Los productos canarios tendrán ‘ecoetiqueta’

85

La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, a través de la Viceconsejería de Medio Ambiente, ha iniciado los trámites para la regulación de la concesión de la etiqueta ecológica a productos fabricados en las Islas y a determinados servicios.

“Se trata de una certificación ampliamente utilizada en otros países de la Unión Europea que permitirá a los consumidores conocer qué productos o servicios generan un menor impacto ambiental, ya que se controla todo el ciclo vital de los mismos, desde la extracción de las materias primas hasta su destino final”, explica la viceconsejera de Medio Ambiente, Blanca Pérez.

La etiqueta ecológica de la UE es un instrumento para orientar al consumidor hacia aquellos bienes y servicios con un impacto ambiental reducido durante su ciclo de vida. Tiene por objeto la promoción de productos que pueden reducir los efectos ambientales adversos en comparación con otros productos de la misma categoría, proporcionando al consumidor información exacta, no engañosa y con base científica sobre la repercusión ambiental de los mismos.

Se trata de sistema voluntario y es un reconocimiento válido para todos los Estados Miembros de la Unión Europea, además de Noruega, Islandia y Liechtenstein. La empresa que tiene concedida esta calificación identifica sus productos o servicios por medio de una flor en la que los pétalos se han sustituido por las estrellas de la bandera de la UE.

En el ámbito europeo, la ecoetiqueta está regulada por el Reglamento 166/2010 y, a nivel estatal, por el Real Decreto 234/2013, que dispone que son las Comunidades Autónomas las competentes para designar los organismos que otorguen el uso de la etiqueta.

En ejercicio de estas competencias, el Gobierno de Canarias ha puesto en marcha la tramitación del decreto regulador para dar respuesta a la creciente demanda de empresas y particulares que, cada vez más, buscan productos y servicios que minimicen el impacto ambiental.

El 9 de noviembre se abrió la fase de consulta pública para que tanto la ciudadanía como las entidades interesadas puedan realizar sus aportaciones sobre la implantación de la etiqueta ecológica de la UE.

Con esta iniciativa, el Gobierno de Canarias facilitará que los operadores que fabrican productos o que presten servicios en las Islas puedan solicitar de manera voluntaria este reconocimiento.

El decreto, que estará aprobado y entrará en vigor en 2018, regulará el procedimiento administrativo para la gestión de las solicitudes. Por otro lado, la Consejería también tendrá las competencias de vigilar el uso adecuado de la etiqueta por parte de los futuros concesionarios y, en su caso, de establecer un proceso de suspensión de la certificación cuando sea necesario. Además, se realizarán campañas de sensibilización dirigidas a los sectores de interés.

Comentarios

comentarios