‘Entre mares’, contra la mutilación genital femenina

158

El conocimiento de los países en los que se concentra esta práctica es fundamental para la detección y prevención de posibles casos, tanto de menores inmigrantes como de niñas nacidas en España, ya que uno de los factores de riesgo de esta práctica es proceder de un país donde se realiza. En Canarias habría 1000 mujeres en riesgo, de las cuales 721 estarían residiendo en la provincia de Las Palmas.



El Gobierno regional, a través del Instituto Canario de Igualdad (ICI), está investigando los casos de mutilación genital femenina que se detectan en las Islas para tomar medidas al respecto. Para ello, se ha encargado la realización de un estudio con el fin de tener un diagnóstico real de la incidencia de esta práctica realizada en algunas culturas y que acarrea graves problemas para la salud, además de atentar contra el derecho de las mujeres.

 

La representante de la Asociación Entre Mares, María Greco, ha participado hoy en El Magacín de Nuria González, para dar a conocer las conclusiones de la jornada ‘Derechos sexuales para todas: Identidades sin daños’, organizada el pasado fin de semana en Gran Canaria, con el objetivo de visibilizar y estudiar su incidencia en Canarias.

La población residente procedente de los países donde esta práctica es habitual procede fundamentalmente de Senegal, Nigeria, Mali y Gambia. La historia de Asha Ismael, directora de «Save a Girl, Save a Generation», que sufrió la mutilación genital con cinco años y ahora dedica su vida a intentar que ninguna niña lo sufra más inauguró las jornadas explicando su experiencia y las dificultades para erradicarlo.

“Se trata de una cultura, de una tradición muy arraigada, es algo que ni se sabe el tiempo que lleva sucediendo”, ha dicho María Greco, «pero si contamos con indicadores y protocolos de otras comunidades autónomas que pueden ayudarnos a prevenirlo», señaló. Greco estimó imprescindible la ayuda de las instituciones para comenzar a concienciar “desde las normativas, los protocolos socio-sanitarios hasta las escuelas y comunidades educativas”.

Por el momento, Médicos del Mundo ha impulsado una campaña de sensibilización para estos casos en los que anima a firmar un contrato entre los pediatras y las familias para que se comprometan por escrito a realizar un revisión a sus hijas a la vuelta. “El proyecto se llama Un viaje con compromiso y ayuda a las familias a poner todos los medios en sus países para que no las mutilen”, señalan sus impulsores.

Comentarios

comentarios