La falta de coordinación hizo peligrar la seguridad del Mercado Artesanal del Festival Mar Abierto

739

La Asociación de Artesanos y Productores de Fuerteventura, que aglutina a 200 profesionales del sector de la Isla, denuncia la falta de control que, a su juicio, existió en el Festival Mar Abierto con la vigilancia del “Mercadillo Artesanal” que dependía del Cabildo de Fuerteventura ubicado en la plaza del Bar Azul en Gran Tarajal, “abrieron nuestras carpas, las dejaron sin vigilancia, a merced de personas ebrias, y cuando pudimos llegar ya estaban eligiendo qué productos les gustaban para quedárselos”, asegura la artesana Obdulia Cabrera.

El Festival Mar Abierto contó con la presencia de dos tipos de Mercados,  el “Mercadillo Artesanal”, organizado por el Cabildo de Fuerteventura, reunió a 12 artesanos y productores (PROARTE), el Mercado Municipal, una zona de venta ubicada en la avenida marítima, era competencia del ayuntamiento de Tuineje. Las condiciones entre uno y otro eran distintas, el horario de venta coincidía. El Plan de Seguridad señalaba una hora de comienzo y finalización de la exposición y venta. Los artesanos del Cabildo aseguran la organización del Cabildo propuso ampliar el periodo hasta el domingo al mediodía, sin embargo, la empresa de seguridad, electricidad e instalación de carpas no fue advertida de dicha modificación. Las consecuencias han causado el malestar y la denuncia del sector que dice sentirse “desamparado”.

Puedes escuchar la denuncia realizada por los miembros de la asociación PROARTE en El Magacín de Nuria González:

Los artesanos denunciaron en los micrófonos de ‘El Magacín’ de Onda Fuerteventura varios ejemplos de este “descontrol” en los mercadillos celebrados con motivo del Festival Mar Abierto, “el domingo a las seis de la mañana nos desmantelan toda la carpa sin avisarnos, estábamos durmiendo en casa, nos sacaron la mercancía al aire sin control ninguno. Fue una mala coordinación entre las empresas que instalaron las carpas y el Cabildo. LLegamos una hora después, con los productos sin ninguna cobertura, nos sentimos desnudos y desamparados”. Paula da Cruz afirmó que “los artesanos que acudieron al evento cuentan con su documentación en regla y por eso se beneficiaban de las lonas de las carpas y la seguridad privada”. No contaban, por lo tanto, que tuvieron que “encararse con los vigilantes de seguridad para defender sus productos”.

Felipe Boadilla, artesano del cuero miembro de PROARTE , define este incidente como “negligencia total de la empresa que alquiló las carpas, la empresa de seguridad y la empresa que instalaba la electricidad”. La organización contrató un vigilante de seguridad para garantizar la seguridad de 25 carpas, “la artesanía canaria quedó a la intemperie por cumplir con el horario que tenían asignado, sin embargo las carpas que nos quitaron quedaron sin recoger hasta las dos de la tarde, no entendemos las prisas”.

El alcalde del municipio de Tuineje, Salvador Delgado, explicó en directo su “sorpresa” al conocer los problemas  que afectaron al sector a través de Onda Fuerteventura, “me estoy enterando por la radio, hay un Plan de Seguridad muy estricto que define un horario de venta, nadie puede garantizarles que prorroguen su horario sin que nos lo hayan advertido previamente”.

Delgado lamentó los daños y las pérdidas materiales que han podido padecer los artesanos, “haré llegar las quejas a los vigilantes de seguridad y a los organizadores del Cabildo, desconozco los cambios de horarios que les propusieron desde la organización del Cabildo y buscaré soluciones”.

 

 

Comentarios

comentarios