Saborea Fuerteventura estará presente en la gala de la Guía Michelín 2018

0
388

El 22 de noviembre se saldrá de dudas, pero hasta entonces y como todos los años, proliferan las quinielas sobre cómo será la Guía Michelin España y Portugal del próximo año. Sus responsables aseguran que «excepcional» y que ambos países lucirán 275 estrellas. El programa gastronómico Saborea Fuerteventura se traslada a la isla de Tenerife para cubrir un evento que se celebrará por primera vez en Tenerife. Esta gran cita, uno de los acontecimientos principales del sector gastronómico, cumple su novena edición, y se desarollará en el hotel Ritz-Carlton Abama el próximo 22 de noviembre.

Los responsables de la guía han elegido Tenerife de entre las “muchísimas candidatas” que se postularon a acoger el acto, entre ellas Lisboa y Santander, las otras dos finalistas. “Este año ha habido un punto de inflexión, y se ha roto el techo de cristal de las ciudades que querían acoger la gala. Eso significa que gastronómicamente están pasando cosas en muchos sitios”, explicó la directora comercial de Michelin Travel Partner para España y Portugal, Mayte Carreño,

El contenido de la publicación y, por tanto, el reparto de las ansiadas estrellas se mantiene en secreto hasta su presentación en la que se considera «la noche de los cocineros», una gala que este año acoge The Ritz-Carlton Abama en Guía de Isora (Tenerife) y a la que asistirán 500 invitados.

«Todos los ‘triestrellados’ y ‘biestrellados’, muchos de los que tienen una, algunos que no tienen ninguna pero su restaurante aparece en la guía y representantes de Bib Gourmand (buena comida por menos de 35 euros) porque queremos que todas las categorías estén presentes», apuntan fuentes de la publicación.

Las mismas que aseguran que 2018 será un año «excepcional para España, con subidas en todos los niveles». En un reciente encuentro con periodistas, responsables de la guía roja anunciaron que habrá «al menos» un nuevo tres estrellas en España, una «buena evolución» en la categoría de dos «brillos» y que una veintena de restaurantes conseguirán la primera y 40 la distinción Bib Gourmand.

La última vez que Michelin ascendió a su olimpo de «triestrellados» a dos restaurantes en la misma edición fue en la de 2013, con Quique Dacosta Restaurante en Denia (Alicante) y Azurmendi de Eneko Atxa en Larrabetzu (Vizcaya).

El año pasado fue un restaurante con la firma de Martín Berasategui, Lasarte (Barcelona), el que logró la máxima distinción que otorga Michelin, que lo convirtió en el cocinero de habla hispana con más estrellas, un total de ocho, y el único con dos «triestrellados».

Pese a que parece saber cómo conquistar a los inspectores de la publicación, el cocinero vasco no tiene «ni la más remota idea» del reparto de «brillos» de 2018 ni se aventura a dar nombres. «Recogeremos el trabajo de un año», se limita a decir este defensor de la «profesionalidad» de quienes dan y quitan (pocas veces) estrellas. Este año sólo se van las de restaurantes que han cerrado.

Al contrario que otros cocineros que han renunciado a estas distinciones por la presión que conllevan, -el último el francés Sébastien Bras, que en septiembre pidió a la guía que retirase las tres que luce Le Suquet-, Berasategui coincide con la práctica totalidad de sus colegas en que recibirlas es motivo de satisfacción porque «te cambian la vida» y dan visibilidad nacional e internacional a un restaurante.

Aunque considera «un atrevimiento» decir que el reparto de estrellas es «injusto», no faltarán, un año más, las voces que lo hagan.

Porque si entre los favoritos en las porras para alcanzar la tercera están Aponiente (El Puerto de Santa María, Cádiz), Atrio (Cáceres), Santceloni (Madrid), Mugaritz (Rentería, Guipúzcoa) o Miramar (Girona), quienes allí han comido y creen que la merecen se verán decepcionados si no lo consiguen, no digamos sus cocineros.

Pero son 23 aspirantes en España, los que tienen la segunda, y al parecer sólo dos plazas para acceder a la Champions de los «triestrellados», en la que juegan hasta ahora nueve restaurantes.

Mucho más amplio es el panorama de los que tienen una y aspiran a estar entre los pocos que sumarán la segunda. Según la directora comercial de Michelin Travel Partner España-Portugal, Mayte Carreño, en esta categoría habrá una «buena evolución» aunque menor que en 2017, cuando la consiguieron cinco restaurantes españoles.

Disfrutar (Barcelona), Nerua y Etxanobe en Bilbao, Ricard Camarena Restaurant (Valencia), Noor (Córdoba) y los gallegos Casa Solla y Pepe Vieira son los que congregan más apuestas, pero éstas suelen ser fallidas frente al criterio de los inspectores de la Michelin.

En cuanto a los que lucirán la primera estrella, una veintena, la guía promete sorprender descubriendo a sus lectores «a cocineros que lo están haciendo muy bien en muchos puntos», en la línea de impulsar la «cantera» de quienes en un futuro podrán presumir de lucir dos o tres «brillos». O no.

Sobre Portugal, Mayte Carreño apuntó que si en 2017 sus restaurantes vivieron «un triple salto.

EFE

Comentarios

comentarios