La emotiva despedida a una profesora del CEIP VALLES DE ORTEGA

0
2134

Parece mentira que hayan pasado cuatro años ya desde aquella aventura que comenzamos en 2016… En aquel preciso momento, emprendimos sueños, proyectos e ilusiones las dos juntas de la mano, por el bien de un colegio que durante estos años nos ha llenado el alma y el corazón de alegría y buenos momentos. Todo llega a su fin y ambas nos despedimos de una etapa que encierra un millón de emociones vividas, pero siempre JUNTAS.

Has sido para mí una compañera, una amiga, una hermana, una confidente y mi mano derecha. Mi más fiel aliada en esta aventura que ya termina. Y si diera marcha atrás en el tiempo, no dudes ni un segundo en que volvería a elegirte, una y mil veces más…. SIEMPRE.

A ti. Gracias por haber estado ahí para poder sacar adelante un centro al que desde el principio supimos que teníamos que hacerle algún arreglillo y ponerle mucho color y corazón.

Gracias por haberme acompañado los cuatro años que ha durado mi mandato como directora y maestra de Primaria en el CEIP VALLES DE ORTEGA. No solo dejamos el centro, sino que en tu caso regresas a nuestra isla de origen, Gran Canaria. Decides que ya es momento de anteponer tu vida personal a todo lo demás, y darte permiso para emprender el camino de vuelta a tu familia, a tu hogar. Pero dejando una huella preciosa en la isla de Fuerteventura, en la que has demostrado tu GRAN VOCACIÓN DE MAESTRA.

Yo me quedo aquí, y te aseguro que en el nuevo cole al que iré, elegido con mucho cariño e ilusión, te buscaré por cada rincón… Echaré de menos nuestras risas, nuestros secretos, nuestras ideas y nuestras mentes siempre “maquinando” para dar vida a nuevos proyectos.

Para dar luz a lo que nos hace brillar en una parte importante de nuestra existencia: nuestra vocación hacia la docencia.

Regresa con el corazón cargado de cariño, admiración y respeto por esta compañera y amiga que hoy ha querido dedicarte estas palabras… Recuerda que SIEMPRE estaré aquí, para ti. Gracias por tanto, querida Guaci.

Aprovecho para expresar nuestro agradecimiento, y creo que hablo en nombre de Guaci también, ante las personas que han formado parte de este camino tan bonito que ya llega a su fin… Gracias a todos y cada uno de los compañeros/as que durante estos cuatro años entraban siempre por la puerta del CEIP VALLES DE ORTEGA con una sonrisa. Gracias por habernos ayudado tanto, por habernos facilitado nuestro trabajo… Gracias a todas las unitarias del CER PUERTO DEL ROSARIO –ANTIGUA – BETANCURIA por el compañerismo y por la dedicación compartiendo un objetivo claro: caminar siempre unidas.

Gracias a nuestro alumnado y a sus familias, porque este centro no se hubiera llenado de color e ilusiones sin vuestra ayuda y confianza. Sin vuestra lealtad y colaboración. Siempre han estado ahí, y les aseguramos que nunca lo olvidaremos.

Gracias al Ayuntamiento de Antigua, en especial a Paqui, porque SIEMPRE ha estado al pie del cañón. Y cuando digo SIEMPRE, ha sido SIEMPRE… Gracias también al personal no docente del centro (Loli, Ilenia, Bruna, Jésica y Saro). Gracias al catering del comedor escolar NEWREST y a María en especial, por facilitarnos siempre todo y ser una más en esta pequeña GRAN comunidad educativa del cole. Gracias a Inspección Educativa (en especial a Don Humberto), y a la Oficina Insular de Educación, por habernos ayudado en todo momento a poner alas a nuestros proyectos e ideas, y poder así crear un centro en donde el alumnado acudía todos los días con una sonrisa…

Gracias a Josefina y Marta por haberme recibido cada día con cariño y ayudarme con aquellas cuestiones que más quebradero de cabeza me daban… Gracias a Julio López, por recordarme siempre que ante todo, era MAESTRA, y ese era mi principal deber… por hacerme sentir que todo error tenía solución. Y una mención especial a Clari y Malena, compañeras de GRAN CORAZÓN que nos dejaron demasiado pronto… y que sabemos que allá donde estén, recuerdan con muchísimo cariño y amor su etapa en las unitarias de Fuerteventura… Nunca las olvidamos.

Y gracias Onda Fuerteventura por permitirme un hueco para dedicar estas palabras a mi compañera y a la comunidad educativa del colegio… Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borrarán… Allá iremos con nuevas ilusiones y una gran sonrisa, sin olvidar nunca lo vivido en el CEIP VALLES DE ORTEGA. Eternamente agradecida.

Comentarios

comentarios