Los niños podrán salir una hora al día, a un kilómetro de casa y con juguetes

0
864

Hasta 3 niños que convivan juntos de hasta 14 años podrán salir a la calle a dar un paseo desde el próximo domingo 26 de abril, acompañados de un adulto con el que convivan, durante una hora y en el radio de un kilómetro como máximo. Se podrá salir de 9,00 a 21 horas. Los menores podrán llevar sus juguetes a la calle, como pelotas o patinetes.

«A partir de este domingo niños y niñas de hasta 14 años podrán salir a dar paseos y a jugar en la calle una vez al día, durante una hora, en un entorno de un kilómetro como máximo, en un horario de entre 9.00 y 21.00 horas, y os recomendamos evitar las horas punta para evitar posibles contagios. Podrán ir acompañados por un adulto responsable que conviva con ellos, que también puede ser un hermano mayor. Cada adulto podrá salir con hasta tres niños», ha explicado el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, este jueves 23 de abril, en rueda de prensa con el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Los menores podrán «correr, saltar y hacer ejercicio» siempre que se respeten las condiciones de distancia social, siendo lo «ideal» los dos metros y lo mínimo, un metro. Además, los niños y niñas podrán sacar a la calle sus juguetes, como «una pelota o un patinete», pero no podrán hacer uso de espacios comunes como parques infantiles.

En el mundo rural, podrán ir al campo y al bosque

En el caso de los niños del entorno rural, podrán salir por el campo o el bosque respetando la distancia con otras personas. En todo momento, el adulto que les acompañe deberá tenerles controlados. Mientras, los pequeños que presenten síntomas como fiebre, que pudieran ser compatibles con los del coronavirus COVID-19, o que estén en cuarentena, no podrán salir a la calle. En los próximos días, el Gobierno publicará una guía accesible con toda la información detallada.

En cuanto a las comunidades de vecinos, Iglesias ha puntualizado que cada vecindario debe «establecer sus propias normas» en cuanto a la utilización de estas zonas por los menores, pero en ningún caso, los niños de estas comunidades podrán compartir juguetes ni utilizar instalaciones de la urbanización que usen otros niños y niñas.

Pide perdón a los niños

Pablo Iglesias ha pedido «perdón» a los niños y niñas de España porque, según ha dicho, el Gobierno no ha sido «todo lo claro que debería», en las últimas horas, para explicar cómo van a poder salir a dar paseos. «Quiero daros las gracias, y que entendáis que cuando las decisiones son muy difíciles a veces podemos hacer mal las cosas, por eso os estoy pidiendo perdón», ha insistido.

Según ha indicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, su departamento y la vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 han ultimado ya una orden sobre este tema que irá este viernes a Consejo de Ministros para su autorización. En caso de aprobarse, se publicaría el sábado en el BOE y entraría ya en vigor este domingo 26 de abril.

Illa ha pedido «máxima cautela» y «prudencia» en esta materia y ha recordado las tres prioridades que se han de tener en cuenta y que desde el Gobierno ya han reivindicado: mantener la distancia interpersonal de seguridad (de mínimo 1 metro y aconsejablemente de 2), lavarse con mucha frecuencia las manos y mantener una higiene estricta tanto en espacios públicos como privados. Sobre el uso de mascarillas, Pablo Iglesias ha puntualizado que «no es obligatorio» que los niños la lleven pero sí «recomendable» en caso de que vayan a estar en algún lugar concurrido.

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha admitido las críticas «razonables» del conjunto de la sociedad esta semana porque el Gobierno «no se explicó bien» respecto a los permisos para que los niños puedan salir de sus casas tras varias semanas de confinamiento. En un primero momento, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, señaló que los niños podrían salir solo para acompañar a un adulto al supermercado, a la farmacia o al banco, y por la tarde, después de recibir críticas de diferentes sectores de la sociedad, el ministro de Sanidad aclaró que podrían salir a dar paseos.

No se comunicó bien

«Cuando uno comete errores tiene que reconocerlos y ponerse a trabajar. Eran críticas razonables. Cuando a uno le critican y tienen razón, hay que ponerse a trabajar», ha admitido el vicepresidente que ha calificado de «evidente» que no se comunicó bien. Así, ha justificado que en el Consejo de Ministros de este martes se decidió una regulación genérica en base a lo permitido en el marco del estado de alarma y que el ministro de Sanidad debía emitir una orden que había que trabajar para «terminar de regular y concretar» lo que finalmente este jueves están anunciando.

Con respecto a las críticas a la decisión del Ejecutivo, ha asegurado que «no solo» fueron de su propio partido, Unidas Podemos, sino del conjunto de la sociedad, por lo que entendió que el Gobierno no se había explicado «bien». De ese modo, ha añadido que esa misma tarde empezó a hablar con el ministro de Sanidad y los equipos técnicos comenzaron a reunirse para sacar esa orden ministerial que había que desarrollar.

Iglesias ha hecho así «autocrítica» y ha reconocido que «muchas veces se producen errores» y lo que se debe hacer es «reconocerlos y enmendarlos» desde «la humildad» porque son «seres humanos, no omnipotentes».

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha suscrito la explicación de Iglesias y ha dicho que la rectificación, en primer lugar se ha hecho «escuchando a la sociedad» y ha afirmado que la decisión se tomó tras oír a la Dirección General de Protección de la Infancia y la Dirección General de Salud Pública, a la sociedad de Pediatría, sociólogos y a las comunidades autónomas.

Para que la medida de flexibilidad para los niños funcione, Iglesias cree que «no depende de lo estrictos» que sean al «vigilar que salen de 9.00 a 21.00» sino que lo «fundamental» es que la gente sea «seria» y «responsable» porque la norma implica «muchos límites» con el fin de salvar vidas. «La razón por la que está funcionando bien el confinamiento no es la precisión del BOE ni la acción coordinada y enormemente eficaz de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la clave es el enorme sentido cívico de la ciudadanía en todas partes», ha destacado.

Al mismo tiempo, ha elogiado el «comportamiento ejemplar» de los niños porque «no es fácil» que tengan que estar tantas semanas sin salir de casa. «Podemos estar orgullosos del enorme sentido cívico que tiene la gente de nuestro país», ha concluido.

Comentarios

comentarios