El frenazo de las excursiones en buggies pone en jaque al sector

0
789

La decisión del Cabildo Insular de Fuerteventura sobre la suspensión del tránsito de quads, buggies, motos trial, enduro o cross y vehículos de naturaleza análoga en los Espacios Naturales Protegidos y en las áreas incluidas en la Red Natura 2000. La medida, de carácter provisional, también impide el tránsito de estos vehículos fuera de los caminos, accesos y vías existentes hasta la entrada en vigor de la Ordenanza insular, que se encuentra en fase de consulta pública hasta el día 23 de octubre ha forjado el cierre de varias empresas en Fuerteventura. Esta medida, que ya en vigor, no tiene antecedentes y se ha granjeado la alabanza de los colectivos sociales y ambientales frente a la incertidumbre de los empresarios.

El Magacín de Nuria González ha contado con las declaraciones de Davíd Ávila y de los empresarios Ana Seicaro y Francesco Peisino. Puedes escucharlo en el siguiente enlace:

La decisión del Cabildo de Fuerteventura de prohibir la circulación de quads por los espacios protegidos de la Isla sin la correspondiente autorización municipal, orden que entró en vigor a mediados del pasado lunes, ha azuzado el perpetuo debate sobre el uso social de estos espacios, la compatibilidad de las actividades que en ellos se realizan y, sobre todo, los estigmas que estas provocan en la flora y en la fauna del lugar. Celebrado por David Ávila, en representación de la plataforma que ha recogido más de 2.500 firmas en Internet solicitando la prohibición de este tipo de excursiones organizadas, y censurado por los empresarios de excursiones en buggy, la medida cautelar ya está camino de convertirse en Ordenanza Insular, y recuerda que en estos territorios los derechos y las obligaciones van dados de la mano.

David Ávila preguntó en los micrófonos de El Magacín quién ha permitido esta actividad hasta la fecha, «muchos empresarios turísticos creían que eran legales, le consultamos a los ayuntamientos por qué no examinaban la legalidad. De momento, ha sido La Oliva el primero en dar el paso, este municipio que es todo zona ZEPA ya se ha conseguido delimitar», y ahondó, «si la actividad está contemplada en zonas reguladas, no planteamos problemas, pero si se trata de zonas catalogadas en zona ZEPA, hay que evitarlo».

No piensan lo mismo los empresarios que desarrollan esta actividad desde hace 15 años para quienes la decisión de vetar la circulación de los quads no solo es «discriminatoria» (la orden de prohibición no afecta a los rallys) sino también «injusta». En este sentido, «tenemos Licencia de actividad y ruta del Gobierno de Canarias, licencia de apertura y desarrollo de la actividad del Ayuntamiento de La Oliva, autorización de medio mbiente, y un estudio de impacto medio ambiental del Gobierno de Canarias que autoriza nuestra actividad. Se ha difundido una opinión denigrante hacia nuestras excursiones. Estamos de acuerdo en que en muchas ocasiones hemos acudido al ayuntamiento advirtiendo al consistorio que regule estas actividades. Hemos querido cambiar el concepto del quad para que siga siendo un recorrido de volcanes, Lajares y la coste norte de Corralejo». Los empresarios señalan que los furgones, todoterrenos y otros vehículos están transitando de forma habitual mientras que ellos han visto frenada su actividad, «no podemos ir a más de 30 kms/hora pero vemos muchos 4×4 a gran velocidad, nos insultan, hacen peligrar nuestra ruta y se meten en la playa con los vehículos. Si queremos proteger el medio ambiente debemos revisar el uso y tener en cuenta todo lo que se está haciendo»

«Por culpa de la masificación incontrolada, y la falta de regulación, vamos a pagar todos los demás. Después de 14 años de trayectoria, trabajando con los touroperadores, realizando reportajes para televisiones internacionales, no solamente no hemos sido reconocidos como empresas legales, sino que además se difunden opiniones muy negativas hacia nuestro trabajo», se lamentan los empresarios.

Actualmente, de las cinco empresas que trabajan en la zona norte, una ha echado el cierre y otra se mantiene en un difícil equilibrio económico, «el trabajo se ha reducido hasta un 70%, estamos esperando para volver a ofrecer el servicio que ofrecíamos pero es complicado», señala Francesco Peisino.

Comentarios

comentarios