Marcaje y ordeño de la cabra de costa en la Cueva del Llano

282

* Los dos comisionados del mancomún y unos 30 ganaderos se han dado  encuentro este sábado para marcar medio millar de cabras en el paraje  de la Cueva del Llano.

El Ayuntamiento de Antigua desde la concejalía de Agricultura,  Ganadería y Pesca, que dirige Matías Peña, colabora con los  comisionados entregándoles 50 toneladas de millo al año para el  mantenimiento de la cabra de costa. También arreglamos pistas y  accesos con el fin de facilitar el desplazamiento de los ganaderos a  parajes como en el que se han reunido este fin de semana, en la Cueva  del Llano, y atendemos la demanda del sector, de limpiar fuentes,  arreglar y mantener bebederos, gambuesas y zonas de descanso para el  ganado y los propios ganaderos.

Este mismo sábado por la mañana, señala el concejal, se ha celebrado  un encuentro de ganaderos en la Cueva del Llano, donde han apañado  cerca de 500 cabras para su marcaje y ordeño.

Los cerca de 30 ganaderos reunidos en la Cueva del Llano, respondían a  los pasos que señalaba el Comisionado del mancomún sur, D. Nicolás  Herrero, acompañado en esta ocasión por el comisionado del mancomún  norte, D. Tomás Acosta.

Apenas un silbo, un gesto o un golpe de voz era suficiente para  agrupar unas diez cabras junto a la fuente donde les permitían  refrescarse un momento antes de asustarlas con movimientos rápidos de  brazos y palos para reunirlas en una pequeña gambuesa improvisada con  pales y madera, donde son marcadas según sus propietarios y se ordeñan  aquellas que no tienen baifo.

Un encuentro de ganaderos como este, señala el Comisionado del  mancomún sur de Antigua, D. Nicolás Herrero, es tradición ancestral de  generaciones y generaciones donde se reúne la cabaña de cabras para  hacer recuento del número de cabezas, los nuevos baifos, su estado de  salud y comentar entre los propietarios los problemas o propuestas que  tiene este o aquel.

Una apañada requiere saber hacer, saber moverse y diferenciar  claramente las cabras, sus marcas y su origen. Y añade el Comisionado,  el trabajo se prolonga desde el amanecer hasta el almuerzo, cuando  tras sentarse todos alrededor de un buen caldero de cabra, tras comer,  beber y hablar, sólo queda retirarse a una sombra techada a descansar.

Comentarios

comentarios