En Marcha: «El alcalde Isaí Blanco levanta hasta 25 reparos del interventor»

742

Se trata más de 600 facturas de diversa índole a las que el interventor municipal ha puesto objeciones. 

 El alcalde incumple su obligación de dar cuenta al pleno de las notas de reparo del interventor municipal.

 El gobierno de La Oliva levanta cada reparo sistemáticamente a través de decretos del alcalde.

Si hace unas semanas En Marcha denunciaba la situación de déficit económico a la que ha llevado el equipo de Isaí Blanco al Ayuntamiento de La Oliva, ahora denuncian que en lo que va de año 2019 el interventor municipal ha puesto hasta 25 reparos al pago de 652 facturas, según ha podido constatar la formación política a través de la consulta al libro de decretos hasta el mes de julio, por lo que no se descarta el número de reparos haya crecido.

El interventor municipal habría presentado reparo al pago de facturas por importe total de 1.353.591,28€. Los reparos puestos por el interventor son a facturas de suministros (agua, luz o telefonía) y de varios servicios como limpieza de colegios o teleasistencia, suministro de material de construcción, fiestas, honorarios de abogados, pólizas de seguro, inspecciones técnicas de vehículos municipales o suministro de combustible, entre otras.

Los reparos se han formulado por el interventor por carecer de contrato o por no haberse seguido el procedimiento correspondiente de autorización y disposición del gasto, aunque En Marcha desconoce los detalles exactos que fundamentan cada reparo porque el alcalde ha incumplido la obligación legal de elevar al pleno municipal cada nota de reparo que ponga el interventor.

En este sentido, se está incumpliendo lo dispuesto en la Ley de Haciendas Locales, que establece que «el órgano interventor elevará informe al pleno de todas las resoluciones adoptadas por el presidente de la Entidad Local contrarias a los reparos efectuados, así como un resumen de las principales anomalías detectadas en materia de ingresos. Dicho informe atenderá únicamente a aspectos y cometidos propios del ejercicio de la función fiscalizadora, sin incluir cuestiones de oportunidad o conveniencia de las actuaciones que fiscalice. Lo contenido en este apartado constituirá un punto independiente en el orden del día de la correspondiente sesión plenaria.»

“En tanto que el alcalde es el responsable de la convocatoria de los plenos y la inclusión de asuntos en el orden del día, se está olvidando de incluir un punto especifico relativo a los reparos que le formula el interventor”, apunta el portavoz de En Marcha, Pedro Amador.

En Marcha ya ha solicitado al alcalde, copia de los informes de reparo que ha planteado el interventor municipal en lo que llevamos de año 2019.

Desde el principal partido de la oposición se conoce la situación de escasez de recursos humanos del Ayuntamiento y “somos conscientes de que gracias a los trabajadores salen adelante los asuntos del Ayuntamiento, pero creemos que el gobierno está para gobernar y marcar una hoja de ruta con planificación, y no lo está haciendo, porque en vez de elaborar una RPT y una oferta de empleo público que permita mejorar las condiciones de los trabajadores actuales y dar entrada a nuevos funcionarios, se están dedicando a gastar sin tino sobrecargando a los trabajadores”, en este sentido se recuerda que “otros Ayuntamientos, incluso con menos recursos que La Oliva, han buscado fórmulas para mejorar la gestión económica y cumplir con la ley de contratos”.

“Recientemente hemos visto en la prensa como el ex presidente del Gobierno de Canarias Fernando Clavijo (Coalición Canaria) está siendo investigado por la justicia por la practica continua de levantamiento de reparos del interventor en la época en la que fue alcalde del Ayuntamiento de La Laguna”, apunta Pedro Amador, quien subraya que “este parece ser el modus operandi de Coalición Canaria: gastar por encima de lo permitido -como han hecho en el Gobierno de Canarias y también en La Oliva- y pagar facturas a golpe de levantamiento de reparos de interventor”.

Los reparos surgen cuando la Intervención, al realizar la fiscalización de los actos administrativos de contenido económico, se manifiesta con el contenido de los actos examinados o con el procedimiento seguido para su adopción. Entonces, el órgano de control interno debe formular sus reparos por escrito e indicar los preceptos legales en los que sustente su criterio.

La formulación de un reparo suspende la tramitación del expediente hasta que sea solventado, bien por la subsanación de las deficiencias observadas o bien, en el caso de no aceptación del reparo, por la resolución del procedimiento de discrepancia, en este caso el decreto de levantamiento de reparo formulado por el alcalde.

Los reparos se formulan cuando se base en la insuficiencia de crédito o el propuesto no se considere adecuado, cuando el gasto se proponga a un órgano que carezca de competencia para su aprobación, cuando se aprecien graves irregularidades en la documentación justificativa del reconocimiento de la obligación o no se acredite suficientemente el derecho de su perceptor, cuando el reparo derive de comprobaciones materiales de obras, suministros, adquisiciones y servicios o cuando se hayan omitido requisitos o trámites que pudieran dar lugar a la nulidad del acto, o cuando la continuación de la gestión administrativa pudiera causar quebrantos económicos.

Para En Marcha estamos ante hechos graves que denotan una muy mala gestión de los recursos públicos. “En otros ayuntamientos los alcaldes temen los reparos de los interventores. En La Oliva, Isaí Blanco los levanta con una naturalidad supina”.

Contratos menores

 Desde En Marcha también se ha solicitado al Ayuntamiento de La Oliva información sobre los contratos menores suscritos que varias empresas ya que “sospechamos que también se está incumpliendo la ley de contratos del sector público, los reparos del interventor son otra prueba más”.

Los reparos puestos por el interventor municipal no son nuevos, ya que en el informe sobre los presupuestos de 2018, debatidos en diciembre de 2017, ya advirtió la necesidad de sacar a licitación los suministros tan básicos como el agua, la luz o la telefonía, entre otros suministros y servicios.

Desde En Marcha proponen al gobierno municipal que acudan a formulas como la contratación centralizada a través de la compra de suministros y servicios que se ofrecen en la central de compras del Estado, como ya se hiciera en la época en la que Pedro Amador fue alcalde. “Además existen otras fórmulas que pueden contribuir a agilizar la contratación, como la confección de pliegos administrativos tipo, los procedimientos abreviados simplificados o la contratación externa de consultoría en materia de contratación”.

Comentarios

comentarios