¿Es el fin de discotecas y bares nocturnos en Fuerteventura?

0
5692

Un amplio grupo de empresarios del sector de ocio nocturno de las Islas Canarias
se han mostrado “totalmente sorprendidos y contrariados con el Gobierno de
Canarias” después de que el Gobierno de España “corrigiera el error de querer
dejar al ocio nocturno fuera de la apertura en la Fase 3”, según afirman en este
comunicado. Los firmantes añaden que no entienden “como siendo una de las
comunidades que menos ha sufrido el coronavirus en España, se bloquee desde el
Gobierno de Canarias la apertura del este sector”.

No ha sido el caso de los propietarios de bares noctunos en Puerto del Rosario, un sector que reúne un centenar de locales y que se está preguntando si estamos preparados para la ‘nueva normalidad’. El propietario de ‘La Farándula’, Jose Antonio Pevida, traslada la incertidumbre a la que se enfrenta el sector, «nadie se da cuenta de los gastos a los que se enfrentan los bares nocturnos, la gente piensa que solo es beber copas y pasarlo bien, hay que torear con vecinos, autores, vecinos y licencias, además del coste de personal que es mucho más costoso que en cualquier cafetería o bar».

 

Por contra, los empresarios del sector de las islas capitalinas han mostrado su malestar dado que al mantener cerrados los locales que se dedican a este sector, están apostando por el botellón en playas y parques como ya se ha podido ver en algunos medios de comunicación y a fiestas privadas en villas y casas. Todos estos eventos que
podemos ver también en las redes sociales se hacen sin la participación de
empresas privadas que velen por el cumplimiento de las normas de higiene,
seguridad y distanciamiento. Es, sin lugar a dudas, una situación mucho más
peligrosa y descontrolada y solo facilita el que se produzcan aglomeraciones
incontroladas.

Precipitación. Confusión. Inseguridad jurídica. El sector del ocio nocturno, las salas de conciertos, las discotecas y los bares de copas resumen con estos adjetivos sus primeras impresiones sobre las medidas de desescalada que marcarán su regreso a la actividad tras la pandemia de coronavirus que con tanta dureza ha golpeado la sociedad y la economía españolas. Y es que, aseguran, se juegan mucho: «Con las perspectivas actuales, el 50% de los locales podrán verse abocados al cierre».

La falta de expectativas de poder volver a abrir en condiciones similares a la época precrisis, pero de la misma forma no se nos protege con ninguna medida y muchos de los locales que ya han tenido que cerrar desgraciadamente sus puertas no podrán volver a abrir porque la presión de los pagos de alquileres, suministros, etcétera, lo harán inviable.

 

Comentarios

comentarios