El socialista Ángel Víctor Torres, nuevo presidente del Gobierno de Canarias

167

Discurso del candidato a la Presidencia

del Gobierno de Canarias

Ángel Víctor Torres

Gracias señor Presidente; señores diputados y diputadas; miembros del Gobierno en funciones; autoridades; invitados; periodistas y todas aquellas personas que nos están siguiendo a través de los distintos medios de comunicación, buenos días.

UNA CANARIAS MEJOR ES POSIBLE Y NECESARIA

Me presento hoy aquí con el convencimiento profundo de que Una Canarias Mejor es Posible. Una Canarias más Justa en lo Social, más Solidaria en lo Económico y más Sostenible en su Territorio.

Son las tres ‘S’ (Social, Solidaria, Sostenible) con las que pedí la confianza de los votantes, las eses con las que hemos cerrado un Pacto de Progreso, y las mismas que definen el camino a seguir en Canarias –social, solidaria, sostenible- y por las que espero contar con el apoyo de esta Cámara.

Un pacto de progreso que dará vida a un pacto con la ciudadanía. Un pacto con quienes han apoyado a las fuerzas que hemos firmado este acuerdo y también con los que no.

Un pacto que nace con la vocación de dar respuesta a las demandas de las mujeres y hombres de nuestra tierra; de atender, entender y responder, con la vocación de estar a la altura de la ilusión y las expectativas que se han generado.

Hace ya muchos años que esta tierra es dueña de su destino y, recientemente, gracias a la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía, con mayor vigor. Sin embargo, creo que nuestro caminar no ha sido bueno para todos, y el progreso ha dejado a miles de personas, de manera injusta, por el camino, a miles de canarios que sólo han podido ser espectadores de la evolución de una tierra que les ha echado a un lado.

Esos canarios y canarias deben ser la prioridad. Cuando el progreso da la espalda a miles de familias, ese progreso no existe. Porque un progreso que deja a familias en la cuneta, desde una perspectiva económica, lo que termina generando es brecha social, desequilibrio y frustración.

Progresamos cuando avanzamos todos. Mejoramos cuando lo hacemos todos. Trabajar con esa premisa es el camino del buen gobierno y ese es el compromiso que nos permitirá conseguir ser el gobierno de la inclusión.

Soy un convencido de la acción política. Está en nuestras manos que la calle vuelva a ver en la política una actividad capaz de ofrecer soluciones. A cada dificultad, una salida.

Un ámbito de actuación, la política, desde el que demos respuesta a lo que se necesita y a quienes lo necesitan. Creo en ello, en la política; pero no para crear poder, sino para solucionar problemas.

Es una actitud vital. Una pasión. Quienes lo sienten, quienes lo sentimos, compañeras y compañeros parlamentarios, sabemos lo que significa y lo difícil que ha sido el trayecto para llegar hasta aquí. Llegar a un Parlamento, el de Canarias, que es la esencia democrática de nuestra tierra.

Hubo quienes perdieron la vida defendiendo la libertad y la democracia. Familias quebradas a las que se las intentaba engañar socialmente, afirmándose que esos desaparecidos, algunos encontrados vilmente asesinados en los pozos de Arucas, en realidad habían abandonado a sus hijos e hijas; a sus esposas, madres, padres y hermanos, para buscar una vida mejor.

¡No! Fue justo al contrario: perdieron lo más preciado, la vida, para que nosotros, sí, sus descendientes, tuviésemos una vida mejor. Una vida en la que la única arma fuera la palabra, en la que votar fuera un derecho, en mayúsculas, en la que convencer debatiendo fuera una premisa indiscutible y que no venciera, -y por eso murieron-, la imposición de unos pocos sobre el pueblo legítimo.

Yo tuve suerte: mi abuelo no murió, pero él y sus hermanos sí sufrieron años de cautiverio, prisión y vejaciones, exclusivamente por ser demócratas, republicanos y socialistas. Él pudo envejecer, pero otros no, y lo hizo junto a la mujer con la que se casó y con la que pudo tener familia.

Soy heredero de su lucha. De sus obligados silencios. De su honradez. De su respeto. Soy de un pequeño barrio de Arucas, llamado La Goleta, en la que hubo otros abuelos perseguidos, otras abuelas que sufrieron, otras familias rotas.

Las hubo en los 88 municipios de Canarias, y en las ocho islas. Y este Salón de Plenos, como sede de consejos de guerra, es aciago testigo de ello.

Seamos, por tanto, merecedores, por la libertad de la que disfrutamos, de reconocérselo en justicia.

Por su memoria, por sus ejemplos. Por sus enseñanzas, por sus sacrificios, permítanme dar las gracias a quienes me han hecho crecer en valores, a quienes me han enseñado que errar es humano y que cada día puedes aprender algo nuevo, a quienes siempre tienen un abrazo y una sonrisa hasta en los peores momentos, a quienes nunca me van a fallar.

A mis padres y hermanos, a mi familia y amigos, a la mujer que comparte su vida conmigo y al hijo a quien le robo demasiadas horas de juego y que nunca, -tiene cuatro años-, lo entiende, y además tiene razón. Y todo ello por nuestras obligaciones.

Les doy las gracias, porque esa lucha en buscar la defensa del bien común es la base sobre la que me he formado, y sobre ese profundo pilar filosófico es sobre el que he asentado mi vida pública.

La política es una herramienta capaz de mejorar el día a día de las personas, y en Canarias, existen más de dos millones que cada mañana despiertan con ese objetivo.

La política debe ayudar a eso, pero no entendida como un arma de conflicto, tensión, descalificación o desgaste. Creo en la política, pero no en la política instalada en la cultura de “con nosotros o contra nosotros”, en el error de quemar las naves del diálogo o dinamitar los puentes del entendimiento con otros partidos u otros agentes económicos o sociales.

Creo que la firmeza no está reñida con la voluntad de entendimiento. Creo que la política no está para construir problemas y sí dar respuestas. Creo que en política no se debe estar para crear poder, para tener poder, sino para creer que se puede.

José Pepe Mujica, quien fuera presidente de un país, Uruguay, que acogió a miles de canarios llegó a decir:

La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política”

Quizá no sea ésta –seguro lo compartiría Mujica- la mejor época para la política con mayúsculas, ni para los políticos en minúscula, pero sigo creyendo en la capacidad de todos nosotros para entregar una Canarias mejor que la que recogemos. Ese fin debe ser, siempre, el objetivo de quien asume una nueva responsabilidad pública.

Ése y no otro es el mandato que la ciudadanía ha dictado en las urnas. Las mujeres y hombres de nuestras islas quieren recuperar la confianza en la política, quieren volver a creer. Nos debemos a ese mandato, y a esa esperanza. Nos debemos a la alegría que ha generado la llegada de un cambio político. Nos debemos a quienes tanto esperan de nosotros, y también a quienes creen que no lo vamos a lograr.

No será fácil, pero lo vamos a hacer. Vamos a cambiar las cosas. Vamos a hacerlas de otra manera. Vamos a dejar atrás el cansancio y el conformismo. Vamos a trabajar para que la política vuelva a generar confianza e ilusión. Y vamos a contar con todos.

Por eso creo, sinceramente, que no puede haber complacencia alguna si más de un 35% de la población de nuestra tierra está en riesgo de pobreza. Esa Canarias mejor que a buen seguro queremos todos, no puede ser la que existe.

Cuando ese 35% se reencuentre con las oportunidades, avances, logros y expectativas de ese otro 65%, podremos hablar del progreso de nuestra sociedad. Mientras un 35% de las mujeres y hombres de nuestra tierra no tenga al alcance de su mano las oportunidades de los demás, seguiremos conviviendo con una sociedad rota. Cambiar las cosas es mejorarlas. El cambio empieza por lograr que la pobreza o el riesgo de pobreza den paso a una realidad más equilibrada, más justa.

Quien les habla no es un soñador, ni un iluso. Es alguien que sabe que la gestión limita mucho la esperanza, pero también rechazo a quienes hacen de la resignación o el conformismo su modo de vida.

Soy realista. Sé que cambiar las cosas no es una tarea fácil. Sé que a veces las dificultades se cruzan cuando deben llegar las soluciones. Pero también sé que bajar los brazos nunca es el camino. También sé que, si no se intenta, no se consigue.

Sé que en el transcurso de todos estos años los diferentes gobiernos, todos sin excluir a ninguno, han trabajado para poner a nuestra Comunidad Autónoma en el siglo XXI. Me consta que todos los partidos, sin excepción, han puesto de su parte. Me consta que en muchos aspectos se ha hecho un esfuerzo y también que muchos han sido los avances en distintos ámbitos.

Desde aquí quiero reconocer el trabajo que se ha hecho, reconocer el esfuerzo de quienes desde distintas ópticas e ideologías han hecho todo lo posible por dejar atrás muchos de los problemas que las islas han arrastrado a lo largo de nuestra historia. Sé de ese esfuerzo. Me consta ese trabajo.

Pero también sé que otra Canarias es posible. Una Canarias donde las oportunidades ganen la partida al desaliento.

Esa Canarias no sólo es posible sino necesaria. Tiene que ver con las prioridades de nuestra acción pública. Tiene que ver con la forma de entender la sociedad, de analizarla, de visionarla en el futuro y de poner en marcha medidas que sirvan para mejorarla.

Y es aquí donde cobra valor la alternancia política como elemento enriquecedor de la sociedad. Es aquí donde el concepto de cambio supera la frustración del que no triunfó, y pondera la exaltación del vencedor.

Esta tierra ha querido un cambio y le ha tocado al partido que represento liderarlo. Ha querido que nos sentemos con otras fuerzas progresistas para diagnosticar la realidad, centrar prioridades y proponer medidas concretas.

El pasado 26 de mayo, los canarios y canarias, con su voto, abrieron una nueva etapa política. Apostaron por el pluralismo, con 7 fuerzas con representación en el Parlamento de Canarias. Apostaron por un mensaje de colaboración por encima del enfrentamiento.

En ese esfuerzo nos hemos volcado todas las fuerzas políticas que apoyan a este candidato, con la idea de presentar un proyecto para Canarias basado en el diálogo, el consenso y la responsabilidad.

Canarias necesita un Gobierno que defienda con firmeza e inteligencia el interés general de nuestras Islas. Hace falta un Gobierno que busque tender manos, no romperlas.

Canarias se defiende con argumentos, no con ruido. Canarias se defiende mostrándonos firmes en la defensa de que las Islas reciban un trato justo, exigiendo el respeto a las leyes, en general, y a nuestro Estatuto de Autonomía, de forma especial. Canarias se defiende hablando alto y claro, pero no gritando. Canarias se defiende haciéndonos entender.

Canarias se defiende abriendo puertas, no dando portazos. Hay que abrir las puertas que conduzcan a las soluciones, hay que evitar portazos que cierren el camino a lograrlas.

Nuestras propuestas buscan aunar a una mayoría de canarios y canarias sobre una agenda de cambio que suponga un nuevo impulso para Canarias:

La lucha contra la pobreza y por la inclusión social; fortalecer el estado del bienestar, potenciar y mejorar los servicios públicos esenciales (sanidad, educación, dependencia, pensiones); impulsar la igualdad de género; favorecer el empleo, la innovación y el crecimiento económico; el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático; la participación ciudadana; la transparencia y la regeneración política; una política fiscal justa y suficiente; y, además, la defensa de los derechos e intereses de Canarias en sus relaciones con el Gobierno de España y la Unión Europea.

La acción de nuestro Gobierno tendrá además un eje vertebrador, y no será otro que alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contemplados en la Agenda 2030, para que Canarias sea un referente en sostenibilidad social, económica y medioambiental, y mejorar así la vida de las personas.

Debemos construir una Canarias cimentada en la solidaridad, el equilibrio, la igualdad y la unión de todos los canarios y canarias.

Y hacerlo desde un ejercicio permanente de equilibrio, comprensión, flexibilidad, creatividad y esfuerzo.

Debemos hacerlo desde la lealtad a la Constitución, al Estatuto de Autonomía de Canarias y al Régimen Económico y Fiscal.

Servir a nuestra Comunidad y a nuestras gentes. Reivindicar la política como un instrumento útil al servicio de Canarias y no como herramienta para la crispación y la deslealtad.

Como decía, a buen seguro que todos en esta cámara anhelamos la mejora de nuestra tierra. La diferencia va a radicar en los caminos para alcanzarla, y en las prioridades para lograrlo.

Nosotros, como fuerzas progresistas, presentamos un proyecto de cambio para Canarias articulado en cinco grandes ejes de acción:

-Inclusión social, lucha contra la pobreza y fortalecimiento de los servicios públicos

-Economía justa y solidaria

-Transición ecológica y lucha contra el cambio climático

-Autogobierno, relaciones de Canarias con el Estado y con la Unión Europea

-Buen gobierno, lucha contra la corrupción, transparencia y simplificación administrativa

Estos son nuestros cinco ejes fundamentales que a continuación paso a desarrollar

Inclusión social, lucha contra la pobreza y fortalecimiento de los servicios públicos

Señorías, recurrir a la estadística tiene el riesgo de convertir a las personas en números, pero si hablamos de los indicadores de pobreza o exclusión social, la realidad que reflejan nos muestra una Canarias desestructurada en lo social que demanda una acción política prioritaria y firme.

Canarias, con un 36,4% de hogares en riesgo de pobreza o exclusión social, es la tercera Comunidad Autónoma del territorio nacional con peor resultado. Más aún, con un 8,8% de hogares con carencia material severa, Canarias es la peor Comunidad Autónoma de todo el panorama nacional.

Y esta realidad canaria, que escondemos con mucha frecuencia bajo multitud de parámetros económicos, va camino de cronificarse en Canarias.

Resulta evidente que los ingresos que reciben las familias y que les permiten poder llevar una vida digna están básicamente vinculados a los salarios.

Y la realidad es que en Canarias, nuestros salarios son los segundos más bajos del país, y lo que es aún más preocupante, llevan congelados desde el año 2009.

En este contexto es fácil deducir que la lucha contra la pobreza y la exclusión social será nuestra prioridad, aproximar los indicadores que reflejan esta realidad a la media del Estado, nuestro objetivo.

Para ello aprobaremos un Plan de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza, con especial atención a la lucha contra la pobreza infantil.

Cumpliremos, dentro de esta política de inclusión social y lucha contra la pobreza en Canarias, el mandato del artículo 24 de nuestro Estatuto de Autonomía. Instauraremos por ley la Renta Ciudadana de inclusión social, como un derecho subjetivo y de prestación dirigido a atender situaciones de vulnerabilidad económica, y a sufragar los gastos básicos de quienes se encuentren en situación de pobreza o exclusión social en Canarias, compatible mientras dure esa situación de precariedad con otras prestaciones.

La Renta Ciudadana incluirá otros perfiles, como las personas perceptoras de pensiones inferiores al umbral de pobreza que se establezca, como es el caso de miles de personas que perciben en Canarias las Pensiones no Contributivas, a las que complementaremos.

Impulsaremos y desarrollaremos la aplicación de la nueva Ley de Servicios Sociales de Canarias sin demora, de manera que el catálogo de servicios y prestaciones del sistema público de servicios sociales sea aprobado con la mayor celeridad posible: llevamos años de retraso. Además, se incluirán los compromisos presupuestarios que la ley requiere y su ejecución se realizará conjuntamente con ayuntamientos y cabildos.

Dotaremos de recursos económicos y personales suficientes al Sistema Público de Derechos Sociales, incrementando el ratio del número de profesionales del sistema público por habitante y los recursos presupuestarios.

Pondremos en marcha un Plan Integral de Vivienda de Canarias para crear un importante parque público de viviendas de alquiler social, y se asegurará una alternativa habitacional para las familias de escasos recursos que sean desahuciadas. Ningún desahucio sin alternativa habitacional.

Del mismo modo, se impulsará un plan específico de empleo para parados de larga duración y colectivos de difícil inserción, con especial incidencia en las islas no capitalinas para garantizar la solidaridad interterritorial.

Se incrementarán los recursos de la acción social que se presta a los canarios y descendientes de canarios que residen en el exterior, especialmente con la puesta en marcha de una política que favorezca el retorno y que garantice la supervivencia a aquellos canarios con necesidades sociales que residan en terceros países.

Promoveremos, en definitiva, un gran Acuerdo Social y Político por la Consolidación de los Servicios Públicos Esenciales en Canarias para garantizar el bienestar de nuestra gente: sanidad, derechos sociales; pensiones, atención a la dependencia, educación.

Un pueblo sin educación – acostumbraba a decir César Manrique -, está condenado a la ruina”.

Educación

Permítanme Señorías que haga en este apartado una especial mención a la educación, pilar básico para una sociedad más justa, libre y crítica.

La realidad educativa de Canarias viene marcada por la fragmentación de nuestro territorio, además de por las condiciones sociales y económicas, que obliga a una determinada respuesta educativa.

Aplicar la Ley Canaria de Educación no Universitaria, que surgió como consecuencia de una iniciativa legislativa popular, jugará un papel central.

Para ello, en primer lugar, aprobaremos y desarrollaremos los planes educativos contemplados en esta norma y revisaremos las estrategias ya desarrolladas.

Estamos hablando del Plan Estratégico de Atención a la Diversidad; del Plan de Reducción del Absentismo Escolar y del Abandono Escolar Temprano; del Mapa de la Educación Infantil en Canarias; del Plan de Infraestructuras; del Plan para la Igualdad de Género o el de Modernización Tecnológica.

En este contexto, asumimos el compromiso de trabajar para que la inversión en educación y becas pueda llegar, en los presupuestos autonómicos, al 5% del PIB, según lo establecido en la Ley Canaria de Educación no Universitaria.

La educación es un derecho fundamental y, como tal, su acceso no debe estar limitado por el contexto socioeconómico de la población estudiante.

Potenciaremos la política de becas. Y por supuesto, porque es necesario, recuperaremos, en colaboración con los ayuntamientos, los comedores escolares de verano vinculados a proyectos educativos y deportivos.

Desayunos y comedores escolares a cuota cero o cuota reducida en función de las necesidades de las familia; acceso a libros de texto y material didáctico o eco-comedores o comedores ecológicos serán medidas que implementaremos.

Trabajaremos por una educación de 0 a 3 años universal, pública y de calidad, incrementando la financiación para el primer ciclo de Educación Infantil, y presentando el Mapa Escolar de 0-3 años.

También mayor oferta de Formación Profesional; Plan integral de prevención del acoso escolar; menor gestión burocrática para el profesorado y consolidación de las 18 horas lectivas en Secundaria y recuperar las 23 horas lectivas en Infantil y Primaria, serán nuestros compromisos.

El futuro de Canarias depende de que en el presente entreguemos a nuestras hijas e hijos la mejor educación posible.

Sanidad

Señorías, no podemos hablar de una Canarias mejor sin una Sanidad mejor.

El objetivo estratégico para la sanidad de nuestras islas es tener un servicio de salud público, gratuito, universal y de calidad.

Necesitamos una sanidad en la que la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad jueguen un papel importante, en el que  la atención a los pacientes crónicos y la coordinación sociosanitaria sean protagonistas, y en la que la Atención Primaria vuelva a ser eje del sistema.

Daremos vigencia al Plan de Salud de Canarias como instrumento indispensable.

Dotaremos presupuestariamente el Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias (PLUSCAN), aprobado por unanimidad del Parlamento.

Implantaremos de forma adecuada el Plan de Cuidados Paliativos, aportando los recursos humanos que requiere cada isla.

Realizaremos un plan de recursos humanos que muestre las necesidades de personal en todas las categorías para los próximos 15 años.

El Plan de Obras Sanitarias; el Plan de Grandes Equipamientos Tecnológicos; el Plan de Salud Mental y el Plan de Envejecimiento Saludable, serán reactivados e impulsados.

Los canarios, de cualquiera de las 8 islas, merecen tener acceso en igualdad de condiciones a la atención sanitaria.

Para ello revisaremos anualmente al alza las dietas que se abonan a los pacientes y a sus familiares que requieren asistencia sanitaria fuera de su isla de residencia, y se estimulará la presencia de médicos especialistas tanto de atención hospitalaria como de Atención Primaria en las islas no capitalinas.

Habrá un esfuerzo en prestaciones, en medicina nuclear, en rehabilitación y en lucha contra las adicciones, pero coincidirán conmigo en que la reducción de las listas de espera, en todas sus modalidades, es una prioridad que debe acometerse desde el primer día de gestión del nuevo gobierno.

Porque un canario no puede ser un español de segunda cuando se trata de esperar por una intervención. Porque nos negamos a pensar que es un problema sin solución.

Dedicaremos el esfuerzo económico necesario para dar carácter ordinario a las jornadas de tarde y de fin de semana, optimizando al máximo los recursos sanitarios públicos.

En definitiva, una sanidad dotada en lo económico, ágil en su gestión, planificada en sus necesidades y, sobre todo, prioritaria en la acción de Gobierno.

Vivienda

Como prioritario debe ser para el Gobierno de Canarias el derecho constitucional de acceso a una vivienda.

Por ello, esta tierra necesita poner en marcha un Plan Integral de Vivienda de Canarias en el que se dé solución a los principales problemas derivados de la falta de una política estable en esta materia.

Un Plan que partirá de un diagnóstico real. Un estudio que revele la situación de la vivienda vacía en Canarias, incluyendo un inventario exhaustivo de aquellas en poder de los bancos que fueron obtenidas por ejecución hipotecaria.

Incrementaremos el parque de vivienda pública de manera gradual y pondremos en marcha medidas para el fomento del alquiler.

Y lo haremos por tres vías: adquisición de vivienda disponible, adquisición de vivienda en ejecución, y construcción de vivienda pública.

De forma complementaria impulsaremos un programa especial de ayuda a personas en situación de desahucio, estableciendo protocolos de coordinación, que otorguen a las familias y personas en situación de vulnerabilidad una alternativa habitacional adecuada, o que se les ofrezca un alquiler social.

Y cumplamos con lo que el Parlamento aprueba, facilitando el acceso a una vivienda, derecho constitucional, a personas encuadradas en colectivos con dificultades socioeconómicas.

Dependencia

Prioritario, al igual que la vivienda, la educación, la sanidad, es el tratamiento a la dependencia si queremos aspirar a una Canarias mejor.

Cierto es que La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia, propuesta por un gobierno socialista, fue uno de los avances más importantes en materia social de las últimas décadas.

Pero, al mismo tiempo, es un claro ejemplo de que, a pesar de las leyes, la voluntad política y la capacidad para gestionar son tan importantes o más, que el plano legislativo. Canarias vuelve a ser un exponente claro de gestión mejorable, pues no podemos resignarnos, -y vuelvo a decirlo-, a estar situados en la cola del sistema de dependencia de toda España.

En nuestras islas, más de 27.000 personas siguen esperando que se tramite su solicitud, con cifras inaceptables en los tiempos de espera.

Pero más grave aún es comprobar que casi 9.000 personas con el derecho ya reconocido, no reciben la prestación que les corresponde. Esta situación tiene y debe ser revertida de manera inmediata.

En este sentido, mejoraremos la gestión de la dependencia, incrementando su financiación, optimizando los recursos humanos e impulsando la simplicidad y agilización de los trámites.

Para ello se pondrán en marcha, con la mayor urgencia posible, una serie de medidas tendentes a paliar esta situación como aumentar el número de profesionales, y habilitar un portal telemático que permita una tramitación más rápida; mejorar la ayuda a domicilio o impulsar el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias 2018-2021, con el objeto de disponer de cerca de 5.500 plazas para personas dependientes y con discapacidad.

No será fácil, ni económica ni administrativamente, pero mejorar el tratamiento de la dependencia en Canarias es inexcusable e inaplazable, como también lo es, en el campo de la discapacidad, aprobar una Ley Autonómica de Accesibilidad Universal de última generación para erradicar el estigma de la discapacidad, tanto en los centros educativos como en la práctica del deporte.

Infancia, Juventud y Mayores

Implicarnos con la infancia, juventud y mayores será también nuestro compromiso.

El Gobierno, y también el Parlamento, tiene sobre la mesa activar los mecanismos para mejorar la acción pública en esta importante materia. Hay que modificar la Ley de Atención Integral a los Menores para transformarla en una Ley de Atención Integral a la familia, y aprobar el II Plan de Atención a la Infancia.

Nuestra voluntad es incrementar la red de Puntos de Encuentro Familiar; mejorar la gestión pública de la adopción de menores y el tratamiento a los menores en desamparo, y garantizar, colaborando con el Gobierno central, el trato adecuado a las personas migrantes que lleguen a nuestro territorio, tanto los refugiados como los migrantes por razones económicas, muy en particular a las y los menores no acompañados (MENA).

Las personas mayores, que precisan ser atendidos, tienen muchísimo que aportar a una sociedad que mejora si se los escucha: Plan de voluntariado para ese envejecimiento activo. Para quienes viven solos, equipos multidisciplinares apoyando a las familias que cuidan de ellos.

Al igual, señorías, que con los jóvenes: impulsaremos un Pacto social por un futuro digno para las personas jóvenes en Canarias, considerando que el futuro les pertenece.

Fueron castigados severamente por la crisis. Aún lo están. Se les condenó al desempleo y a la emigración. Merecen recuperar lo que perdieron. Las generaciones actuales de jóvenes, con la mejor cualificación, reciben, sin embargo, un mundo peor que el que tuvieron sus padres. Nunca fue así.

Justamente merecen recuperar las oportunidades arrebatadas.

Colaboraremos en un Plan de emancipación que apoye a las personas jóvenes de Canarias en la transición hacia la independencia económica, laboral y social. Y pondremos en marcha un Plan específico de retorno del talento joven de Canarias, para facilitar la situación de las personas jóvenes emprendedoras que quieran regresar a su tierra.

Cultura, Patrimonio Cultural, Universidades y Deporte

En materia de Cultura y Patrimonio, la estrategia del Pacto de Progreso es clara. Incrementaremos la financiación de las actividades culturales de forma notable, desarrollando las recientes leyes de la lectura y las bibliotecas de Canarias, y de Patrimonio Cultural de Canarias, además de desarrollar la Ley de Mecenazgo de Canarias y de Archivos de Canarias.

Creemos en la cultura como un motor de desarrollo socioeconómico. Apostemos para que las creadoras y creadores tengan condiciones laborales dignas que posibiliten su labor creativa; estructuras empresariales sólidas en el marco de la producción y distribución de bienes y servicios culturales, y una tupida red de estructuras asociativas alrededor del hecho cultural, así como una ciudadanía con capacidades culturales.

El nuevo Gobierno de Canarias asumirá el compromiso de impulsar presupuestariamente su política cultural acorde a la relevancia del sector.

Y apostemos por nuestras universidades canarias, por una investigación a la altura de las mejores universidades europeas; y que las universidades públicas, con transparencia, obtengan una justa financiación para invertir en una sociedad que productivamente sepa devolverlo.

Como el deporte, generador económico y de bienestar social. Debe ocupar, institucional y presupuestariamente, el lugar que se merece.

Nuestra agenda en política deportiva tendrá como objetivo fundamental la aplicación de la Ley de la Actividad Física y el Deporte de Canarias.

Debemos desarrollar el Observatorio Canario de la Actividad Física y el Deporte, como instrumento de análisis y de actuación en materia deportiva. Elaboraremos y ejecutaremos el Plan Director de Instalaciones Deportivas de Canarias como instrumento básico de ordenamiento de instalaciones deportivas.

Impulsaremos la creación de centros de perfeccionamiento técnico, sobre todo en deportes que tengan un especial arraigo en nuestras islas, como los deportes autóctonos o los acuáticos.

Debemos recuperar y potenciar la Escuela Canaria del Deporte como referencia en la formación ante la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, la diversidad sexual e inclusión en el deporte, y el deporte adaptado.

Igualdad, diversidad y justicia

Señorías, permítanme que haga un inciso en la exposición del programa porque creo que es preciso contextualizar las medidas que en materia de igualdad y diversidad éste contempla.

A nadie se le esconde que estamos en un momento en el que la crisis de las instituciones ha dado aire a posiciones ideológicas que pretenden devolver este país a oscuros y reprobables postulados de principios del siglo XX en materia de derechos civiles.

No es un hecho baladí ni superficial, sino todo lo contrario.

Han llegado cargos políticos a la representación pública, y se permiten hablar de hembrismo, yihadismo de género, ideología de género, organismos feministas radicales subvencionados.

Sin rubor, proponen derogar la Ley de Violencia de Género, suprimir las interrupciones voluntarias del embarazo o las operaciones de cambio de sexo del catálogo de servicios de la sanidad pública.

Frente al drama de la inmigración irregular hablan de “plantar batalla a la invasión”. Y su única aportación hasta ahora en el Senado ha sido negarse a firmar una declaración institucional para promover la defensa de los valores LGTBI en el ámbito del deporte.

Señorías, yo creo que ante esto no caben medias tintas; la reacción de los partidos constitucionalistas no puede ser otra que la del aislamiento.

Con más frecuencia de la que a algunos nos gustaría, Canarias se cita en términos negativos en el ámbito del Estado. Sin embargo, creo sinceramente que nuestra sociedad ha dado una lección de tolerancia, de respeto a la diversidad y de lucha por la igualdad real entre mujeres y hombres.

Las canarias y los canarios, con su voto, han convertido a esta tierra en una de las cuatro Comunidades Autónomas que han arrinconado a la ultraderecha, que la han dejado fuera de todas las instituciones. Y eso, señorías, creo que es para sentirse orgullosos.

Hubo momentos, como todos saben, en que las encuestas especulaban con que la ultraderecha entraría en el Congreso a costa, en este caso, de Coalición Canaria. Me dirijo al Grupo Nacionalista y quiero que quede constancia en el diario de sesiones de esta Cámara, para que sepan de primera mano que nadie en el Partido Socialista se alegró nunca de esta posibilidad.

Nuestras diferencias ideológicas, que son muchas e importantes, no justificaban para nosotros el blanqueamiento de la ultraderecha que se está, lamentablemente, dando en otras latitudes.

Pero es que, además, cuando en los medios de comunicación se reabrían debates superados sobre temas como la violencia machista, el Gobierno de Canarias, ahora en funciones, se mantuvo firme en su decisión de no dar un paso atrás en éste y otros asuntos. Algo que el Partido Socialista agradeció desde la oposición.

No obstante, creemos que hay que ir avanzando todo lo posible en el camino que nuestra sociedad reclama recorrer.

Por eso, si reúno la confianza suficiente de este Parlamento, me comprometo a reforzar el área y las políticas de igualdad dentro del Gobierno, a combatir la lacra de la violencia machista en toda su magnitud y a reforzar los derechos de las personas que ven mermados los mismos por su orientación sexual, o su identidad de género.

En materia de violencia de género reforzaremos la red de atención que se presta a través de los cabildos y ayuntamientos. Los DEMAS van a atender a todas las víctimas de violencia de género, a todas: a las mujeres agredidas o amenazadas y a sus hijos, como se viene haciendo en la actualidad. A las mujeres transexuales víctimas de la violencia de sus parejas sin necesidad de aportar un informe psicológico; tal y como aprobó el Parlamento de Canarias.

Pero es que, además, vamos a extender el servicio a las mujeres víctimas de delitos sexuales, tal y como establece el Convenio de Estambul y la Ley Canaria tras su última modificación.

Para ello, crearemos el derecho expresamente, formaremos al personal que las atiende y modificaremos el protocolo interinstitucional aprobado el año pasado entre el Gobierno, FECAM, FECAI, Judicatura, Fiscalía y Ministerio de Justicia.

Canarias va a ser la primera Comunidad Autónoma en ofrecer este servicio de manera integral; con asesoramiento jurídico, psicológico y social especializados.

Pero señorías, el compromiso de este Gobierno no es sólo acabar con ‘la violencia machista’; el compromiso es trabajar para acabar con ‘el machismo.

Vamos a reforzar los medios del Instituto Canario de Igualdad; vamos a reforzar la acción transversal en todos los niveles del Gobierno; vamos a potenciar la formación en los colegios; vamos a desarrollar políticas activas de empleo específicas; vamos a trabajar con patronal, sindicatos e instituciones para acabar con la brecha salarial en Canarias. En esto, señorías, el Gobierno no se va a poner de perfil ni a esperar acontecimientos.

En materia de diversidad, la gran asignatura pendiente en Canarias es garantizar el derecho a la autodeterminación de género; vamos a garantizar los derechos de las personas transexuales e intersexuales, para que puedan relacionarse con la sociedad y con las administraciones canarias desde el respeto a su identidad de género.

El Gobierno trabajará para consensuar una ley con los colectivos y con el Parlamento que destierre definitivamente, como ha hecho la Organización Mundial de la Salud, su tratamiento como una enfermedad.

Que garantice que su relación con todas las administraciones públicas canarias se haga respetando su identidad real y no la que pone su DNI.

En conclusión, la igualdad será para este Gobierno un fundamento de la gobernanza y la participación ciudadana porque, sin ella, no se puede hablar de una democracia plena.

Y una democracia plena exige también una justicia ágil y cercana, en todas las facetas. Por eso promoveremos con el Gobierno de España la creación de Juzgados de Violencia de Género proporcionales al número de habitantes y las especificidades de los territorios.

Evaluaremos también los resultados de la Estrategia de Modernización de la Administración de Justicia de Canarias: más formación; especialistas forenses suficientes y potenciemos los Juzgados de Paz como eslabón más cercano a la ciudadanía.

Radio Televisión Canaria

Como cercana debe ser la Radio y Televisión Canaria. Señorías, quiero incluir en este debate de investidura, y dentro del primero de los ejes que es el que estoy desarrollando, una serie de consideraciones al respecto.

Les adelanto que será un empeño especial de quien les habla normalizar una Radiotelevisión Canaria que ha generado muchísimo ruido público, y distorsionado, incluso, el debate político.

No debemos permitir que la Radiotelevisión Canaria sea la voz de un partido o de un Gobierno.

Muy al contrario, deberá mantener una conducta ejemplar en cuanto a la exquisita imparcialidad, recuperando su misión informativa, formativa y su papel como proveedora de ocio y entretenimiento de calidad, así como principal motor del sector audiovisual canario.

Ése debe ser un empeño, que lo será, no sólo del Gobierno, sino del Parlamento en su conjunto.

La defensa del interés general es el mandato que recibimos de la ciudadanía, y nada, ni nadie, debe perturbar ni perturbarnos en ello. Los grandes problemas que acucian a millones de canarios, como es una mejor educación, sanidad, más y mejor empleo, mejor conectividad y defensa de nuestro patrimonio, debe ser lo que nos ocupe y preocupe, y no otras cosas.

Desviarnos de esa esencialidad no sería perdonado.

La Radiotelevisión Canaria tiene como fin, y como principio, o debiera, informar objetiva y transparentemente. Ya eso es mucho, y es lo mínimo que debemos exigirle. Les adelanto que queremos garantizar unos medios informativos públicos de calidad y plurales.

De igual forma, dotaremos tanto a la radio como a la televisión de los medios técnicos y humanos que aseguren su correcto funcionamiento.

Este Gobierno se compromete a que todos estos elementos que conforman y garantizan el carácter público, así como el potencial que significa este medio para el sector audiovisual canario, serán recogidos en el Mandato Marco para su aprobación en el Parlamento de Canarias.

Economía competitiva, sostenible y justa

Entro ya, señorías, en el segundo gran eje de nuestro modelo para Cambiar Canarias. Ése que tiene que ver con dotarnos de una economía competitiva y justa.

Para entender el modelo económico hacia el que queremos caminar, y analizando los últimos años, se demuestra nuestra debilidad en comparación con la realidad económica de otras comunidades.

Tomando como referencia el Producto Interior Bruto, el Archipiélago se sitúa en un proceso de crecimiento por debajo de la media nacional.

Del mismo modo, en estos últimos meses se ha ido produciendo una reducción del ritmo de creación de empleo en nuestro Archipiélago, pasando a ocupar posiciones inferiores a la media en el ámbito nacional cuando, hace poco más de dos años, las cifras de nuestra región lideraban los registros en el conjunto de regiones españolas.

Y esto tenía una peor consecuencia: la pérdida de calidad de vida de los habitantes de las islas.

Es la economía la que debe estar al servicio de la sociedad y no a la inversa, y el reto es mejorar nuestra baja productividad. Es decir, crear empleo de mayor calidad. Y junto a ello debemos generar cambios en nuestro modo de hacer las cosas, para modificar la actual dinámica económica.

Y por ello lo primero es introducir cambios en los aspectos básicos de nuestro modelo económico.

El primer ámbito de actuación tiene que ver con las inversiones o capitalización empresarial. Fomentar la inversión productiva de nuestras empresas es una base más sólida de progreso que despertar su interés por las inversiones especulativas.

Por eso debemos impulsar medidas que incentiven a las empresas a apostar por este tipo de inversiones.

Así, desde el Gobierno de Canarias, en colaboración con los diferentes cabildos y los agentes económicos y sociales del archipiélago, se promoverán programas de formación de empresarios y directivos orientados a concienciarles de la importancia de la reinversión en la capacidad productiva real y efectiva de la empresa.

Se deben priorizar las inversiones en infraestructuras que realmente sean estratégicas y necesarias. El objetivo básico de las infraestructuras ha de ser contribuir a la sostenibilidad del desarrollo de Canarias y la cohesión social.

Se priorizará el uso y utilización más eficiente de las infraestructuras existentes, mejorando sus condiciones técnicas, de seguridad y de capacidad, a la nueva implantación.

Una insuficiente planificación ha provocado una pobre ejecución de las mismas en estos últimos años, en los que se han recuperado recursos presupuestarios.

Del mismo modo, la posibilidad de impulsar inversiones financieramente sostenibles, aprovechando la habilitación normativa permitida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, se ha empleado de forma claramente insuficiente por falta de capacidad de planificación.

Por ello, creemos de gran relevancia impulsar las siguientes medidas:

En coordinación con los cabildos, se establecerán e impulsarán Planes Estratégicos de Infraestructuras insulares.

Se priorizarán las infraestructuras que tienen que ver con la sostenibilidad ambiental y lucha contra el cambio climático, como el fomento de energías renovables, las de depuración de aguas, el reciclaje de residuos o la movilidad sostenible, las vinculadas a la renovación de entornos turísticos y, por último, las orientadas a la creación de vivienda pública de alquiler o para rehabilitar viviendas con la intención de fomentar la eficiencia energética.

Igualmente, y teniendo en cuenta los hándicaps y limitaciones en materia de transporte que afectan a las islas no capitalinas, se impulsarán los proyectos vinculados a la movilidad de personas y mercancías entre las islas capitalinas y no capitalinas, así como la extensión e introducción de la banda ancha.

Finalmente, el nuevo Gobierno se compromete a incluir en cada ejercicio presupuestario las asignaciones para el Fondo de Desarrollo de Canarias (FDCAN) respetando los criterios de reparto territorial existente, pero fijando evaluaciones periódicas de su funcionamiento para mejorar su alcance, especialmente en las zonas más deprimidas.

En la búsqueda final de un empleo, impulsaremos un Programa Específico de formación con compromisos de contratación. A cambio de financiación por parte de las administraciones públicas, las empresas se comprometerán a insertar un porcentaje relevante de las personas que formen con este programa, de tal modo que se garantice el buen aprovechamiento de estos recursos públicos.

Aprovechando estas acciones vinculadas a las políticas activas de empleo, se propone una tercera propuesta: la introducción de cláusulas sociales de los procesos de licitación públicos realizados en las diferentes administraciones públicas canarias y, en particular, en la Comunidad Autónoma en la prestación de servicios que requieran baja cualificación y que sean muy intensivos en manos de obra como la seguridad, la limpieza o el mantenimiento de instalaciones o espacios públicos.

Junto a la educación o la formación, apostaremos claramente por la I+D+i. Canarias alcanzó su nivel máximo de inversión en I+D en el año 2006, cuando se invirtió un 0,65% del PIB regional. A partir de dicho momento, se produjo una importante moderación que ha llevado a los mínimos de estos últimos ejercicios.

Este registro posiciona a Canarias en el mismo nivel de intensidad de gasto en I+D que la existente en el año 2000.

Hay que invertir en I+D+i.

Proponemos incrementar los recursos presupuestarios destinados a través de la Agencia Canaria de Investigación.

Igualmente promoveremos la compra pública innovadora para atraer o estimular que las empresas acaben desarrollando sus actividades de I+D+i en las Islas.

Se diseñarán y se negociará con el Estado una potenciación de los incentivos fiscales a la I+D+i que tenemos en Canarias incorporados a través de nuestro REF.

Se impulsarán los parques y espacios tecnológicos existentes.

Es decir, diversificar nuestro modelo económico. Por supuesto, manteniendo, preservando y cuidando nuestros principales motores económicos tradicionales.

Turismo

El turismo se consolida en todo el mundo como una actividad con un gran potencial de crecimiento. En Canarias, el turismo es la actividad económica más importante y seguirá siendo el principal motor de la economía canaria. Por eso es fundamental orientar su desarrollo.

Desde el año 2000, el debate legislativo y social concluyó que un destino maduro como Canarias, con más de 50 años de historia y con cerca de 16 millones de turistas, debe preocuparse más por la calidad que por el crecimiento, y más por la renovación de los alojamientos y núcleos existentes que por producir masivamente nueva planta turística.

En Canarias resulta necesario ordenar y regular el sector, incluyendo la modulación del crecimiento de nuevas plazas alojativas en función de las características de cada territorio e isla. Creemos que es necesario hacer “buena regulación” por dos razones.

En primer lugar, por razones medioambientales; en segundo lugar, por razones de sostenibilidad de nuestro modelo turístico.

No podemos caer en la tentación de que la búsqueda de beneficios a corto plazo, destruya nuestro motor económico.

Elaboraremos el Informe de evaluación de la aplicación de la Ley de Renovación y Modernización Turística, con la participación de los empresarios, sindicatos y otros actores relevantes del sector.

Para impulsar un nuevo modelo turístico de mayor calidad y medioambientalmente más responsable, pondremos en marcha un Plan Integral de Renovación y Calidad Turística.

Procederemos a regular por ley la Vivienda Vacacional (VV), para que pueda ser comparable al resto de actividades turísticas alojativas y que se someta a la planificación territorial y urbanística.

Esta regulación se diseñará de tal forma que la haga compatible con el acceso a una vivienda a precios asequibles de la población residente y de los trabajadores del sector turístico, y respetando las particularidades de los diferentes territorios para que tenga en cuenta las diferencias existentes en las diferentes islas y comarcas del Archipiélago.

Impulsaremos la conectividad aérea del Archipiélago con el resto del mundo. Se debe continuar con la prospección de nuevas oportunidades de conectividad aérea de Canarias con nuevos mercados emergentes.

Negociaremos con el Estado una reducción significativa de las tasas aeroportuarias.

Promoveremos una estrategia de Promoción Inteligente, que sitúe a Canarias en el contexto internacional como un destino de referencia, optimizando los recursos públicos en este campo y coordinando la acción con las corporaciones locales y la iniciativa privada.

Impulsaremos un Plan de Formación específico e induciremos mejoras en el empleo del sector, atendiendo específicamente a la problemática de ritmos de trabajo y salud laboral de las camareras de piso nuestras queridas kellys.

Desarrollaremos instrumentos de apoyo y financiación para favorecer la adopción de medidas de ahorro y eficiencia energética y de máxima penetración de energías renovables (especialmente la fotovoltaica) en el conjunto de los establecimientos del sector.

Sector primario

Es preciso incrementar el peso del sector primario en nuestro modelo económico.

Para ello, la política agraria debe centrar sus objetivos en promover la producción agrícola local, apoyar a los sectores exportadores tradicionales de nuestra agricultura (plátano, tomates y flores) y fomentar la venta de otros productos agrícolas fuera de Canarias, como el vino, aguacates, frutas tropicales…

Esto pasa por hacer atractivo al sector, estimulando la incorporación de jóvenes al campo y facilitando el relevo generacional.

Para lograrlo propondremos el mantenimiento del presupuesto actual del Programa Comunitario de apoyo a las producciones agrarias de Canarias (POSEI) en el nuevo Marco Financiero Comunitario. Específicamente que no se aplique la reducción presupuestaria del 3,9% en el POSEI previsto en la propuesta inicial de la Comisión Europea.

Exigiremos la elaboración y aprobación de las Directrices de Ordenación General del Suelo Agrario y modernizar las explotaciones ganaderas, y exigiremos el cumplimiento de la normativa vigente sobre control fitosanitario a la importación de productos agrícolas de terceros países para evitar plagas en nuestros productos.

Defenderemos frente al Gobierno del Estado que se mantengan las actuales ayudas al transporte de tomates al Reino Unido en las negociaciones para el abandono de este país de la UE.

Crearemos un Observatorio de Precios Agrarios para una justa retribución al agricultor.

Potenciaremos, junto al sector, las producciones ‘tropicales’ de nuestra tierra -plátano, piña, mango, manga, papaya, aguacate…- con empresas especializadas en su comercialización de productos transformados o derivados de los mismos.

Nuestra agua con destino al riego agrícola debe ser bonificada como derecho por nuestra lejanía y priorizaremos, en el convenio de obras hidráulicas con el Estado, la depuración y reutilización de las aguas residuales.

Favoreceremos el pleno reconocimiento de las aportaciones de las mujeres en este sector y mejoraremos las dotaciones en las zonas rurales de acceso a banda ancha.

Gestionaremos con el Gobierno del Estado la aplicación rigurosa de la distribución de las posibilidades de pesca en apoyo de las flotas artesanales como la canaria, en nuestro caso particular en cuanto al necesario incremento de las cuotas de Atún Rojo, y fomentaremos la mejora de la competitividad del sector pesquero mediante el impulso de la Unión de Cofradías de Pescadores.

Sector industrial

La industria es un sector estratégico para Canarias, y como tal debe ser considerado. Es especialmente vulnerable a la dependencia del crudo y de las materias primas del exterior.

Para darle impulso y viabilidad económica al sector industrial en las islas es necesario acometer numerosas medidas, entre las que quiero destacar la puesta en marcha de un nuevo Plan de Acción de la Estrategia de Desarrollo Industrial de Canarias.

Consolidaremos las medidas específicas que compensan los sobrecostes estructurales que limitan el desarrollo del tejido industrial en Canarias, con especial atención a las islas no capitalinas.

En la próxima legislatura, se tendrán que notificar y aprobar las ayudas de estado que contiene el REF en el nuevo mapa de ayudas de la Unión Europea. Esto incluye el AIEM, las ayudas al transporte de mercancías, la bonificación a la producción de bienes corporales… que defenderemos desde el nuevo Gobierno.

Avanzaremos en la reducción al máximo de los procesos administrativos que afecten a la industria, especialmente los de índole territorial y medioambiental, sin menoscabo del cumplimiento de la legislación existente.

Mejoraremos el posicionamiento de los productos ‘Elaborados en Canarias’, tanto en el mercado interior como en el exterior.

Apoyaremos a nuestras empresas industriales en estrategias de búsqueda de socios estratégicos a nivel internacional.

Colaboraremos con los cabildos y las organizaciones empresariales industriales de las islas en el lanzamiento de una estrategia de promoción y de impulso de nuevas industrias.

Comercio

El comercio hay que cuidarlo: representa el 16% del PIB canario y un 20% del empleo. Este sector está constituido esencialmente por pequeñas y medianas empresas, y articulan nuestros barrios, pueblos y ciudades.

El sector ha sufrido importantes cambios en los últimos lustros, por la implantación de grandes cadenas de distribución y por la modificación en los hábitos de consumo y por tanto hay que modernizarlo. Las zonas comerciales abiertas en los cascos históricos han dado buenos resultados. Por eso, apoyaremos a los cabildos y ayuntamientos en su desarrollo.

Además, trabajaremos para facilitar el acceso al comercio electrónico en condiciones de igualdad a las que mantienen en el resto del territorio nacional.

Se potenciarán la creación de las mesas o foros de comercio local junto al sector, para consensuar horarios y días festivos de apertura, así como las delimitaciones de las posibles áreas con mayor atractivo comercial en donde se establezcan regulaciones específicas de horarios comerciales.

Tecnologías de la Información y la Comunicación

Y junto al comercio, debemos apostar por las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). Estamos lejos, región ultraperiférica, pero, sin embargo, las nuevas tecnologías de la información y comunicación permiten que territorios como Canarias no partan de una posición de desventaja respecto a otros puntos de Península.

Al abrigo de la Zona Especial Canaria se han ido constituyendo un número creciente de empresas en este sector.

Para aprovechar al máximo el potencial que ofrece esta vía, se propone que desde el Gobierno de Canarias trabajemos de forma conjunta con el Gobierno del Estado en un paquete de medidas que se pueda incorporar en la revisión del REF, que debe tener lugar en los próximos años, y que se oriente a la atracción de profesionales de altas capacidades hacia las islas.

Igualmente, se articulará y se potenciará desde la Sociedad de Promoción Exterior de Canarias (PROEXCA) los recursos necesarios para posicionar al Archipiélago como un destino adecuado para profesionales y facilitando que estos puedan instalarse y desarrollar su actividad diaria desde Canarias.

Colaboraremos de forma estrecha con los principales cabildos, en el desarrollo de un programa de preparación de espacios ideados para poder alojar a este tipo de empresas a precios especialmente competitivos.

Por otro lado, Canarias ocupa un enclave único de conexión tricontinental -Europa, África, América– de gran ventaja estratégica. La existencia, con magníficos resultados recientes, de la Zona Especial Canaria (ZEC) y también de las Zonas Francas, suponen tremendos atractivos y el camino, que acabamos de comprobar, es potenciarlas.

Como potenciar también la acción con las dos Autoridades Portuarias de Canarias para las actividades logísticas y de transporte que ya existen, y para que el sector de reparación naval, que se ha ido fraguando en los últimos años, se expanda.

Desarrollaremos medidas de coordinación entre las diferentes entidades que gestionan los instrumentos fiscales y aduaneros con autoridades portuarias y cabildos para explorar las posibilidades reales de que el resto de islas también pueda ser un enclave privilegiado para conectar los intereses europeos, africanos y americanos.

El objetivo es crear empleo, y que el empleo sea de calidad: proponemos aprovechar todas las posibilidades que ofrecen las modificaciones del REF.

Debe ser una tarea de implicación: es labor de todos los agentes afectados. Presentaremos un documento, Estrategia Canaria de Activación del Empleo, con directa participación de patronales y sindicatos. Desterremos el empleo sumergido, e impulsemos, por su indudable necesidad, los Planes de Empleo Social junto a los cabildos y ayuntamientos.

Debemos, desde las administraciones públicas, paliar las especiales dificultades de inserción laboral que sufre la juventud, las mujeres, los desempleados de larga duración, los mayores de 45 años, las personas con discapacidad.

Deben evaluarse las políticas activas de empleo para impulsar aquellas que demuestren mayor eficacia en la inserción laboral.

Impulsaremos procedimientos de perfilado estadístico en los servicios de orientación laboral del Servicio Canario de Empleo y los organismos que colaboran con el mismo, para personalizar la atención a las personas desempleadas y optimizar las políticas de atención al desempleo.

En definitiva, aportar desde el Gobierno de Canarias medidas que ayuden a la empleabilidad, será un objetivo básico de nuestra acción pública.

Una política fiscal que sea justa y suficiente

La política fiscal expresa en gran medida el modelo de sociedad que se propugna. Según el modelo que se defienda, se podrá dotar más y mejor a los servicios públicos esenciales.

Defendemos una política fiscal donde el sostenimiento de los gastos públicos se realice de acuerdo con la capacidad económica de las personas y las empresas, mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad.

Defendemos una reforma fiscal también a nivel estatal, que es la que se propone, que introduzca mayores niveles de progresividad en la imposición directa.

Ante las competencias y la urgente necesidad que tiene Canarias de un reajuste social, adoptaremos las medidas fiscales necesarias para responder a los servicios públicos y políticas sociales que estamos proponiendo.

Combatir el fraude fiscal, reforma de la fiscalidad y nuevos impuestos sociales, necesarios, serán nuestras propuestas.

La persecución del fraude fiscal

El Gobierno canario, aparte de la responsabilidad en este sentido del Ministerio de Hacienda, debe incrementar la inspección fiscal y laboral en el ámbito de sus competencias: REF, tributos propios y fraude laboral.

Cuando mejor gestiona la administración, mayor cumplimiento de los contribuyentes. Cuando hay fraude, pagamos todos. Mejoremos los recursos técnicos y humanos de la Agencia Tributaria Canaria (ATC) e impulsemos el uso de las nuevas tecnologías y el Big Data como herramientas para reducir la evasión fiscal.

Propuestas para incrementar los ingresos a partir de los impuestos propios

Del mismo modo, el mantenimiento de los servicios básicos, el Estado del Bienestar, se consolida cuando existen ingresos suficientes para no ponerlo en riesgo. Cuando se pone en riesgo, cuando se retiran los ingresos hacia lo público, el resultado siempre es el mismo: desigualdad en el acceso a la educación o sanidad públicas, desvalorización de las pensiones, empobrecimiento, aumento de las privatizaciones, beneficios para las clases altas.

Es decir, quien más tiene, más paga, para que más reciba quien más lo necesite. En la pasada legislatura se han aprobado numerosas rebajas fiscales que ha supuesto una reducción de ingresos por encima de los 300 millones de euros.

Aunque algunas deducciones fiscales o reducción de tipos impositivos las compartimos, otras nos han parecido desacertadas. Proponemos replantear estas rebajas fiscales guiados por dos principios. Por un lado, que en ningún caso perjudiquen a las rentas bajas y a los contribuyentes con menos capacidad de gasto. Y por otro lado, que se logre la recaudación necesaria para abordar las principales propuestas de nuestro programa de Gobierno.

Implantación de tributos medioambientales

Introducir tributos de protección del medio ambiente será tarea también de la próxima legislatura.

La creación de impuestos ambientales estará vinculada a la puesta en marcha de un Plan Integral de Lucha contra el Cambio Climático, que incluya objetivos como la transición energética hacia fuentes de energías renovables, la movilidad sostenible, el reciclaje y tratamiento de los residuos, la depuración o la reutilización de las aguas, por ejemplo.

En particular, se estudiará y analizará, junto al sector, la posible implantación de un impuesto o ingreso sobre las estancias turísticas en Canarias.

Se configuraría como un ingreso propio de la Comunidad Canaria cuya recaudación se afectaría de forma finalista al fomento de la renovación de las infraestructuras turísticas públicas; a la mejora en las condiciones laborales de las mujeres y hombres que trabajan en el sector; al impulso de un turismo sostenible; a la preservación de los espacios y recursos naturales; y a la recuperación del patrimonio histórico y mantenimiento del paisaje agrario, que son parte de nuestro atractivo turístico.

Su distribución se haría de manera reglamentada, haciendo partícipes a todos los agentes, con el fin de obtener el que los ingresos turísticos culminen en un nuevo reequilibrio social más justo.

Por supuesto nuestra propuesta sobre la fiscalidad debe ir unida a la adecuada financiación autonómica que Canarias precisa del gobierno del Estado, atendiendo a nuestras justas demandas históricas, a nuestro hecho singular, a nuestro fuero, a nuestras necesidades.

Responder a las demandas urgentes de nuestra sociedad canaria es nuestro compromiso, como tomar las medidas y las exigencias precisas para ello.

Lucha contra el Cambio Climático y Ordenación del Territorio

Entre esas exigencias, y también es urgente, la lucha contra el cambio climático, la sostenibilidad, la transición ecológica, el futuro: es el tercero de los ejes de nuestra acción de gobierno.

Todos los expertos coinciden en que lo que hagamos, a nivel global, en los próximos diez años, va a marcar el futuro de la tierra y de su vida. Depende de nosotros.

Debemos posicionarnos, de forma clara y sin duda alguna, al lado del optimismo. Quiero que cuando las generaciones del futuro miren hacia esta época se sientan orgullosas de haber tenido un Gobierno de Canarias que respondió al reto global que afrontamos.

La lucha contra el cambio climático es un reto mundial, que solamente podemos vencer desde acciones locales, donde estemos implicados todos y cada uno de los estamentos de la sociedad, con su gobierno y su presidente a la cabeza, y seguido de todas las administraciones, empresas, instituciones, colectivos, y terminando en cada uno de nosotros y nosotras en nuestros hogares.

Como señalan las Naciones Unidas, “… quizás seamos la última generación que todavía tenga posibilidades de salvar el planeta”.

Se trata de un compromiso intergeneracional, ya que lo que hagamos, serán las próximas generaciones, muchas de ellas aún por nacer, quienes perciban sus efectos. Por lo tanto se trata del mayor acto de generosidad y responsabilidad que un gobernante puede tener, y no es otro que pensar en el futuro con mayúsculas, más allá de réditos electorales medibles a cuatro años vista. Se trata de la verdadera acción política que debe inspirar a cualquier responsable público.

Tenemos que reconciliarnos con nuestra naturaleza, con nuestros hábitats naturales. Se trata de volver a recuperar nuestra armonía con un planeta del que nunca nos teníamos que haber desentendido, y es que, señorías, desde el año 1971 hemos consumido recursos por encima de nuestras capacidades, hasta llegar a un déficit de recursos naturales equivalentes a 12 veces el planeta en términos globales, o lo que es lo mismo, le hemos robado a las próximas generaciones 12 planetas tierra, algo, que coincidirán conmigo, no es nada sostenible.

¿Pero, qué podemos hacer desde Canarias? se estarán preguntando, y la respuesta es: “Mucho”.

Canarias siempre ha jugado un papel relevante de interconexión entre continentes. Convirtámonos en ese punto de referencia, convirtámonos en ese territorio que demuestre que se pueden hacer las cosas de otra forma.

En la sociedad de la información y de las redes, cada vez es mayor la preocupación existente por la crisis climática.

Cada vez son más las personas que buscan motivos de esperanza que les lleve a pensar que vamos a ganar esta batalla, y yo quiero que mi Gobierno colabore en dar esos motivos de esperanza.

Canarias no es ajena a los efectos del cambio climático. Tenemos la suerte de tener un régimen de vientos alisios y unas corrientes de agua fría que evitan que tengamos las mismas condiciones climáticas que el vecino Sáhara.

Pero señorías, existen evidencias científicas que señalan que los vientos alisios están sufriendo un desplazamiento, y que el deshielo de la Antártida está afectando nuestras aguas produciendo un sobrecalentamiento de las mismas.

Episodios cada vez más recurrentes como olas de calor que se han multiplicado por cuatro desde comienzo de la década de los 90, o restos de colas de tormentas tropicales que cada vez se acercan más a nuestras islas, o la disminución de la lluvia horizontal en nuestros montes, no son más que la manifestación directa de este fenómeno.

En 30 años la temperatura media en Canarias ha subido 1ºC, el nivel de mar sube una media de 4,15 mm por año y su temperatura se incrementa una media de 1ºC cada diez años.

Nuestro característico mar de nubes cada vez alcanza mayores cotas, lo que supone un desplazamiento en altura de la vegetación que está poniendo en peligro aquella cuyos hábitats naturales son las cumbres de las islas. Por ejemplo, la reducción de tajinastes o retamales en el Teide es realmente preocupante.

Señorías, nuestra biodiversidad, es decir, el conjunto de paisajes, especies y ecosistemas, es de los más ricos del planeta. Albergamos más de las mitad de las especies endémicas de España que se están viendo amenazadas por la penetración de especies tropicales, la aparición de nuevas enfermedades o la mayor frecuencia de incendios forestales fuera de las temporadas de verano, que están provocando una disminución preocupante de nuestras propias especies.

En nuestras islas se han datado en los últimos años más de 30 nuevas especies de aves tropicales que están provocando un desplazamiento de nuestras aves nativas.

Al final, se trata de una combinación de factores que pueden alterar de forma importante nuestra imagen, y que podría tener consecuencias directas sobre el turismo al perder los atractivos que invitan a millones de personas a visitarnos cada año, con los efectos que ello podría tener sobre nuestra economía.

Señorías, la situación es preocupante y realmente grave.

Por lo tanto no hay excusa, tenemos que pasar de considerar la lucha contra el cambio climático como una opción, a darle el rango de obligación, con un conjunto de medidas transversales que prácticamente tendrán incidencias sobre todas las áreas de gobierno.

Señorías, paso a relatarles algunos de mis compromisos más importantes, que demostrarán nuestra implicación y convencimiento personal de los partidos que conformamos este pacto en dicha lucha.

Me comprometo a que aprobemos lo antes posible una Ley de Cambio Climático Canaria, al igual que ya tienen otras comunidades del estado.

Dicha Ley permitirá entre otras cosas:

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de forma drástica, un 40% de aquí al 2030.

Permitir la penetración de energías renovables hasta alcanzar una tasa de cobertura del 100% en el 2040, ayudando a las familias más vulnerables para que puedan adaptar sus instalaciones actuales por otras sustentadas en energías renovables.

Desarrollar planes de educación climática y ambiental a implementar de forma obligatoria en los diferentes niveles educativos.

Fomentar planes de investigación, desarrollo e innovación vinculados al cambio climático.

Aprobaremos la declaración de la emergencia y especial urgencia climática que permitan acelerar la toma de acuerdos, y el desarrollo de iniciativas que son de especial necesidad como la ley anteriormente mencionada.

Aprobaremos la Agenda Canaria para la implantación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, tomando como base la estrategia desarrollada en la pasada legislatura por la mesa del parlamento. Una agenda que implicará a todas y cada una de las administraciones locales, sean cabildos o ayuntamientos.

Desarrollaremos un Plan Regional de Biodiversidad que permita, de forma real, tanto luchar contra especies invasoras, como proteger las propias, para por ejemplo, evitar tener que ser protagonistas en medios de comunicación internacionales, porque en nuestros mares mueren de forma continuada cetáceos consecuencia de una actividad indiscriminada.

Modificaremos el actual Plan Regional de Residuos actualmente en fase de aprobación, y lo convertiremos en un Plan Canario de Economía Circular, que se alinee de forma directa con la estrategia europea de economía circular aprobada por la Unión Europea en el año 2015.

Señorías, desde aquí digo alto y claro, que Canarias no apuesta por la incineración de residuos en ninguna isla en los próximos cuatro años. Pero también quiero decir con la misma claridad, que es la última oportunidad que tenemos para implementar un modelo de gestión de residuos mucho más sostenible, que no solo minimice su generación, sino que sobre todo busque canales para mejorar las tasas de recuperación y reutilización.

Estas medidas, junto con otras como la creación de planes de custodia del territorio, o de corredores ecológicos, o de ecoejes regionales, estoy convencido que nos colocarán a la vanguardia nacional y europea en lo que a adaptación y lucha contra el cambio climático se refiere.

En los próximos cuatro años, no descansaremos hasta lograr la verdadera transición ecológica que Canarias necesita.

Señorías, dejemos de ver las políticas ambientales como una opción, y tengamos claro, tengamos el coraje necesario y el valor suficiente para transformarlas en una obligación, no solo moral, sino sobre todo legal.

Seamos mucho más exigentes con nosotros mismos de lo que lo hemos sido en las últimas décadas.

Como dije al principio, las próximas generaciones, aquellas que incluso aún no han nacido, nos están mirando desde el futuro y tenemos que estar a la altura, y me comprometo, porque es imprescindible, que este gobierno lo esté.

En esta misma línea, también prestaremos especial atención a la ordenación de un territorio escaso como el de nuestras islas, que es fundamental para un desarrollo sostenible. Planteamos consensuar un Pacto por el Territorio y, en ese contexto, revisaremos la Ley del Suelo.

Autogobierno, relaciones Canarias Estado y UE

Como imprescindible, señorías, es que este proyecto político para Canarias, tenga la firme voluntad de exprimir hasta la última gota de sus competencias el marco del nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias, lo que nos permitirá fortalecer nuestro autogobierno y estableceremos una interlocución fluida pero firme, en la defensa de la ciudadanía canaria, con el Estado y la Unión Europea.

En este contexto, es necesario vertebrar y cohesionar Canarias de forma adecuada con el resto de instituciones de la Comunidad Autónoma y por ello estableceremos un diálogo y coordinación constante con los cabildos y ayuntamientos. Destacando nuestro compromiso por convocar regularmente la Conferencia de Presidentes de los Cabildos para debatir y consensuar las políticas e instrumentos regionales.

Del mismo modo, tendrá un papel fundamental nuestras relaciones con el Gobierno de España, conformando el cuarto eje dentro de nuestro programa.

Señorías, lo primero que me gustaría que quedara claro es que el principio de solidaridad territorial es bidireccional; es decir, obliga a dos: no funciona sólo en un sentido.

Canarias tiene que dar lo mejor de sí misma, si quiere poder dar solidez a sus argumentos en sus relaciones con el Estado.

El 6 de febrero de 2007, en el Congreso de los Diputados, un parlamentario canario decía: El Estatuto es solo un instrumento, pero no es un bien en sí mismo ni puede sustituir la acción de un buen Gobierno, (…) Reclamamos más competencias para que el Gobierno de la Comunidad responda de ellas. Se trata de responder de lo que se gestiona y no de pedir más como respuesta a la no gestión.

Ese diputado, señorías, era el compañero Juan Carlos Alemán. Hoy, doce años después, no podemos dudar que esas palabras cobren absoluta vigencia: “.. no se trata de pedir más como respuesta a la no gestión...

Nuestra obligación, la obligación del Gobierno de Canarias, es gestionar los recursos que nos vienen de fuera, que no son dádivas sino derechos, y hacerlo de la manera más eficiente. Nuestra obligación es también, además de exigir a otros, dar la cara y responder de nuestro trabajo.

Ya les adelanto que si consigo el respaldo de este Parlamento, este gobierno no va a contribuir a una dinámica de enfrentamientos porque sí con el Gobierno de España.

Creemos firmemente en que la constancia y la firmeza no pueden, ni deben, dinamitar las cauces para un diálogo como la mejor vía para solucionar los problemas reales de los canarios y canarias.

Y por encima de ese interés general, el de nuestra ciudadanía, no hay cabida para ningún interés partidista.

Canarias se juega mucho los próximos cuatro años: no sabemos cómo va a acabar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit; no sabemos cómo va a afectar a nuestro sector turístico y a nuestro sector primario; o si vamos a contar con el apoyo precisamente de la Unión Europea en ese tránsito.

De forma paralela a este contexto hay que aprobar el nuevo Marco Financiero de la Unión Europea.

Si hay Brexit habrá caída de ingresos, y si ese escenario se da, nuestro nivel de participación en los Fondos Estructurales y los Fondos de Cohesión se van a ver seriamente amenazados, así como el mantenimiento del POSEI dentro de la futura Política Agraria Comunitaria, o la autorización de las ayudas de Estado que contiene el REF.

Señorías, para estas dos cuestiones de Estado para Canarias, el interlocutor válido y el que va a consolidar nuestras expectativas es el Gobierno de España, sea del color político que sea.

Canarias tendrá que hacer valer sus argumentos en los nuevos escenarios que se avecinan y en los que están implicadas el resto de Comunidades Autónomas, que también plantearán sus propias exigencias.

Me refiero a la actualización del sistema de financiación o la posible flexibilización de los criterios para aplicar el superávit a las comunidades autónomas cumplidoras.

No puedo dejar de referirme al cumplimiento del REF y del nuevo Estatuto en los próximos presupuestos generales del Estado.

Porque cada Ley de Presupuestos es una oportunidad para hacer valer nuestros derechos. Hablamos de una adecuada financiación de las ayudas al transporte de mercancías y pasajeros, de la subvención al agua de riego agrícola, los recursos del plan de empleo de Canarias, la lucha contra la pobreza, las infraestructuras turísticas, y otros.

Defenderemos, en la reforma del sistema de financiación autonómica de las Comunidades Autónomas de régimen común, que no compute como capacidad fiscal los recursos del REF, tal y como establece el artículo 166.3 del nuevo Estatuto de Autonomía.

Canarias deberá recibir la financiación media de las CCAA para garantizar el acceso de los canarios a los servicios públicos esenciales en condiciones de igualdad.

Las inversiones estatales en Canarias (capítulos VI y VII) en los Presupuestos Generales del Estado se deberán situar en la media de inversión regionalizada.

Negociaremos, porque ese es el camino, negociar, la autorización del uso del superávit por parte de la comunidades cumplidoras, como Canarias, para ampliar los gastos financieramente sostenibles especialmente en los servicios públicos, al igual que negociaremos –repito, ese es el camino- que a Canarias vengan todos los fondos que nos corresponden del Convenio de Carreteras Canarias – Estado.

En lo que corresponde a Canarias, tengan la absoluta tranquilidad esta Cámara, y todos los canarios, que en su defensa tendrá un Gobierno autónomo firme y exigente; leal, pero reivindicativo.

Canarias ha logrado el reconocimiento de su especificidad como Región Ultraperiférica (RUP) en el artículo 349 del Tratado de Funcionamiento de la UE. La tarea más importante en este aspecto es velar para que en todas las normas que adopte la Comisión Europea y en las Directivas que se aprueben se respete esta singularidad y se modulen las políticas comunes adaptando su aplicación a la realidad de las RUP.

En esta Décima Legislatura se deben defender los siguientes objetivos:

– Que en el nuevo Marco Financiero Comunitario Canarias no vea reducido de forma significativa el importe de los Fondos Estructurales y de Cohesión que recibe actualmente.

– Consolidar las medidas específicas que compensan los sobrecostes estructurales que limitan el desarrollo de la actividad económica en Canarias, con especial atención a las islas no capitalinas, que recoge nuestro REF.

– Y como ya se ha dicho, defensa de Canarias frente a consecuencias de la salida del Reino Unido de la UE.

Buen gobierno, lucha contra la corrupción y calidad democrática

Señorías, no podemos hablar de una Canarias nueva sin hacer referencia a conceptos como el buen gobierno, la lucha contra la corrupción o la calidad democrática: es este el último Eje del gobierno que como Presidente propongo para Canarias.

Las políticas gubernamentales deben partir de la ciudadanía como eje de la decisión pública. Por ello, es necesario recuperar su confianza, profundizando en la regulación de los principios, valores y reglas de actuación de los servicios públicos, así como en la transparencia y evaluación como medios eficaces en la lucha contra la corrupción.

Con la finalidad de garantizar una gestión eficiente, íntegra y transparente, hay que incorporar al ordenamiento autonómico los principios, valores y reglas de actuación que deben servir de guía para las decisiones y conducta de los miembros del Gobierno de Canarias y altos cargos de la administración pública.

El ejercicio digno de la política, entendido como servicio al interés general, exige personas que atesoren los valores fundamentales de la vida democrática, y entre ellos podemos destacar la honradez, la equidad, la tolerancia, el espíritu de diálogo y el fomento de la participación ciudadana. Su realización es un compromiso de las formaciones políticas que hemos firmado el Pacto de Progreso.

Por ello, aprobaremos la normas de buen gobierno, que comprendan tanto el estatuto de los miembros del Gobierno y altos cargos, donde se recojan los requisitos de acceso a los cargos de responsabilidad, los deberes, obligaciones e incompatibilidades que les incumben, como las normas, principios, valores y reglas de actuación que deben seguir en el ejercicio de las responsabilidades que desempeñan.

Por otro lado, avanzaremos en la calidad democrática de Canarias aplicando y desarrollando las leyes de memoria histórica y de menores robados. Dotaremos de las correspondientes fichas financieras a estas leyes, realizando las consignaciones presupuestarias necesarias relacionadas con la realización de exhumaciones, asegurando una actuación coordinada con los ayuntamientos y las asociaciones en las actividades de exhumación e identificación y manteniendo actualizado el mapa de fosas en nuestras islas.

Asimismo, realizaremos actuaciones específicas orientadas a la divulgación del conocimiento de la realidad en Canarias de la memoria histórica y de la práctica del robo de menores.

Revisaremos los currículos educativos de conformidad con la legislación estatal en materia de educación, con el fin de que éstos garanticen el acceso efectivo del alumnado a una información veraz y actualizada, basada en las prácticas científicas propias de la disciplina histórica, sobre los acontecimientos del pasado, fomentando la utilización de métodos no violentos para la resolución de conflictos, y promocionando modelos de convivencia basados en el respeto, el pluralismo político, la defensa de los derechos humanos, la igualdad y la cultura de paz.

Asimismo, incluiremos contenidos en la formación del profesorado de los centros sostenidos con fondos públicos, así como de los empleados públicos en otras áreas de la administración cuya labor pueda afectar al desarrollo de las políticas públicas de memoria histórica bajo los principios de verdad, reparación y justicia como mejor garantía de no repetición y garantizaremos que en todos los centros educativos de la Comunidad Autónoma de Canarias no se elaboren, difundan y utilicen materiales didácticos irrespetuosos o que justifiquen, banalicen, nieguen o ignoren el sufrimiento padecido por las víctimas.

Gobierno Abierto: transparencia, participación y colaboración ciudadana

Señorías, debemos avanzar hacia un Gobierno Abierto, mejorando en transparencia, participación y colaboración ciudadana.

Respecto a la transparencia en la gestión pública, trabajaremos en mejorar la aplicación de la Ley Canaria de Transparencia, valorando, si procediese, una modificación de la misma que permita impulsar los mecanismos de la administración autonómica que faciliten el acceso a la información de la ciudadanía, tanto a través de la transparencia activa como de la pasiva.

En materia de participación, revisaremos la Ley Canaria de Fomento a la Participación Ciudadana, para fomentar mucho más los cauces para que la ciudadanía pueda expresarse.

Junto a ello y ya en el ámbito de la Administración Pública, resulta imprescindible continuar con su transformación, para lo que es fundamental para la ciudadanía la clarificación de la normativa y la simplificación de los trámites con la Administración.

Para ello, revisaremos y actualizaremos constantemente el Catálogo de procedimientos administrativos y trabajaremos para reducir los tiempos medios de tramitación.

Además, seguiremos incrementando las Actuaciones de Respuesta Inmediata a través de cualquiera de los canales accesibles a la ciudadanía. Como norma general, promoveremos la eliminación de las duplicidades administrativas y las cargas burocráticas.

Impulsaremos con decisión la modernización y transformación digital de la administración pública de Canarias, promoviendo un modelo de administración más eficaz, eficiente y cercana, con la que la ciudadanía, autónomos y empresas puedan relacionarse con comodidad, sencillez y seguridad jurídica, tanto presencial como telemáticamente.

Para lograr el objetivo anterior, es necesario contar con una adecuada organización administrativa, gestionar de forma óptima los medios personales y materiales y utilizar todas las posibilidades que aportan las nuevas tecnologías.

En este sentido, seguirán siendo objetivos prioritarios alcanzar la tramitación electrónica íntegra de todos los procedimientos administrativos y la evaluación de las políticas públicas.

Para ello, para la consecución de una administración canaria más eficaz, cercana y accesible, resulta imprescindible continuar avanzando en el desarrollo y la implantación de la administración electrónica.

Finalmente, para lograr una administración más eficiente y eficaz, es necesario gestionar adecuadamente los recursos humanos, y para ello hay que regular el sistema de empleo público. Por ello, elaboraremos una nueva Ley que regule el régimen jurídico del personal al servicio de la Administración autonómica.

A su vez, en esta X Legislatura, debemos impulsar los procesos de estabilización y consolidación del personal que tiene vínculo temporal, en los términos previstos en las normativa básica estatal, y buscando el máximo consenso con las organizaciones sindicales más representativas de la administración de nuestra Comunidad. Igualmente, avanzaremos en los procesos de funcionarización.

Y voy concluyendo, Señorías. Mejorar la realidad es una tarea que requiere el concurso, implicación y colaboración de todos, sin excepción. Sin duda, de todos y cada uno de los grupos parlamentarios y partidos que se sientan en esta Cámara.

Sin embargo, no somos suficientes. Fundamentales sí, pero no suficientes. Hace falta que también los agentes económicos y sociales, los colectivos, las asociaciones y otras entidades participen y hagan suyas las tareas que tenemos encomendadas. Desde aquí les invito a que aporten, propongan, discrepen, cuando lo consideren necesario.

Animo a las universidades, a los medios de comunicación, a las confederaciones empresariales y a los sindicatos, a todos, sin excepción, a que se sientan partícipes de los objetivos y tareas de su Gobierno, del Gobierno de Canarias, del Gobierno de todas y de todos.

Soy consciente del momento histórico que vivimos. Tras 26 años, será la primera vez, si consigo el apoyo de esta Cámara, que presida el Gobierno de Canarias un representante de una fuerza política distinta a la que lo ha ostentado durante casi tres décadas.

Creo saber lo que supone, como sé también que la condición humana, por natural reacción defensiva, se alerta ante cualquier cambio.

Asumo la responsabilidad. Y la asumo sabiendo que la comparto, y es un hecho numéricamente objetivo, con la mayoría: la mayoría de mujeres y hombres de Canarias. Ellas y ellos, precursores del cambio, serán mi fuerza; serán nuestra fuerza.

El cambio –dijo un socialdemócrata como Barack Obama- no va a llegar si esperamos a alguien más, o esperamos otro momento. Nosotros somos a quien estamos esperando. Nosotros somos el cambio que queremos”.

Permítanme también que tenga un recuerdo especial para quienes, representando a mi partido de siempre, con el que he nacido y con el que moriré, el Partido Socialista de Canarias-PSOE, intentaron, sin lograrla, ostentar la Presidencia.

Mis palabras para Augusto Brito, José Miguel Pérez, Juan Fernando López Aguilar, Patricia Hernández y Juan Carlos Alemán. Algunos, como Juan Fernando, ganando claramente las elecciones, en votos y en diputados, pero conformándose otras mayorías, sí, parlamentariamente legítimas.

Defenderé lo que ellos hubiesen querido: una Canarias social, por socialista; una Canarias de derechos, una Canarias igualitaria, una Canarias de oportunidades, una Canarias única. A ellos honro en el día de hoy, y con el permiso de todos, especialmente a Juan Carlos Alemán. A nuestro siempre Secretario General.

Qué buen pan de millo se hace en tu pueblo”, me solía decir el compañero Juan Carlos. Y así era, y muchas veces lo comió en imprescindibles reuniones; las hubo, a escondidas, en el Bar Sociedad, el bar socialista de mi pueblo, en los años de la oscura clandestinidad.

Juan Carlos tenía una visión amplia del mundo, al que se enfrentaba con socarronería y fino humor. No le temblaba el pulso; pero sobre todo no le temblaba el pulso cuando estrechaba tu mano en los momentos en que necesitabas de su apoyo y ánimo. Respetaba mucho a todos y siempre tendió puentes, independientemente del partido al que se perteneciera.

Una de sus mejores herencias, que procuro emular, es que dejó amigos en distintas opciones políticas.

También por eso mi reconocimiento a quienes han presidido el gobierno de nuestra tierra. Nunca lo tuvieron fácil y sin duda intentaron hacerlo de la mejor manera posible.

Fernando Fernández, Manuel Hermoso, Lorenzo Olarte, Román Rodríguez, Adán Martín, Paulino Rivero o el actual presidente en funciones, Fernando Clavijo, han entregado su legado. Su gestión como presidentes ya lo juzga la historia.

Y por eso, por historia, mi reconocimiento a Jerónimo Saavedra, el único presidente de Canarias socialista hasta esta investidura.

Siempre seré, hasta el último de mis días, un ávido aprendiz. Pediré consejo a Jerónimo, y si no lo comparto, comprensión. Sé que obtendré ambas cosas.

Curiosamente el único representante socialista que ha sido presidente de Canarias lo fue, en el año 83, con el apoyo de otras tres fuerzas políticas, aparte de la suya. Se repite la historia, pues hoy son otras tres fuerzas políticas. Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias y la Agrupación Socialista Gomera, las que han adelantado su apoyo a esta investidura.

Quiero agradecer ese apoyo a las tres organizaciones, y a sus líderes, a Román Rodríguez, Noemí Santana y Casimiro Curbelo. Compartiremos una ardua tarea en los próximos años, y sé que cuento con el absoluto respaldo para mejorar la vida de los canarios.

Tiendo la mano al resto de formaciones políticas presentes en el Parlamento. A Ciudadanos, al Partido Popular y a Coalición Canaria.

Me esforzaré en la búsqueda de los consensos; hasta el agotamiento si se pone en juego el bienestar de las personas a las que representamos si se exige el acuerdo entre nuestras organizaciones. Nuestras ideológicas diferencias no pueden convertirse en freno ante los retos compartidos.

Canarias crecerá aún mas, y en positivo si sabemos construirla, con lo mejor de cada uno, entre todos.

Abramos un tiempo en el que todos escuchen y sean escuchados. Abramos un tiempo político que haga suyo lo mejor de lo anterior, pero un tiempo que deje atrás los errores que han podido generar frustración, desesperanza o hastío.

Creamos en la política. Hagamos que el cansancio dé paso a la ilusión, hagamos que el descrédito abra paso a la confianza.

Reitero mi reconocimiento a gobiernos precedentes. Es de justicia poner en valor los logros acumulados desde que nuestra Autonomía echó a andar. Con aciertos y errores, entre todos hemos llegado hasta aquí.

Reitero que tiendo la mano y animo a sus señorías a que nos sumemos al espacio de diálogo que debemos abrir.

Vemos las cosas de distinta manera y pensamos diferente, pero nos une Canarias, proyecto que compartimos y defendemos.

Una Comunidad viva en la que todos tienen mucho por decir.

Y termino.

Animo a los jóvenes a que se ilusionen con la idea de protagonizar la Canarias moderna, diversa, verde como nuestros montes, o azul como nuestro mar. Una Canarias de ocho islas tolerante, abierta, permeable a lo mucho que nos queda por aprender.

Invito a las mujeres y hombres de nuestra tierra a compartirlo. Mujeres y hombres que esperan mucho de nosotros.

Familias que merecen nuestro esfuerzo. Mujeres y hombres que necesitan que sus prioridades sean las nuestras.

Trabajemos por una Canarias necesaria.

Hagámoslo posible.

Muchas gracias.

Comentarios

comentarios