La subida de cotización afectará a 700.000 autónomos

0
1732

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha realizado una propuesta inicial de sistema de cotización por ingresos reales a las principales organizaciones de autónomos en el que plantea que los trabajadores por cuenta propia elijan su base de cotización en función de las previsiones de rendimientos que tendrán. La mayoría, según los cálculos del Ministerio, pasaría a cotizar menos, pero existe un grupo al que le pasaría lo contrario.

Se trata del grupo de autónomos, unos 700.000, que ingresa más de 25.000 euros. Esta propuesta se ha presentado durante el primer encuentro celebrado este miércoles entre el Ministerio y el presidente de ATA, Lorenzo Amor; el de UPTA, Eduardo Abad, y la secretaria general de Uatae, María José Landaburu. Amor ya ha mostrado su desacuerdo.

El representante de ATA ha explicado que se han presentado los rendimientos netos de los autónomos de 2016, 2017 y 2018 y que hay unos 700.000 autónomos que declararon unos rendimientos superiores a 25.000 euros y por lo tanto «a estos 700.000 autónomos, prácticamente el 50%, se les subiría la cotización» si se aprueba este sistema planteado por el Gobierno.

«Le hemos dicho a Escrivá que no apoyamos un sistema como este. Para nosotros no es un sistema justo, porque, por ejemplo, podemos encontrar un autónomo societario que gane más dinero que un autónomo persona física que esté en estimación directa y puede ser que el societario tenga una cotización inferior», ha añadido.

Amor ha dejado claro que sigue apostando por que los autónomos puedan adecuar de forma voluntaria su cotización a sus ingresos. «Nos congratula que se nos dé la razón cuando se plantea un sistema exclusivamente para la mitad de los autónomos que son persona física que cotizan por estimación directa, ya que para los demás es muy difícil saber cuáles son sus ingresos», ha dejado claro Amor.

Escrivá, según recoge el comunicado del Ministerio, ha planteado un sistema «flexible, que se pueda modificar a los largo del año y que se regularice un año después, incluso con la posibilidad de que se devuelva el exceso de cotizaciones pagado por el trabajador». El titular del ramo ha transmitido a las organizaciones que se debe adoptar este sistema, siguiendo así con la recomendación número cuatro del borrador de la Comisión del Pacto de Toledo, que aconseja la transformación gradual del sistema de cotización para reforzar la homogeneización de la acción protectora de la Seguridad Social, así como la contributividad del trabajador autónomo.

Asimismo, el titular del Ministerio ha hecho hincapié en la importancia de que el nuevo sistema sea consensuado con los representantes de los trabajadores por cuenta propia. Según los cruces que ha realizado el Ministerio de Escrivá con la Agencia Tributaria, en 2018 había 2,2 millones de autónomos con rendimientos de actividades económicas. De estos, más de la mitad (1,14 millones) de ellos tuvieron en 2018 unos rendimientos menores al salario mínimo interprofesional (10.302,60 euros anuales), por lo que su aportación a la Seguridad Social sería menor que la actual con el nuevo sistema, según ha explicado el ministerio.

El documento del nuevo régimen jurídico de cotización de los autónomos en base a rendimientos de actividades económicas presentado a las organizaciones al que ha tenido acceso Europa Press apunta que mientras que los nuevos autónomos tendrán una base provisional, en función de su previsión de rendimientos, los que estaban en el sistema anterior (RETA) mantendrán la base de cotización antigua hasta que se produzca el cambio de base, que se podrá elegir de manera trimestral para ir adaptándola a sus rendimientos netos.

El Gobierno quiere que el nuevo sistema esté en pleno funcionamiento a partir de 2022. También se establece que los que tengan una previsión de rendimientos inferiores al salario mínimo interprofesional podrán optar por elegir varios tramos, aunque estos no se definen en la propuesta.

En general, los trabajadores podrán cambiar de base de cotización trimestralmente para ajustarla a sus rendimientos. El documento también señala que en el mes de octubre de cada año, Hacienda enviará a la Tesorería General de la Seguridad Social el rendimiento neto calculado en el IRPF de los autónomos, la Tesorería pasará a comparar las bases de cotización provisionales y el rendimiento neto y procederá bien a devolver lo pagado de más o a reclamar lo que falte si se ha pagado de menos. El ingreso se realizará en el plazo que se establezca.

Comentarios

comentarios