La UE tumba el impuesto al sol

0
378
17/05/2018. Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, Madrid, España. Esta mañana escaladores de Greenpeace han colocado placas solares en la fachada del edificio del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (c/ Poeta Joan Maragall, Madrid) y desplegado pancartas con los lemas: “El sol es de todos” y “No impuesto al sol”. Con esta acción, la organización ha querido hacer simbólicamente lo que los políticos no están haciendo: aprovechar la energía del sol para producir energía y denunciar el boicot y falta de apoyo del Gobierno a las energías renovables, como demuestran su política energética y la falta de instalaciones solares en los edificios oficiales. ©Greenpeace/Mario Gómez ©Greenpeace Handout/Mario Gómez - No sales - No Archives - Editorial Use Only - Free use only for 14 days after release. Photo provided by GREENPEACE, distributed handout photo to be used only to illustrate news reporting or commentary on the facts or events depicted in this image.

Más derechos para los hogares que producen electricidad limpia. La Unión Europea ha alcanzado un acuerdo definitivo sobre la política de renovables de aquí a 2030. El compromiso, pactado entre la Eurocámara y los Gobiernos nacionales, eleva del 27% al 32% la cuota obligatoria de consumo energético procedente de fuentes renovables. Pero además prohíbe a los Estados miembros imponer tasas o cánones a la energía autoconsumida. Es decir, supone el entierro definitivo del denominado ‘impuesto al sol’ aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015, que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya ha anunciado que pretende derogar.

Por lo que se refiere a la energía autoconsumida, la que no se vierte a la red, la norma establece que no se le podrá aplicar ningún tipo de tasas o cánones. Este principio está garantizado hasta diciembre de 2026. A partir de esa fecha, la regla general sigue siendo la prohibición del impuesto al sol para todas las instalaciones de menos de 25kW. Un umbral que cubre la mayoría de los casos, si se tiene en cuenta que en un hogar medio español la potencia contratada es de 5kW. Los Gobiernos querían rebajar el tope hasta 3kW, pero finalmente se han impuesto las tesis de la Eurocámara.

Hay otras dos excepciones en las que los Gobiernos podrían imponer tasas a la electricidad autoconsumida, eso sí, siempre después de 2026. En primer lugar, si el particular recibe algún tipo de ayudas públicas, siempre y cuando los cánones no socaven la efectividad de esas subvenciones. En segundo lugar, si la cuota de autoconsumo en un país supera el 8% de la capacidad total de electricidad instalada, el regulador debe hacer un análisis de mercado. Si la conclusión es que la sostenibilidad del sistema está en riesgo, podría introducir alguna forma de ‘impuesto al sol’.

Comentarios

comentarios