Líneas Romero amplía su flota con un nuevo catamarán más rápido

0
841

Líneas Romero cuenta desde el pasado domingo, 31 de marzo, con el Don Juan, un nuevo catamarán de fibra de vidrio con el que cubrirá la ruta que une Fuerteventura y Lanzarote en tan sólo media hora. Así, la naviera sigue apostando por la innovación y amplía su flota con un barco que cuenta con capacidad para 340 pasajeros y unas modernas prestaciones.

El Don Juan, bautizado en honor al fundador de la compañía, Juan Romero Morales, cubrirá a partir del 1 de mayo la ruta entre Playa Blanca y Corralejo en media hora. Esto ha supuesto una mejora en tiempo, con respecto a los 45 minutos que dura el trayecto del estrecho de la Bocayna, y que realiza la compañía desde 2007 con sus dos ferries Princesa Ico y El Graciosero, con capacidad para 250 personas cada uno. El Don Juan llega, así, para reforzar este servicio, ofreciendo una mayor comodidad a sus pasajeros.

El nuevo catamarán de la compañía, de 30 metros de eslora y 9 metros de manga y construido en el astillero asturiano Godán, se utilizará para el transporte de personas y mercancías, pero no de vehículos.

El Don Juan contará con seis salidas diarias de lunes a sábado desde Playa Blanca (9:30, 11:15, 12:30, 14:30, 16:30 y 18:30) y otras tres los domingos (10:30, 12:30, y 16:30). Por su parte, El Graciosero cubrirá la misma línea con salidas de lunes a sábado a las 8:00 y 11:15; y el Princesa Ico los domingos a las 9:30 horas.

De esta manera Líneas Romero pasará a ofrecer ocho conexiones de lunes a sábado y 4 los domingos entre Lanzarote y Fuerteventura y viceversa.

Empresa familiar comprometida con la innovación

Líneas Romero cuenta con una amplia trayectoria uniendo islas. Todo empezó en 1930 cuando Jorge M. Toledo Betancort estableció la empresa marítima de correo postal entre Lanzarote y la Graciosa, Naviera Toledo.

No fue hasta 1970 cuando la compañía recayó en manos de Juan Romero Morales, que trabajaba en ella y era el marido de doña Juana Toledo González (hija de Jorge M.). A partir de ese momento, la empresa cambió a su nombre actual.

En 1985 heredaron el negocio sus cuatro hijos: Luis, Juan Jorge, Federico y Rosa Romero, quienes actualmente están a cargo del mismo. Aunque la compañía no ha parado de crecer, sus valores familiares y su amor por su Isla siguen intactos.

Líneas Romero es hoy una reconocida empresa con capital cien por cien local, que ha apostado por la innovación para ir adaptándose a las circunstancias. Así, el crecimiento del turismo y la población ha llevado a que la compañía haya ido aumentado su flota y diversificando su oferta.

Actualmente, cuenta con un servicio regular de líneas marítimas entre las islas de Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa; con buques rápidos, modernos y con la última tecnología.

Además, también ofrece excursiones y experiencias turísticas con guías especializados entre las islas canarias, como cruceros en barcos con visión marina, catamaranes a vela y diversas actividades acuáticas.

Comentarios

comentarios