Javier López presenta ‘Memoria de una ciudad que no existe’ en Fuerteventura

0
387

A los diez años la vida queda detenida en la memoria con la mixtificación de la realidad. Cincuenta años después vuelves a casa y ya nada es lo mismo. La memoria abastece un material vaporoso e insondable que se va desgajando como las historias que van discurriendo y que cuenta un testigo al que nadie hace caso. «A los viejos no nos escucha nadie, solo damos información que ya no sirve.» La obra de Javier López será presentada el próximo día 24 de junio en el Bar Azul de la avenida de Gran Tarajal a las 21:00 horas y el la sede de Territorio Imaginario el 26 de junio a las 20:00 horas. Entrada libre y gratuita.

Por su parte, el profesor Diego Fuentes, amigo personal del autor, ha sido uno de los principales promotores de esta presentación en la Isla. Tanto Javier López como Diego Fuentes comparten haber vivido su juventud en la ciudad de Tánger, proyectado actualmente en esta obra, y su pasión por enaltecer y dignificar el flamenco. Con esta nueva novela, de rememoración y búsqueda, en la línea de Erri de Luca y Yahar Ben Jelloum, el autor espera abordar «ciudades que ya no existen y países que entonces (en la juventud) no existían».

Puedes escuchar la entrevista realizada al autor, Javier López, y al profesor Diego Fuentes, vecino de Fuerteventura, en el siguiente enlace:

De nacimiento gaditano y residente en Barcelona, Javier López es un experto en materia de novela flamenca. De él ya conocíamos el libro El flamenco nunca estará de moda, editado por el Ayuntamiento de Barcelona y Cuando canto la boca me sabe a sangre, novela ambientada en la Barcelona post-Franco hasta el año olímpico de 1992.

Javier López, que hasta la fecha, había elaborado una amplia recopilación de extractos flamencos de autores que tocaron, directamente o de forma tangencial, el flamenco en su producción novelística, situando al escritor y a la novela con un pequeño análisis literario y contexto histórico, «hay para dar y tomar en más de trescientos autores donde el flamenco aparece con muchas caras. La miserable, la más abundante, aunque también otras más amables e idealizadas. Lo vulgar, lo cotidiano, los discos de gramófono, el café cantante oscuro, el alcohol, las putas también tuvieron cabida en las plumas de importantes autores como, Sebastiá Gasch, Antonio Muñoz Molina, Pío Baroja, José Bergamín, Eugenio Noel, Ramón J. Sender, Cela, José Luis de Villalonga, Francisco Umbral, Félix Grande, Fernando Quiñones, Caballero Bonald, Manfredi Cano, Eduardo Mendoza, Guillermo Díaz Plaja, Manuel Vázquez Montalbán, Eugeni D´ors y muchos otros; también extranjeros», exhibe ahora el recuerdo de su juventud en Tange

 

Comentarios

comentarios