Patricia Domínguez, de profesión, inspectora de piscinas

176

Una piscina es un lugar de ocio y entrenamiento donde se dan muchos factores de riesgo para la práctica de la natación o el simple esparcimiento de los usuarios. Agua, productos químicos, usuarios son entre otros, peligros potenciales sobre los que hay que actuar para que las condiciones de la instalación sean óptimas. El agua es un elemento que da cobijo a multitud de organismos que propagan enfermedades y suponen un grave riesgo para la salud, si no son escrupulosamente controlados, estos organismo llegan a nuestra instalación por diferentes medios, pero en una gran proporción provienen de los propios usuarios.

Puedes volver a escuchar la entrevista completa realizada en los micrófonos de El Magacín de Nuria González.

Para controlar todos estos factores el área de Salud Pública de Fuerteventura designa a la farmaceutica Patricia Domínguez Santana una profesional que se encarga de conocer la normativa vigente y hacer cumplir la misma. Cada temporada todas las piscinas de verano tienen que comunicar, al Área de Sanidad de Fuerteventura, la apertura de su instalación, facilitando a las autoridades datos como: fecha de apertura, fecha de cierre, número de vasos, número de socorristas, documentación laboral de los mismos, fichas técnicas de los productos. Con esta documentación se entrega un libro de control para que cada instalación lleve un registro de los parámetros físico- químicos de las mismas. Periodicamente son estos técnicos farmacéuticos realizan visitas a las instalaciones en las que revisan minuciosamente todas las instalaciones, vestuarios, depuradoras, botiquín, vasos, playas , así como las titulaciones de los profesionales.

En ocasiones además de revisar las instalaciones, toman muestras del agua y la analizan o la llevan a laboratorios para comprobar que la misma esta libre de organismos potencialmente peligrosos o que los parámetros químicos están en los rangos permitidos por la ley.

Estas inspecciones se hacen más frecuentes y periódicas cuando se tratan de instalaciones climatizadas o Spas, puesto que a los riesgos anteriormente citados se unen las altas temperaturas que son un acelerador de la propagación de bacterias, hongos y virus.

Gracias a estos profesionales, que velan que las instalaciones están en perfectas condiciones, y a los técnicos de mantenimiento podemos disfrutar con toda tranquilidad del agua y sus beneficios.

Comentarios

comentarios