Terrazas al 50% y hoteles sin zonas comunes a partir del lunes

0
988

Las terrazas de los bares podrán abrir al 50% de su capacidad (no al 30, como se estableció en el plan para la fase 1). Ese porcentaje se calculará teniendo en cuenta la licencia del año anterior. Eso sí, deberán garantizar que se mantiene la distancia de seguridad de dos metros entre mesas o grupos de mesas, que pueden reunir a grupos de hasta diez personas y que también tendrán que guardar la distancia de dos metros entre ellas. Para entrar en esta categoría no pude tratarse de espacios cubiertos y en los laterales debe haber un máximo de dos muros o paramentos.

Los ayuntamientos podrán ampliar el espacio de terraza y, por tanto, el total sobre el que se calculará ese 50%, pero deberán incrementar de forma proporcional el espacio peatonal.

Se limpiarán y desinfectarán mesas y sillas entre un cliente y el siguiente y se priorizará mantelería de un solo uso. Si no es posible, se retirará entre un cliente y el siguiente. Se priorizará pago con tarjeta u otros métodos sin contacto frente al efectivo, y se limpiará el datáfono después de cada uso.

En las mesas no podrá haber menús o cartas de papel, solo electrónicos, pizarras o carteles. Tampoco servilletas, aceiteros o palillos u otros productos de autoservicio: se darán en versión monodosis a petición del cliente. Y en los aseos, que se limpiarán seis veces al día, solo podrá haber una persona (excepto si necesita asistencia).

Los bares y restaurantes que abran su terraza deberán contar también con dispensadores de gel autorizados y guardar en un sitio cerrado o lejos de las zonas de paso vajillas y cubertería. La higiene y las medidas de seguridad también aplicarán, claro, a los trabajadores, que deberán mantener la distancia de seguridad y contar con la protección adecuada. Al más mínimo síntoma, deberán dejar el puesto de trabajo hasta que un médico le evalúe.

También podrán abrir las terrazas de los hoteles. Estos podrán volver a abrir sus puertas, pero sin permitir el acceso a espacios comunes como piscinas o lugares de descanso. Podrán ofrecer comida a sus clientes, pero nunca en comedores abiertos, sino de forma individual. Y deberán respetar las reglas de limpieza, seguridad, incluir señales claras y disponer de geles de desinfección.

Comercios al 30% de aforo ya sin cita previa

La mayoría de los comercios de hasta 400 metros cuadrados, excepto aquellos que formen parte de parques o centros comerciales sin acceso independiente, podrán abrir sus puertas, en este caso sin cita previa, como en la fase 0. Eso sí, tendrán que garantizar que no alcanzan el 30% de aforo (si tienen varias plantas, para cada una de ellas). Para hacerlo, tendrán que informar en la puerta del aforo máximo y contabilizar a quienes vayan entrando, incluidos los trabajadores.

Además, deberán garantizar que se mantiene la distancia de dos metros entre clientes (si no, porque es un local muy pequeño, solo se podrá dejar a un cliente cada vez) y que cuentan con horarios prioritarios para mayores de 65 años. Si existen elementos de protección como mamparas o similares, la distancia podrá ser de un metro. En los casos en los que no se pueda mantener esa distancias por la propia actividad, como centros de estética, tanto trabajador como cliente deberán usar equipos de protección, como mascarillas y guantes. El tiempo en el interior de los comercios será el “estrictamente necesario” para realizar las compras o ser atendidos.

Todos podrán establecer recogida en el local, pero evitando aglomeraciones. Estas medidas, excepto las de higiene (que explicamos más adelante), no aplican a los comercios que han permanecido abiertos desde el inicio del estado de alarma.

Pero algunas actividades tienen peculiaridades. Podrán abrir, sea cual sea su tamaño, pero en estos casos sí con cita previa: los concesionarios de automoción, las estaciones de revisión de ITV y los centros de jardinería y viveros de plantas. También abrirán las administraciones de loterías y juegos de ámbito estatal, siempre que no estén dentro de un centro comercial y no tengan acceso directo a la calle.

Es obligatorio realizar dos tandas de limpieza y desinfección al día, una al final de la jornada, centradas en las zonas de más contacto tanto para trabajadores como para clientes. Para ello, se deberán usar productos comerciales aprobados por el Ministerio de Sanidad o disoluciones de lejía en agua de 1/50. Tras cada limpieza, se deberán desechar los materiales utilizados y los equipos de protección.

También es obligatorio limpiar de forma diaria uniformes y ropa de trabajo, a entre 60 y 90 grados de temperatura. Todos los locales deberán contar con papelera con tapa para desechar los sistemas de protección como mascarillas y no se permitirá el uso de los baños (si es estrictamente necesario, se limpiarán tras el uso). Además, deberán contar con dispensadores de gel hidroalcohólico a la entrada. No habrá productos de prueba (como cosméticos y perfumes) y, en el caso de tiendas de ropa, los probadores deberán ser desinfectados después de cada uso y la ropa que no se compre deberá ser higienizada antes de volver a ser probada por otra persona. No podrán poner en marcha acciones comerciales que puedan provocar aglomeraciones, pero sí se permiten las ofertas y la venta en rebajas en el comercio online.

La orden ministerial también permite la apertura de mercadillos si lo consideran los ayuntamientos, que serán los que deberán regular su puesta en marcha, pero con un máximo del 25% de los puestos habituales y a un tercio del aforo (aunque se permite ampliar la superficie para ampliar así el aforo total). Y, en todo caso, se deberá mantener la distancia de dos metros. Como en el resto de comercios, esa distancia se marcará mediante señales, balizas o carteles.

Comentarios

comentarios