Nacen tres crías de camello en la mayor granja camellar de Europa

0
252

Esta semana han nacido los primeros bebés del año en la granja Dromemilk, situada en Goroy, el centro más grande de Europa, dirigido por Oasis Wildlife Fuerteventura, que cuenta con más de 400 ejemplares de camello Canario.

Se trata de 3 crías, todas ellas hembras, nacidas tras 13 meses de gestación, en partos naturales y sin complicaciones. Los animales se encuentran en perfecto estado de salud, al igual que sus madres, y su integración con la familia de camellos también está transcurriendo con normalidad. En ocasiones, las madres primerizas pueden rechazar a las crías, algo que no ha ocurrido en este caso.

Hito en los programas de reproducción de Oasis Wildlife
La llegada de estas crías vuelve a marcar un hito en los programas de reproducción de Oasis Wildlife y su granja camellar Dromemilk. Es la primera vez en los 35 años de historia del centro que tantos nacimientos tienen lugar en el mismo año. Más de 20 camellas se encuentran en estado de gestación y en este mes se siguen esperando partos.

«No es habitual asistir a nacimientos de tantos camellos de forma continuada. Con estos nuevos partos continuamos protegiendo la raza de camello canario de la que solo existen en el mundo 1.200 ejemplares, y casi un tercio se encuentran en Fuerteventura. Su conservación es fundamental y desde Oasis Wildlife trabajamos en la granja Dromemilk para su mantenimiento, colaborando en proyectos nacionales e inernacionales, como el programa europeo Camel Milk», ha señalado Soraya Cabrera, directora veterinaria de Oasis Wildlife.

El elevado número de nacimientos está motivado por la amplia experiencia de los profesionales de Oasis Wildlife en manejo, cuidado y reproducción de esta especie, lo que hace que se haya convertido en el centro de cria más destacado en Fuerteventura.

Con nombres elegidos por jóvenes majoreros
El pasado sábado nació la primera cría, a la que se le puso el nombre de Repinta, y durante la semana se sumaron a este nacimiento Valeria y Thaisa, en partos naturales de unos 40 minutos.

Estas primeras crías han sido bautizadas por los niños que realizaron el Camino de Sus Majestades de Oriente la pasada Navidad, una actividad gratuita, desarrollada por Oasis Wildlife en colaboración con el Cabildo y el Hotel Mirador de Fuerteventura, para ayudar a dar valor a esta especie y dar a conocer entre jóvenes y mayores la importancia de su cuidado.

El zoológico y centro de rescate y recuperación de especies, pondrá en marcha, a lo largo del 2021, nuevas acciones para concienciar a la sociedad sobre los peligros a los que se enfrentan algunas especies, entre ellas el camello canario, y las iniciativas que se desarrollan en el mundo para su conservación.

Conocer a las crias en Oasis Camel Camp
En esta línea, Oasis Wildlife quiere compartir la hermosa experiencia de los nacimientos con todos los amantes de los animales residentes en las Islas Canarias, en sus campamentos Oasis Camel Camp, que se iniciarán próximamente. Se trata de talleres formativos y de trabajo, para adultos y niños, dirigidos por expertos en bienestar animal, que se desarrollarán durante los fines de semana y en los que los asistentes trabajarán mano a mano con estos animales y las nuevas crías.

Los asistentes, podrán ayudar al equipo de Dromemilk en las tareas de cuidado, cepillado, paseo y alimentación de los bebes y sus mamas, Oasis Camel Camp es el primer campamento con esta especie que se realiza en España, con expertos en bienestar animal, aunque es un formato que ya desarrollan otros países europeos como Francia.

Cuidados para madres y crias 
Las crías nacidas esta semana cuentan con todos los cuidados necesarios en estos primeros días  de vida, y se alimentan del calostro que le proporciona todo el alimento necesario.

“El calostro es un alimento importante para el dromedario bebé, ya que ahí está la primera inmunización del animal que fortalecerá sus defensas para que crezca sano y fuerte», ha asegurado Cabrera.

Los partos han sido naturales. De las tres mamas, dos ya tenían crías pero una de ellas era primeriza, por lo que se le notó asustada durante el parto aunque colaboró y no tuvo que contar con apoyo ni cesárea. En ocasiones, las madres primerizas rechazan a sus crías tras el parto, con lo que es más complejo su mantenimiento y cuidado. Sin embargo en esta ocasión los nacimientos han tenido lugar sin complicaciones.

Comentarios

comentarios