Marcos Gutiérrez realiza la donación de la Pinta de queso a Cultura

0
186

El Consejero de Cultura, Andrés Briansó, y el Catedrático Marcial Morera, han acudido a El Magacín de Onda Fuerteventura, en el que se ha conocido que el Chef de Casa Marcos, Marcos Gutiérrez, ha sido quién ha realizado la donación de la Pinta de queso labrada en piedra que se realizó ayer a Cultura para que sea expuesto en el Museo de Arqueológico de Betancuria.

Marcos Gutiérrez ha explicado que encontró la pieza mientras hacían reformas en el local dónde actualmente se encuentra el restaurante, «apareció en mitad del muro», cuenta. Gutiérrez señala que desconocía si se trataba de una pieza «aborigen o no» y que en un principio pensó que pertenecía al «señor de la casa».

El Chef de casa Marcos, señala que «es un bien que debe ser disfrutado por todos» y que considera que muchas personas no lo han hecho por miedo a que «se pongan en un sótano» o «dónde no le hagan caso» y también, a veces, por miedo a «meterse en problemas» y anima a las personas a hacer sus donaciones.

Briansó añade que de esta forma se pretende «recuperar todas esas piezas conocidas porque estaban en hogares de vecinos y vecinas» para que ahora tengan un lugar en el que ser exhibidas y permanecer en Fuerteventura, como es el Museo de Betancuria.

El Consejero de Cultura, Andrés Briansó, comunica que cuando se encontraban presentando las dos piezas arqueológicas, recibieron una llamada en la que les informaban del descubrimiento de «una nueva cueva con restos de vasijas prácticamente intactas» además de restos óseos humanos, en el malpei de la zona norte.

Por su parte, Morera, especialista en etimología canaria y majorera, explica que los vocablos que permanecen de los Guanches «son nombres muy comunes y palabras concretas», que son las que «sobrevivieron» como baifo o beletén, e incide en la importancia de destacar la etimología de las palabras «locales» o «dialectales» para que queden registradas y «no parezca un invento» y añade que «son más tradicionales» e incluso «más antiguas».

Por otro lado, el Catedrático ha explicado como serán algunos aspectos de la Cátedra de Unamuno, y recuerda que es la número 23, y subraya que Miguel de Unamuno no era «tanto un escritor como un intelectual en la España de los años XX» con mucha versatilidad.

«El detestaba el cine, por eso es paradójico que organicemos un curso sobre Unamuno y el cine», comenta Morera, y cuenta que Unamuno creía que «el cine había sublimado a la palabra», una herramienta que no era capaz de profundizar tanto como sí lo hacía para el intelectual la escritura, del cual comentaba que el cine «es epidérmico», pero Morera incide en que el escritor no tuvo «tiempo de ver» las cualidades del cine en el ámbito divulgativo.

Escucha la entrevista completa:

Comentarios

comentarios