Los cazadores reclaman más guardas de caza para vigilar malas prácticas

0
271

De nuevo el vecindario de Fuerteventura vuelve a mostrar su indignación por la presencia de cazadores cercana a sus viviendas. Los vídeos enviados a Onda Fuerteventura desde la localidad de Tesejerague han despertado la alarma de otros vecinos de Agua de Bueyes y Los Alares. El Magacín invita a Domingo Martínez, representante en el Consejo Insular de Caza, para conocer la repercusión de esta noticia en el colectivo de caza majorero, Martínez ve determinante para el buen cumplimiento de sus funciones preventivas y de control que se aumente la plantilla, y más medios técnicos, «es evidente que cualquier cazador tiene que realizar un curso de formación para conocer la normativa cuando porta un arma de fuego para practicar la caza, sabemos que hay una distancia de seguridad que no debe ser inferior a 100 m. de las viviendas, lugares de arboleda, sendas o zonas de cultivo donde los animales beben, cuando una persona infrinje la ley debería haber un sistema de seguridad que defienda a la ciudadanía. En Fuerteventura no contamos con los guardas forestales necesarios para proteger a los vecinos de estos atropellos», ha señalado.

Domingo Martínez reivindica que no hay suficiente vigilancia y no se contratan los guardias de caza necesarios, «solo contamos con dos personas que no pueden dar cobertura  a los más de 2000 cazadores que participan a nivel insular, debemos pedir la colaboración de las policías locales y la Guardia Civil  a través del Seprona».

Domingo Martínez no entiende que la cuota que abonan los cazadores para obtener la Tarjeta de Caza Controlada, entre 70 y 150 euros, no se destine a reforzar un servicio esencial «las instituciones públicas tienen las competencias en todas estas materias, los cazadores abonan sus cuotas, alquilan coches, comen en restaurantes y alquilan apartamentos. Nos gustaría que se realizara un estudio económico que valore el retorno económico que genera este deporte en la isla frente al escaso apoyo que recibimos en materia de vigilancia».

Puedes volver a escuchar la entrevista aquí:

 

Por su parte, vecinos de Los Alares y de Puerto del Rosario han denunciando en directo el problema de seguridad que supone estas ‘malas prácticas’ para su familia, «se están saltando todas las normas, no guardan la distancia de seguridad con respecto a las casas y caminos, han disparado contra nuestro propio vehículo o entran en las parcelas irrumpiendo propiedades privadas. Este asunto se está yendo de las manos. Si hay un camino deben respetarlo», han denunciado hoy en los micrófonos de El Magacín de Onda Fuerteventura.

Desde la Administración pública, el consejero de Caza y Deportes, Andrés Díaz Matoso, reconoce estar al tanto de las denuncias vecinales, considera que la isla cuenta con los vigilantes necesarios, «la isla es muy larga y subraya que durante la temporada de caza 2015 se registraron alrededor de 70 denuncias de importes considerables, «cada día se efectúan denuncias no sólo por cercanía a las viviendas, también por derribar muros, no tener perros con certificado o por no guardar las vainas de los cartuchos cuando cazan». El consejero advierte a la población que denuncie a la Policía y a la Guardia Civil cualquier incidencia.

La temporada de caza en Fuerteventura abarca 9 domingos, un jueves y el Día del Pilar, «la mayor parte de los cazadores vamos a volcanes y montañas y somos extremadamente respetuosos con los núcleos poblacionales para no dañar a los vecinos, por culpa de tres no podemos pagar todos. La caza genera miles de euros de beneficios».

Comentarios

comentarios