Montse Martínez, presidenta de la Asociación Majorera para la Diabetes, Amadi, participó este martes en De Buena Mañana para explicar las últimas acciones que ha llevado a cabo la Asociación en su constante trabajo para mejorar la calidad de vida y servicios de las personas con diabetes.

Las recientes reuniones mantenidas con el gerente del Hospital de Fuerteventura, José Luis Rodríguez Cubas, y con el consejero de Políticas Sociales del Cabildo de Fuerteventura, Víctor Alonso, con el que han podido estudiar el convenio con la primera institución insular. «La Asociación subsiste gracias a las subvenciones, porque las aportaciones de los socios son pocas en comparación con el coste que supone mantener una asociación profesionalizada, con un psicólogo, una trabajadora social y una monitora desde el mes de agosto».

Montse Martinez explicó que en España, seis millones de personas padecen diabetes, en Canarias 230.000 y en Fuerteventura más de 5.000 personas. «La diabetes es la gran desconocida, te sorprende y no le haces caso hasta que llega a tu vida. El gran problema es que no duele y no le hablamos con propiedad».

De las más de 5.000 personas que padecen diabetes en la Isla, el 10% es una diabetes tipo 1, es decir, es un tipo de diabetes autoinmune, que no se puede prevenir. El resto de casos se corresponde con la diabetes tipo 2, que puede aparecer porque hay factores genéticos y ambientales, como el sobrepeso, la inactividad o una alimentación inadecuada. «El problema de la diabetes es cuando empieza a doler, es decir, cuando te da un ictus, un infarto, problemas renales, neuropatía, cuando te quedas ciego, pierdes las piezas de la boca y es casi irreversible».

La diabetes es, según la presidenta de Amadi, un duelo. «La gente que llega a la Asociación, ya puede ser porque nos conocen, porque están perdidos o porque desde el Hospital lo remiten a nosotros porque va a ser más rápido que en las vías oficiales». «En un primer momento les enseñamos a comer, a contar, sobre todo cuando se trata de una diabetes tipo 1, les damos trucos, quitamos la rigidez dentro de la alimentación para que aprendan a vivir con la diabetes. Tenemos que aceptar que forma parte de nosotros y convivir, de la misma forma que una persona tiene alergia aprende a vivir con normalidad con el inhalador».

Amadi, ayuda a cada una de las personas que acude a ellos, ls da información y les ayuda, entre otras muchas cosas, a iniciarse en el mundo de la diabetes y de la alimentación correcta adaptándola al bolsillo de cada familia.

Comentarios

comentarios