La Audiencia retoma el juicio contra los guardias civiles acusados de tráfico de drogas

1920

El juicio a una banda de narcotraficantes de Fuerteventura presuntamente liderada por cinco guardias civiles arranca de nuevo el próximo lunes 17 de septiembre, tras el tercer y último aplazamiento de la vista oral de esta causa el pasado mes de junio, tras haber sido solicitado todas las defensas.

La Audiencia de Las Palmas había fijado para este lunes el comienzo de la vista oral después de haberla retrasado en tres ocasiones anteriores, debido a que los abogados de los trece supuestos integrantes de la organización criminal protestaron por no disponer de varios de los medios de prueba que se van a utilizar contra sus clientes, lo que podría vulnerar el derecho defensa. Los acusados se enfrentan a penas de hasta 31 años y medio de cárcel.

Los abogados plantearon que también se vulnerarían los derechos de sus clientes a la defensa y a la tutela judicial efectiva, debido a errores cometidos al entregarles las grabaciones de diferentes conversaciones telefónicas intervenidas durante la investigación del caso que presuntamente les incriminan.

En un primer momento, se les dijo que esas grabaciones estaban recopiladas en siete discos que se les dieron, pero que luego fueron sustituidos por otros quince que se les facilitaron más adelante y, además, anunciando que habían sido copiados el 31 de mayo, cuando en algunos figuraba que databan del 18 de mayo.

Caso Botavara  – 21 de Febrero 2013 –  

La Guardia Civil detuvo en la isla de Fuerteventura a un total de siete agentes de la Benemérita, cinco de los cuales fueron a prisión provisional y otros dos quedaron en libertad con cargos, en el marco de la operación “Botavara”, que investigaba un posible delito de tráfico de drogas. Además, también fue imputado a otros dos guardias civiles y a otros 12 civiles, que fueron ingresados en prisión preventiva.

La Guardia Civil intervino en esta operación algo menos de 1.000 kilos de hachís, además de vehículos, material informático, teléfonos móviles y documentación varia de interés para la investigación. “Los cabecillas de la organización se valían de la impunidad que les confería el portar el uniforme de la Guardia Civil, manchando el honor de los profesionales que pertenecen a este Benemérito Instituto”, explicó la Guardia Civil a través de un comunicado.

Tras meses de pesquisas, de trabajo operativo y de análisis de la información, la Guardia Civil consiguió identificar a ciertos componentes del puesto de Corralejo, que “pudieran ser parte de un grupo delictivo organizado, que aprovechando su conocimiento del trabajo policial en la zona, pudieran participar en la introducción de embarcaciones con hachís en las islas”.

Así, en la madrugada del 20 de febrero, la Guardia Civil detectó la llegada de una embarcación “cargada de hachís”, que “embarrancó en la costa del Cotillo, al norte de Fuerteventura”. Al día siguiente por la tarde, se detuvo a cinco guardias civiles “implicados en los hechos, dos de ellos mientras transportaban parte de la droga desembarcada”. Además, en las horas siguientes fueron detenidos otros cinco civiles, también relacionados con el desembarco de la droga.

Posteriormente, la Guardia Civil mantuvo las investigaciones, que dieron lugar a nuevas detenciones. Finalmente, en esta operación hubo un total de 21 detenidos, con 20 imputados por diferentes delitos. De ellos, nuevo son guardias civiles.

Aunque las investigaciones se centraban en las actividades ilícitas relacionadas con el tráfico de drogas, “se confirmó la existencia de otros ilícitos de los que ya se tenía noticia e, incluso, aparecieron otros nuevos”, relacionados con los guardias civiles imputados en este operación, según informó la Benemérita a través de un comunicado.

Comentarios

comentarios