Los trabajadores de Kalise en Fuerteventura inician una huelga

Los trabajadores de la empresa Grupo Kalise S.A. inician a partir de este jueves, 1 de agosto, una huelga por no firmarse el convenio colectivo, y la misma se desarrollará con manifestaciones en el exterior de los centros de trabajo todos los jueves y viernes de agosto excepto el día 15, que al ser festivo trasladan la protesta al miércoles 14.

Las manifestaciones se realizarán en los centros de trabajo de Fuerteventura (C/ El Arado, 41-51, Zona Industrial El Matorral), así como en Gran Canaria (C/ Luis Correa Medina, 11, de Las Palmas de Gran Canaria) y en la isla de Tenerife (Polígono Industrial Valle de Güímar, Manzana II, Parcelas 4-5) de 07.00 a 15.00 horas, según informó en un comunicado el comité de empresa.

Al respecto, expuso que los trabajadores afectados por estos paros son el 90 por ciento de vendedores de yogur en Tenerife y Gran Canaria, el 100 por cien de producción en Gran Canaria, y aún falta por conocer los datos de seguimiento previsto de los vendedores de helados en Tenerife.

La empresa quiere negociar

El Grupo Kalise ha reafirmado a través de un comunicado su «voluntad de negociar» un nuevo convenio colectivo, tal y como lo ha puesto «en conocimiento» el pasado miércoles a su plantilla de trabajadores.

La compañía se posiciona así ante la huelga prevista para este jueves y viernes y las semanas siguientes en sus centros de trabajo de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura convocada por Unión Sindical Obrera (USO), a la que pertenecen 16 de los 17 representantes sindicales con los que cuenta la empresa.

Kalise hace un llamamiento a «la sensatez y al diálogo» y aclara que la postura de USO «causará un perjuicio gratuito e irreparable» a la empresa, «sin que haya razón alguna para llevar a cabo las actuaciones tan desproporcionadas y fuera de lugar que ha anunciado».

El Grupo Kalise apunta que el pasado 19 de julio se reunió con la parte social de la compañía para constituir la mesa de negociación del convenio colectivo denunciado por el comité de empresa el pasado mes de diciembre, promoviéndose así la negociación de otro nuevo.

«En esa reunión la empresa mostró su disposición a negociarlo planteando que las negociaciones se iniciasen a partir del próximo 17 de septiembre, dado que julio, agosto y septiembre son los meses de mayor actividad de Kalise, dedicada a la producción de helados, además de yogur y postre», añade la nota.

Agrega que la parte social de la comisión negociadora manifestó, sin embargo, su disconformidad alegando que «era fundamental» que las negociaciones se iniciaran en agosto, «imponiendo la celebración de cuatro reuniones en el referido mes, pese a ser consciente del grave perjuicio que sufriría la empresa en esas fechas».

Kalise no entiende las «urgencias» que alega ahora la parte social para iniciar las conversaciones en este mes cuando se pudo presentar la plataforma de convenio en cuanto fue denunciado el vigente, es decir, en diciembre de 2018.

«Lejos de ello, la plataforma ha sido presentada este junio. La parte social ha tardado más de seis meses en presentar una alternativa, cuestión que implica que la empresa no ha dispuesto de tiempo suficiente para analizarla y contestarla», subraya la nota.

Afirma además que la comisión negociadora integrada por la parte social «no solo insistió en negociar en agosto, sino que impuso condiciones afirmando que, si la empresa no accedía a sus pretensiones, darían por interrumpidas las negociaciones amenazando a su vez con ejercitar acciones de presión para obligar a negociar el convenio este mes».

El Grupo Kalise insiste en su voluntad de negociar un nuevo convenio colectivo en «un marco de paz social», por lo que asegura que «ni entiende ni comprende cuál es el objetivo que pretende USO, salvo causar un perjuicio gratuito e irreparable a la empresa».

En su opinión, «no hay razón alguna para llevar a cabo actuaciones tan desproporcionadas y fuera de lugar», por lo que hace un nuevo llamamiento a «la sensatez y al diálogo».

 

Comentarios

comentarios