Los diputados de CC defienden la gestión del Consorcio de Aguas en Fuerteventura

256

Los diputados del Grupo Nacionalista Canario por Fuerteventura, Nereida Calero y Mario Cabrera, explicaron el proyecto técnico de ampliación y mejora del muelle de Gran Tarajal, que se prevé pueda estar completado “en las próximas semanas”, según ha asegurado este lunes en  Onda Fuerteventura. Señalan que “luego se expondrá a consulta, y una vez recogidas las aportaciones y posibles modificaciones se tramitará la contratación de la obra”.


“La previsión es que la inversión en estas obras supere los 10 millones de euros, aunque hasta que se apruebe definitivamente el proyecto no podrá concretarse con exactitud”, indica Cabrera. Explicó que gracias a esta modificación se podrán regular actividades como la pesca-turismo, el turismo-acuícola y el turismo-marinero, conviviendo con la pesca profesional. Recordó que el objetivo principal de esta Proposición de Ley era regular el turismo acuícola, la pesca-turismo y el turismo marinero “para que los trabajadores del sector pudiesen tener unos ingresos extra mediante una actividad complementaria, cuando por distintas razones, como puede ser el mal tiempo, estén pasando por una mala temporada en su actividad”. Estas nuevas figuras ya estaban contempladas en la normativa estatal y en la europea, y era necesario adaptar la canaria.

Nereida Calero y Mario Cabrera abordaron estos y otros asuntos relacionados con el abastecimiento del agua a nivel insular, la ampliación del Muelle de Gran Tarajal y mejoras en los muelles de Morro Jable y Corralejo, o los logros obtenidos durante la presente legislatura, «una de las más duras que ha exigido mayor consenso por gobernar en minoría», en la entrevista realizada en Onda Fuerteventura.

En cuanto a Sanidad, esta semana se presentan los estudios del Centro de Especialidades del sur, «nos hemos deslizado hasta los cuatro millones de euros en Personal y también en mejora de los equipamientos, un demanda de los profesionales que ha tenido respuesta a lo largo de la legislatura». Cabrera insistió en la necesidad de “buscar todas las herramientas necesarias para agilizar los trámites y adjudicar cuanto antes las obras. Necesitamos nuevos equipamiento y cuanto antes. La Consejería ya ha ido cumpliendo con los compromisos previos, pero la demanda poblacional va por delante de los tiempos administrativos”. Actualmente Sanidad tiene en marcha los proyectos de ampliación del Centro de Salud de Corralejo, de construcción del Consultorio Local de El Castillo, de ampliación del Centro de Salud de Gran Tarajal y de ampliación del Hospital General. Los nacionalistas recordaron que cuando llegaron a hacerse cargo de la Consejería la tramitación de todos estos proyectos era inexistente por parte de los anteriores responsables políticos.

En cuanto a temas energéticos, Nereida Calero,  subrayó la necesidad de “aprender y corregir posibles errores” con respecto a la instalación de infraestructuras energéticas, parques eólicos o plantas de producción, en suelos rústicos o de alto valor paisajístico y natural. Aclaró que “estamos totalmente de acuerdo con la instalación de energías renovables. 100% de acuerdo”.

Pero eso no impide para que cada vez se extienda más la preocupación por la forma en la que se está haciendo: “facilitando el interés empresarial privado por encima del social y local. Aplicando criterios que no han sido razonados con los pies en las gavias, sino en un despacho. Y convirtiendo parte de la isla, paisajes de gran valor para nuestros habitantes y visitantes, áreas rurales… en solares para instalar equipos energéticos”.

Reconoció posibles errores al priorizar de cualquier manera las energías renovables, porque “las infraestructuras energéticas deben ir en suelo energético o industrial. Porque son eso: industria”.

Recordó que las gavias, “que no pueden estar sino allí a donde llega el agua; las tierras de cultivo, que no pueden ser otras que las más productivas;…. son para plantar y para que paste el ganado. Y los espacios naturales más vírgenes para respetar los ecosistemas”.

Pero lo peor de todo, concluyó, “es que encima los propietarios pueden ser expropiados en contra de su voluntad, al declararlos de utilidad pública. Corremos el peligro de destruir el paisaje y acabar con suelo agrícola”.

Comentarios

comentarios