El sector del vino demanda medidas ante la crisis

0
183

La Federación Española del Vino (FEV) ha realizado una consulta entre sus asociados para conocer el impacto que está teniendo la crisis provocada por el coronavirus sobre las bodegas españolas. El amplio índice de respuestas de las bodegas de diferentes tamaños y zonas de España es suficientemente representativo como para considerar extrapolables las conclusiones a todo el sector del vino español.

De acuerdo con los resultados de la consulta, todas las bodegas se están viendo afectadas por la situación actual y tan solo el 4% de ellas consideran que les afecta “poco”; mientras que el 96% consideran que les afecta “bastante”, “gravemente” o “muy gravemente”. Por tamaño, las empresas grandes, que cuentan con canales de venta más diversificados, se ven algo menos afectadas, pero todas las empresas anticipan graves daños a sus negocios, esperando que su facturación caiga durante el primer cuatrimestre del año (de enero a abril) casi un 35%. Todo ello, pese a los incrementos de ventas que diferentes informes (panel del MAPA, Nielsen) están reportando durante las últimas semanas en los canales de alimentación y on-line.

La principal conclusión que se obtiene de esta consulta es que estos incrementos de ninguna manera compensan la pérdida del canal Horeca para las bodegas y la prolongación en el tiempo de esta coyuntura, podría abocar a muchas bodegas españolas a una situación crítica. “Si nos referimos al mercado nacional, aunque por volumen el canal de alimentación y el de Horeca están casi igualados, este último representa casi dos tercios del valor del vino vendido en España, ya que habitualmente corresponde a referencias de mayor valor”, explica el director general de la FEV, José Luis Benítez, quien añade que “aunque el crecimiento de las ventas on-line es muy significativo, éstas tan sólo representan el 1% para las bodegas españolas”.

Por otra parte, las respuestas de los asociados de la FEV también reflejan que el 85% de las bodegas continúan llevando a cabo su actividad productiva para dar respuesta a los pedidos, aunque por debajo de su capacidad habitual.

 

Mercados inestables y desiguales

Según se observa en la consulta efectuada por FEV a sus asociados, el 80% de las bodegas ha experimentado problemas con las exportaciones por la paralización de pedidos, especialmente, aquellos dedicados al canal Horeca, debido también al cierre temporal de este sector en diversos países. “La situación es muy desigual en función del país y, aunque afortunadamente algunos países parece que comienzan a superar esta situación, como es el caso de China o Japón, y están empezando a retomar en muchos casos sus importaciones de vinos españoles; las ventas a nuestros principales mercados están casi paralizadas y países como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos únicamente continúan importando vino español para abastecer sus supermercados” detalla José Luis Benítez.

Al parón en la hostelería y la inestabilidad en los mercados internacionales se unen otras dificultades con las que ya venía lidiando el sector como el aumento de los aranceles extraordinarios establecidos desde octubre de 2019 por Estados Unidos o la incertidumbre generada en torno al Brexit.

Por otra parte, en la misma consulta, los asociados de la FEV también se han mostrado preocupados por la vendimia de 2020, ya que además de que por el momento se desconoce en qué condiciones se podrá realizar, el fuerte descenso de ventas va a afectar a la demanda de uva y vino.

Ante esta situación, la FEV ha solicitado al Ministerio de Agricultura una serie de cuestiones de apoyo al sector vitivinícola, entre las que destacan, además de la necesaria reactivación del sector Horeca, la importancia de flexibilizar las medidas de apoyo al sector del vino en el marco de la OCM, implementando algunas nuevas como la cosecha en verde, y de impulsar campañas de comunicación coordinadas que contribuyan a recuperar la confianza y la seguridad a la hora de regresar a los bares y restaurantes. Además, a través de la asociación europea de la que es miembro, Comité Européen des Enterprises Vins, se ha trasladado un escrito a la Comisión Europea detallando medidas de apoyo que permitan estabilizar el mercado del vino y a las bodegas recuperar las ventas.

Paralelamente, la FEV trabaja en España a través de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), en la que representa al sector del vino, junto con otras asociaciones sectoriales igualmente afectadas y Hostelería de España, para diseñar un plan de apoyo al canal de Horeca que permita la rápida apertura y recuperación de este canal con condiciones de total seguridad para el personal y los consumidores.

Comentarios

comentarios