A prisión en Lanzarote por violar a sus dos hijas, que ya habían sido víctimas de abusos en su anterior familia

0
1162

(EFE) El Tribunal Supremo ha confirmado los 20 años de cárcel impuestos por la Audiencia de Las Palmas a un vecino de Lanzarote que violó durante una década a sus dos hijas, unas niñas a las que adoptó con ocho y seis años después de que las pequeñas hubieran sufrido abusos en su anterior familia.

La sentencia declara probado que el procesado, Fermín B.G., de 62 años mantuvo relaciones sexuales «casi a diario» con la mayor de las niñas hasta que esta cumplió 17 años y que lo mismo hizo con su hermana, en ocasiones abusando de las dos menores a la vez.

Como consecuencia de esas violaciones, la mayor de las chicas sufre en la actualidad un transtorno depresivo grave.

La Audiencia de Las Palmas optó por imponer al procesado dos condenas por abuso sexual continuado, castigadas cada una de ellas con diez años (se le aplicó el máximo legalmente previsto teniendo en cuenta la prolongación de los abusos, la edad de las niñas y la la existencia de accesos carnales reiterados).

La Sala de lo Penal resalta además que el relato que prestaron las dos víctimas durante el juicio «es muy detallado y contundente y se refuerza entre sí», y tiene elementos externos que lo corroboran.

La condena impuesta a Fermín B.R. le obliga además a indemnizar con 60.000 euros a cada una de sus dos hijas, como compensación por los daños morales, y le prohíbe acercarse o comunicarse con ellas por cualquier medio en los próximos 15 años.

Comentarios

comentarios