Podemos Fuerteventura pide revisión de contratos y se encuentra con prácticas muy poco transparentes

0
812
Foto: Tindaya Tv

El pasado 30 de noviembre de 2015 se celebró en el Cabildo de Fuerteventura la última Comisión de Economía y Hacienda, en la que Podemos presentó dos propuestas para pedir explicaciones, y en su caso anulación, de los contratos de compraventa de la antigua Náuticas Chacón y de cesión del “Hotel Fuerteventura Playa Blanca” (antes conocido como el Hotel Parador) con el objetivo de ahorrar cientos de miles de euros a las arcas públicas.

Sin embargo, en la comisión la formación morada se encontró con unas prácticas que chocaron con la transparencia de la que hacen gala estos últimos días. Durante la sesión destacó que no se puso toda la documentación a disposición de los consejeros de la oposición, o el hecho de que el presidente de la comisión, Rafael Páez, decidiera unilateralmente que las propuestas de Podemos no entraran como puntos propios para ser votados, sino como asuntos de la presidencia, ignorando la petición de los consejeros de la formación morada para por lo menos votar el estudio de alternativas.

“Estos hechos no son nada coherentes con la política de transparencia que dicen tener”, afirma la consejera Odaya Quintana “Se ha ocultado información y se pararon propuestas como la comparecencia que pedimos del gerente del Patronato de Turismo para hablar del caso del Parador, de la que ni avisaron a la secretaria de la comisión”.

En cuanto a la compra del edificio de la antigua Náuticas Chacón, Podemos alegó que se trataba de una compra innecesaria y cara, al no estar adecuado para el uso que pretende dársele, pues se trata de una nave. “La inversión entre compra y adecuación supera los dos millones de euros, con eso se podría haber construido un edificio nuevo en un terreno propiedad del cabildo y nos hubiera sobrado dinero. Curiosamente esta compra viene muy bien para solucionar los problemas económicos de gente del entorno de Coalición Canaria”.

En relación al contrato de cesión del “Hotel Fuerteventura Playa Blanca”, la formación morada pedía que se anulara el contrato por inclumpimiento de la cláusula de temporalidad que dejaba un plazo de un año para la ejecución del proyecto y las obras, plazo que terminó el 26 de septiembre.

El objetivo de la propuesta era que volviese a ser de gestión pública y se dedicase en su totalidad a un Hotel Escuela para aumentar la oferta de formación en la isla.

Sin embargo, durante la comisión se informó de que el 30 de julio se firmó un decreto con una prórroga de otro año a la empresa, información que no se facilitó a los consejeros con anterioridad.

“El antiguo Hotel Parador podría ser ahora mismo una fuente de ingresos para las arcas públicas, sin embargo lo dejaron morir con una gestión deficiente para poder externalizarlo, al igual que la Red de Museos y demás servicios. Nos encontramos con prácticas de decretazo dignas de un Virrey”.

Comentarios

comentarios