Podemos avanza un trimestre negro para el turismo

0
523

Alberto Rodríguez, diputado en el Congreso de Unidas Podemos por la provincia de Santa Cruz de Tenerife, ha asegurado que “ahora es el momento clave para repensar el modelo de desarrollo en Canarias basado en el monocultivo del turismo, que nos hace muy dependientes del exterior y genera precariedad y paro para amplios sectores de la población”.

El también secretario de Organización estatal de la formación morada ha participado en la visita organizada por Ashotel por varios establecimientos hoteleros del sur de Tenerife con diputados y senadores de la provincia tinerfeña para conocer de primera mano la situación que atraviesa el sector turístico en las Islas como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Durante el recorrido, ha insistido en que “el Estado español es de los países que más sufre esta crisis debido a su economía terciarizada, y en Canarias se agrava mucho más, pues hay más destrucción de empleo y una perspectiva de caída del PIB mayor que nos dibuja un presente y un futuro de mayor incertidumbre a las canarias y los canarios”.

“En estos momentos, con los fondos asignados de la Unión Europea, y con los propios de la Comunidad Autónoma, es fundamental repensar el modelo, abandonar el piche y el cemento y generar empleo diversificando la economía insular. Apostar por la rehabilitación de la planta hotelera y convertir las Islas en referente en destinos inteligentes y, por supuesto, declarar Obligación de Servicio Público las línea aéreas entre Canarias y la Península para garantizar la movilidad de los canarios y las canarias que están fuera y de los visitantes peninsulares, que supone un porcentaje bastante elevado del turismo que recibimos y lo estamos ahuyentando con unos precios totalmente desmedidos”, ha asegurado Rodríguez.

El diputado tinerfeño insiste en que “con el actual modelo económico no tenemos ninguna influencia sobre nuestro destino como pueblo y echar las culpas de esto únicamente a influencias externas sería hacernos trampas al solitario” y se muestra “convencido de que un cambio de modelo hacia un tejido productivo más diversificado y sostenible generaría más empleos y de más calidad, con salarios decentes”.

Así, ha hecho hincapié en “el monocultivo, con todos los huevos en la misma cesta, la turística, que además los disfrutan fuera, pues de cada 140 euros que gasta un turista al día en Canarias, más de 100 euros vuelan a manos extranjeras debido a la touroperación y el ‘todo incluido’’.

“En la tierra del sol, alisios, volcanes y Atlántico seguimos comprando energía carísima al exterior, con lo que eso supone para nuestra salud, medio ambiente, balanza comercial y para los bolsillos de canarios y canarias, debido al elevado y absurdo coste de esa factura. Y encima, presumiendo de baja fiscalidad y bajos salarios para atraer inversiones. Ofrecemos nuestra tierra para pagar pocos impuestos y salarios de miseria y después nos extrañamos de liderar los rankings de pobreza, exclusión y peores servicios públicos”, afirma.

Por este motivo, ha incidido en “caminar hacia una mayor soberanía alimentaria, una transición energética basada en energías renovables, el fortalecimiento de los servicios públicos, que en Canarias están a la cola del Estado, y que los cuidados dejen de ser invisibilizados para que puedan generar empleo y bienestar en las Islas”.

Rodríguez agradeció la invitación a la ruta y declinó asistir al almuerzo programado al final de la jornada con la patronal del sector, así pudo reunirse con representantes de las camareras de piso para conocer su situación de primera mano, que dibujaron una situación de emergencia social y laboral sin precedentes.

Según Rodríguez, “las ingentes riquezas generadas por el turismo antes de la pandemia” se traducían en “precariedad, bajos salarios y temporalidad para mucha gente trabajadora”, lo que “impedía tener un mínimo de proyecto vital y calidad de vida”.

Pero ahora la gravedad de la situación hace que “muchas de ellas sobrevivan gracias a los ERTEs e incluso las que sufrían contratos temporales pre-COVID ahora mismo están sin ingresos de ningún tipo”.

“Solo una inversión pública fuerte acompañada de una reforma fiscal progresiva puede solucionar una situación económica y socialmente gravísima”, concluye.

Comentarios

comentarios