Un pueblo gallego no paga electricidad gracias a los aerogeneradores

0
9266

20 parques eólicos al lado de casa. Un paisaje poco idílico que beneficia a Mirta y a los más de 600 vecinos del Ayuntamiento lucense de Muras que no pagan la luz. Llevan sufriendo el ruido y el impacto visual de los molinos desde los años 90. El Ayuntamiento decidió en 2016 que había llegado la hora de compensarlos. La factura de la luz dejó de preocuparles.

Desde 2016, el Ayuntamiento de Muras, un municipio en el que 668 habitantes conviven con 381 aerogeneradores, financia los recibos eléctricos de los vecinos con los impuestos que cobra a las empresas que, como Acciona, Iberdrola o Norvento, explotan los 20 parques eólicos enclavados en su territorio. Una cuestión de justicia social, defendía el alcalde, Manuel Requeijo, del Bloque Nacionalista Galego (BNG). “Hasta ahora los beneficios de producir esta energía no repercutían para nada en los vecinos pese a que son los que sufren el ruido y el impacto visual de los molinos; iban solo para las eléctricas, que ni siquiera tienen sede fiscal en Galicia”, señaló a El País.

«Lo que no podemos permitir es que empresas se dediquen a explotar los recursos naturales y que esto no revierta en el pueblo», afirmaba Manuel Requeijo, alcalde de Muras. Animados por las Administraciones, los vecinos vendieron a las empresas las tierras donde se plantaron los aerogeneradores a 0,20 euros el metro cuadrado. Les decían que esas tierras no valían nada y ni siquiera les hablaron de alquilarlas para generar al menos una renta.

En las arcas locales de Muras, una localidad con un presupuesto municipal de aproximadamente 1,7 millones de euros, entran cada año cerca de 1,5 millones procedentes del negocio del viento. 900.000 euros se ingresan por el IBI y el IAE que se cobra a las eólicas y 535.000 euros se obtienen del Fondo de Compensación Medioambiental que la Xunta nutre con el canon que pagan en Galicia las eólicas. 

Muras ha sido pionero en esta iniciativa. El viento se ha llevado con él las facturas de la luz.

Comentarios

comentarios