pasará a ser de 34,5
céntimos por litro, frente a los 30,7 actuales (sigue siendo inferior a los
40,07 céntimos por litro de la gasolina). Así, se reduce la bonificación hasta
38 euros por cada mil litros. Se trata de una medida de carácter
medioambiental sin afán recaudatorio. En la práctica supondrá 3,45 euros
más al mes para los consumidores que tengan un perfil medio y que hagan

15.000 km al año. En cualquier caso, se mantiene sin cambios la
tributación sobre el gasóleo de uso profesional y el gasóleo bonificado.
El conjunto de estas medidas incluidas en los PGE tendrá un impacto de
1.862 millones en 2021 y de 2.135 millones en 2022.

M

Comentarios

comentarios