Votemos La Oliva presenta una moción para frenar el dinero negro y el blanqueo de capitales en el municipio

0
343

En los últimos años hemos asistido a un incremento exagerado de personas empadronadas en nuestro municipio. En el caso de los ciudadanos de algunos países provenientes de la Unión Europea dicho incremento ha sido y continúa siendo algo fuera de lo normal. De los 29.551 habitantes empadronados en el municipio de La Oliva a fecha de 20 de enero del presente año, 14.591 son españoles (menos del 50 %), 4979 son italianos, 3043 británicos, 1342 alemanes y así hasta 88 nacionalidades diversas.

Este flujo de economía sumergida ha provocado en los últimos años varios problemas graves a la población como son: la escasez de vivienda disponible para los trabajadores, el desorbitado precio de dicho alojamiento, el incremento ficticio del precio (burbuja inmobiliaria) del parque habitacional, saturación de los servicios sociales y el descenso en la calidad de los contratos de trabajo (cuando existen) y de los salarios, así como la pérdida de identidad de localidades como Corralejo, puesto que el que toma la isla como un destino de blanqueo de capitales, no trata de integrarse (aprender español, conocer a los majoreros y majoreras, consumir productos locales, etc) a diferencia del resto de ciudadanos de la Península y extranjeros residentes que aman a esta tierra como si fuese la que los vio nacer.

Para combatir este problema sólo hace falta voluntad política y valentía.

La herramienta de que disponemos es la LEY. La doble residencia es ilegal y por los principios de legalidad y reciprocidad deberíamos exigir a los ciudadanos provenientes del extranjero la baja en su municipio de residencia anterior. Es decir, por ejemplo a los italianos exigirles documento de  inscripción en la AIRE, (Asoziazione  Italiani Residenti al Estero) y documentos equivalentes al resto de ciudadanos de otras nacionalidades.

En consecuencia pedimos que el Pleno llegue a los siguientes ACUERDOS:

1.-  Que a partir de ahora se exija a los extranjeros la baja en su municipio de residencia bien sea por documento municipal o con la inscripción en el registro de residentes en el extranjero de su país.

2.- Solicitar a todos los extranjeros del municipio que en un plazo no superior a tres meses aporten dicha documentación al registro municipal. En caso contrario darles de baja de dicho padrón.

Ésta no es una solución definitiva pero paliaría el problema, ya que si su gobierno toma conocimiento del dinero que están trayendo a la isla (como si fuésemos las Islas Cayman de Europa o cualquier otro paraíso fiscal) y lo fiscalizan, todas estas personas que apuestan por Fuerteventura como lugar de blanqueo de capitales optarán por otros destinos.

Comentarios

comentarios