Europa recomienda reabrir fronteras y reactivar el turismo en tres fases

0
1982
Sotavento beach in Fuerteventura, Canary Islands, its popular with Surfers.

«El turismo es una parte vital de la economía europea», aseguraba este mediodía la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager. «Millones de puestos de trabajo dependen del turismo, pero lo tenemos que reintroducir de manera segura», motivo por el cual Bruselas ha hecho una guía de recomendaciones para cómo tiene que ser el transporte de pasajeros, principalmente para las aerolíneas. Conclusión: mascarilla obligatoria, distanciamiento y vales por los vuelos anulados. Eso sí, las aerolíneas podrán vender todos sus asientos si toman otras medidas.

Bruselas ya ha explicado que la apertura de fronteras en la Unión Europea se tendría que hacer «en tres fases diferentes en función de la situación epidemiológica en cada país o región». La hoja de ruta de la Comisión Europea, por lo tanto, establece una desescalada que vaya desde una fase 0 actual con restricciones generalizadas hasta una fase 2 de levantamiento total de los controles fronterizos. Pero, claro está, gran parte de la economía que depende del turismo ha quedado muy tocada, como las aerolíneas, que tienen que devolver el dinero de los vuelos que no se han podido llevar a cabo o dar otras opciones.

En este sentido, la primera recomendación desde Bruselas: «Los consumidores tienen derecho a un reembolso si lo quieren, pero muchas compañías están bajo una gran presión y su problemática con la liquidez sería menos severa si los clientes aceptaran vales en vez de reembolsos«. Por este motivo hacen la recomendación de hacer más atractivos los vales alargándolos durante un año. Con todo, en caso de que el cliente no acepte el vale, la compañía tiene que devolver el dinero.

Más allá de los billetes, hay un componente psicológico importante, el miedo a la infección que nos traerá esta nueva normalidad. Gran parte de la guía de recomendaciones de Bruselas se basa en un incentivo de seguridad a fin de que los consumidores «se sientan seguros» a la hora de viajar y no les eche atrás la idea de compartir el espacio de la cabina del avión con un centenar de personas durante unas cuantas horas. Así pues, tanto los trabajadores como los turistas estarán obligados a utilizar mascarillas, tanto dentro del avión como dentro de todo el aeropuerto, aunque no hará falta que se deje vacío un asiento al lado de cada viajero. Aerolíneas contentas y debate acabado: podrán vender la totalidad de los asientos.

De esta manera, el ejecutivo europeo apuesta, siempre que se pueda, por mantener una distancia de seguridad entre pasajeros, pero Vestager ha asegurado que «se puede volar de manera segura cuando no puede haber esta distancia» y si hay otras medidas de protección. Con todo, las recomendaciones de la Comisión avisan de que se puede mitigar el riesgo» de contagio, sin embargo no eliminarlo.

El transporte para la nueva normalidad

La Comisión también ha aprobado una comunicación sobre las guías para una restauración progresiva de los servicios de transporte en los que se elaborarán unas directrices operacionales técnicas que constituirán un protocolo de seguridad para la aviación. El documento fijará cómo reforzar la ventilación, limitar los riesgos de contaminación, reducir los movimientos en cabina o gestionar los flujos de pasajeros.

Al mismo tiempo también se recomienda evitar la venta de comida y bebidas y cualquier cosa que favorezca más contacto directo del necesario. El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, ha aseverado que «no será un verano como los otros, pero será el último así» y ha querido destacar que «hay que preservar la salud por encima de todo».

 

Comentarios

comentarios